lunes, 5 de noviembre de 2012

Trabajando mi inteligencia emocional


Esta mañana leí un artículo muy interesante en el que se explicaba como hacer frente a los típicos pensamientos de desánimo que a todos nos asaltan cuando se vive una situación de desempleo por un período prolongado. El artículo, que no tiene desperdicio, hablaba de la necesidad de hacer uso de nuestra inteligencia emocional para no dejarse caer en un estado de apatía y abandono total, que nos hará caer en un pozo sin fondo del que no será fácil salir. Así nos invitan a huir del victimismo que a menudo nos hace sentirnos mucho peor de lo que en realidad estamos, pero también nos aconsejan buscar algo que nos motive a seguir adelante.

Entonces he pensado que debo hacer uso de mi inteligencia emocional para salir adelante, y cuando me puesto manos a la obra he caído en la cuenta que ya estoy en ese proceso. Estoy estudiando en la UNED, que mayor motivación que esa, todos los días me veo obligada a estudiar un par de horas como mínimo, algo que estoy encontrando fascinante. No es algo que haga por obligación lo hago porque quiero, sé que el día que acabe mi carrera seré una persona más capaz, más completa, pues habrá adquirido unos conocimientos que sin duda serán de gran utilidad en mi vida diaria, no sólo en la profesional. Pero también tengo otra gran fuente de motivación, que es nada más y nada menos que mi blog, a través de él estoy descubriendo mi propia voz, ayudándome  a sacar lo mejor de mí, llegando a personas que no conozco que se sienten un poco mejor cuando leen lo que escribo.  

Me doy cuenta que he descubierto uno de mis puntos fuertes, de los que también habla el artículo, no sólo sé escribir, también sé comunicar, y eso en estos tiempos en  los que los seres humanos vamos cada a uno a lo nuestro es quizá un logro del que me siento muy orgullosa. Cada vez que recibo uno de vuestros mensajes ya sea en mi blog o en Facebook, me siento feliz, significa que mi mensaje os está llegando alto y claro, algo debo estar haciendo bien, así que dejo de lado las tristezas de mi día a día y me concentro en el siguiente artículo, que mejor motivación que esa, ¿verdad?

Huyo del victimismo, no espero que nadie haga algo por mí, la vida me ha enseñado que mi mejor amiga soy yo  misma, soy fuerte y tengo confianza en lo que puedo hacer. Cada día me esfuerzo por aprender algo nuevo y no cejo en mi empeño de ser cada día un poco mejor. Ya no me importa lo que los demás piensen de mí, me da igual, lo más importante es lo que yo piense, así que estoy aprendiendo a estar a gusto en mi piel, pues sólo voy a tener una vida, así que por qué malgastarla quejándome.

Vivimos tiempos complicados, pero está en nuestras manos decidir de que manera los queremos vivir, yo elijo vivirlos con optimismo y esperanza, viviendo cada nuevo amanecer con la alegría de seguir aquí y de poder contaros lo bien que me siento. No hay mal que cien años dure, dice el refrán, así que cada día que pasa estoy más cerca de lograr mis metas, y nadie me va a parar hasta lograrlas. Soy ya la que decide como vivir mi vida, no acepto imposiciones de nadie, y desde luego que ya no admito que me echen nada en cara, pues no he hecho nada malo. Ya no preocupa que otros puedan malinterpretar mis gestos, no es culpa mía que algunos vean segundas intenciones en actos realizados de buena fé y sin esperar nada a cambio, ¿no os parece?

Así soy, quien me quiera que me acepte tal y como soy, y quien no ya sabe donde tiene la puerta siempre abierta, yo no se la cierro a nadie.

Os invito a que echéis un vistazo al artículo en cuestión, que es muy recomendable, a mí me ha servido de mucho esta mañana.

Y para terminar os dejo con un vídeo musical, como no podía ser de otra manera, el Allegro de la Primavera de Vivaldi, pieza musical que me anima cada vez que suena mi teléfono, porque aunque estemos en otoño es conveniente recordar que la primavera regresa todos los años llenando nuestras vidas de hermosos colores.



11 comentarios:

  1. Hola!!!!!!!!Tienes mucha razón, reforzar la inteligencia emocional es importante, o más bien básico en situaciones de desempleo prolongadas. He leído el artículo y es muy interesante, anuqe claro, estas cosas son tan personales que no podemos medirnos todos con el mismo rasero, por ejemplo un padre con hijos no puede pensar en su inteligencia emocional porque tiene que pensar en los hijos, es todo tan complicado...pero hay que buscar salidas, está claro. Y respecto a los que vean segundas intenciones, peor para ellos, sus mentes son muy retorcidas o sus vidas demasiado vacías para ver lo bueno. Y para acabar te diré que tienes razón en lo de comunicar, yo creo que sabes comunicar muy bien, y eso es lo que importa. Un besito y me encanta La primavera de Vivaldi, y me trae muy buenos recuerdos además.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marigem, tienes razón, un padre que debe dar de comer a sus hijos no puede plantearse hacer uso de su inteligencia emocional. Yo por suerte o por desgracia no tengo hijos, así que puedo tomarme mi tiempo para estudiar y encauzar mi vida por el camino que yo quiera. A veces hay gente que malinterpreta nuestras acciones, algo que durante mucho tiempo me ha llenado de tristeza, ahora ya me da igual, ahora ya me da igual, allá ellos.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noelia,te felicito por tu blog. Estoy totalmente en desacuerdo con el comentario de que un padre con hijos no puede estar pendiente de la inteligencia emocional o la gestión en positivo de sus emociones. Yo soy madre de dos hijas, estoy en paro y mis hijas son la razón por la que estoy poniendo un gran empeño en aprender y practicar cada dia la inteligencia emocional. Estoy dejando de quejarme e intento aprender cada día de lo que me toca vivir, con compromiso y actitud mental positiva. Dicen que las épocas de crisis son épocas de cambio y oportunidades.Sabes?, hace dos semanas que me he lanzado con un proyecto de negocio. Un saludo y adelante con este blog.

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras Yolanda, espero que tu nueva aventura te reporte grandes éxitos, mucha suerte y ánimo.Un saludo

      Eliminar
  3. Noelia cada día te superas más. Me encanta como escribes y no dudes ni lo más mínimo que trasmites, y mucho. Me encanta leerte, sea bueno o malo (y esperemos que siempre, siempre sea bueno). Últimamente derrochas muy buenas vibraciones y optimismo por los poros. Sigue así porque vas por muy buen camino.

    Un beso y ya sabes, un café cuando quieras.

    ResponderEliminar
  4. Gracias María por tus palabras, el sábado tenemos una actuación coral en la Iglesia de la Asunción en Gijón, si te apetece venir a vernos cantar ya sabes eres bienvenida, si no ya quedamos otro día para tomar un cafetín.Besos

    ResponderEliminar
  5. Noelia, genial. Me quedo sobretodo con "Vivimos tiempos complicados, pero está en nuestras manos decidir de que manera los queremos vivir, yo elijo vivirlos con optimismo y esperanza, viviendo cada nuevo amanecer con la alegría de seguir aquí y de poder contaros lo bien que me siento. No hay mal que cien años dure, dice el refrán, así que cada día que pasa estoy más cerca de lograr mis metas, y nadie me va a parar hasta lograrlas" esto en mayúsculas y enmarcado en la pared de la sala principal.

    ResponderEliminar
  6. Mientras leía creía que era mi yo interior el que estaba susurrándome al oído. Después de un año que eché confusa decidí poner riendas a mi vida y dejar de sentirme mal y la verdad que tener activo el cerebro me ayudó...este año comencé otra carrera por la UNED que me fascina y estudio inglés que era una asignatura pendiente que año tras año voy dando pasos hacia delante lentos pero que satisfacen...y gracias, que esto lo puedo hacer porque tengo la casa de mis padres donde me acogen mientras la situación de este país no cambie..claro que prefería otro camino!!! pero hay que llevar las cosas lo mejor posibles como vienen y seguir luchando por los objectivos que uno cree...que el tiempo te lo recompensará o no, pero al menos lo habrás intentado.

    ResponderEliminar
  7. Gracias chicas, he decidido poner al mal tiempo buena cara, así que fuera tristezas. Ana yo también tengo que vivir con mis padres, algo que no me agrada demasiado, sobretodo después de haber estado viviendo por mi cuenta en Londres, pero tengo claro que sólo es una situación temporal y que más tarde o más temprano cambiará, mientras tanto aprovecho el momento y sigo estudiando.
    Un abrazo para las dos

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por el artículo Noelia. Me encanta ver que todavía hay personas como tú, que hablan directamente con el corazón y dejan atrás las poses.
    Te deseo lo mejor en tu vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tus palabras Vicente, estoy en el camino de convertirme en la persona que quiero ser, pero de momento estoy más que contenta con lo que soy. Un saludo

    ResponderEliminar