miércoles, 31 de octubre de 2012

Descubriendo mi propia voz


He estado echando un vistazo a los grupos de Linkedin y he podido observar en ellos que hay mucha gente pasando por un mal momento, así que se percibe cierto desánimo en muchos de los comentarios. Llevo mucho tiempo luchando, y al igual que algunos de vosotros he pasado por momentos muy bajos, amargos hasta casi pensar que no merecía la pena seguir, no conseguía ver la luz al final del túnel.

Sin embargo, me estoy dando cuenta que la crisis nos da una oportunidad de oro para hacer aquello que siempre hemos querido hacer y no encontrábamos el momento, o simplemente no nos atrevíamos a hacerlo. Seguramente muchos de vosotros tenéis sueños pendientes, proyectos que un día aparcasteis porque no había tiempo, así que fueron quedando en el olvido mientras seguíais con vuestras vidas y vuestro trabajo. Pues bien, como se suele decir ahora o nunca, aprovechad el tiempo para estudiar aquella carrera que nunca pudisteis hacer, o para escribir ese libro que tenéis en mente, o el viaje a la India que siempre soñasteis. Hay mil cosas que podemos hacer para sentirnos mejor con nosotros mismos, mil maneras de sentirnos realizados, de hacer ver a los demás lo mucho que valemos.

En su día me pasé años lamentando no haber finalizado mis estudios universitarios, no me gustaba Trabajo Social, no era lo mío, pero siempre me habían gustado los idiomas y tengo facilidad para ello, así que estaba claro que lo mío era Filología Inglesa. ¿Por qué no lo hice?, pues por miedo supongo, no me atrevía, pensaba que fracasaría y lo fui dejando, a pesar de que como dice canción “Tantas veces yo pensé en volver…”. Me fui a vivir a Londres y allí fui capaz de sacarme el First y el Advanced en 6 meses mientras trabajaba. Pensé en ir a la universidad allí, pero claro estaba el tema económico, en Inglaterra la universidad es muy cara, y para subsistir necesitas un trabajo de jornada completa, así que ni tiempo ni presupuesto. Así que ahora a mis 38 años y después de darle tantas vueltas estoy haciendo aquello que siempre quise hacer, ahora se llama Grado de Estudios Ingleses, ¡vaya nombre! Pero estoy más que contenta, entusiasmada, realmente estoy haciendo algo porque quiero hacerlo y no voy a parar hasta tener ese título en mis manos. Seguramente si estuviera trabajando no me habría atrevido jamás, seguiría lamentando haber abandonado los estudios, ¿por qué no lo habré seguido intentando?, ¡con lo bien que se me daban los idiomas! Ahora ya no me lo reprocharé jamás, he vuelto y esta vez pienso terminar lo que estoy empezando. Estoy sacando la luz que llevo dentro y que alguien había apagado, ahora brilla más fuerte que  nunca, así que sé que encontraré mi camino, de hecho creo que el camino lo estoy creando yo. Por eso creo que estoy descubriendo mi propia voz, ¿no os parece?

Vosotros también tenéis mucho que ofrecer, estoy segura, así que sacad ese talento que tenéis bien escondido y ofrecedlo a los demás, que nadie os haga sentir inferiores porque valéis tanto o más que los que os juzgan. No os desaniméis a veces la niebla oculta el faro que sigue alumbrado nuestro camino, pero si perseveráis conseguiréis ver la luz y vuestro sendero será más fácil de transitar. Esa luz está ahí dentro de todos vosotros, no dejéis que la apaguen.

Y para terminar os regalo una pieza musical maravillosa, El Cant dels Ocells, interpretada por Victoria de los  Ángeles, una de las mejores sopranos que hemos tenido en este país, espero que os guste


lunes, 29 de octubre de 2012

Gracias por estar ahí


Hoy he tenido un día muy completo, por la mañana he estado estudiando Lengua Española, porque está claro que no se va a aprobar sola, y después he ido a la UNED a un par de seminarios que han resultado ser bastante gratificantes. La tutora del área de literatura lo ha explicado todo de una manera tan amena que hasta lo ha hecho fácil, así que me he sentido muy contenta y mucho más animada, seguro que puedo con esto.

Entonces llego a casa, me pongo a mirar mis redes, mi blog, en fin, todo en lo que ando enredada, y me he sentido aún más contenta. El blog está funcionando muy bien, ya llevo más de 3600 visitas, algo con lo que yo ni soñaba cuando empecé a escribir mis desordenados pensamientos. Además por si fuera poco muchos de vosotros me escribís para decirme lo mucho que os gusta lo que escribo, así que no puedo estar más contenta.

Así que este post hoy es para daros las gracias a todos vosotros por leerme, por vuestros comentarios, vuestros mensajes de ánimo cuando me ha hecho falta, en fin por estar siempre ahí. Sin vosotros hoy seguramente estaría mucho más abatida y triste, no habría descubierto mi propia voz, y teniendo en cuenta que no me callo ni debajo del agua sería un trauma muy grande.

Gracias a Emma, que siempre se lee todas las entradas del blog y luego las comparte en Linkedin, por si alguien se lo ha perdido. A Lidia, por supuesto que siempre me está diciendo que escriba, y me recuerda lo mucho que valgo, si no fuera por ti no sé donde andaría. También a las chicas de La Casa de la Vida por acogerme y tratarme como si fuera una más de la familia. A Cristina que dice que soy una inspiración, ¡eres un cielo! A Marta, porque siempre tienes alguna palabra cariñosa, ya sea en el grupo o en twitter. A Puri, por ser una de mis nuevas amigas, y por compartir las fotos de  los perritos de Facebook, a ver si les encontramos un hogar. A Yolanda y Guadalupe por ser mis nuevas amigas. A María a quien conocí el fin de semana pasado por descubrirme el blog de Marigem y por recomendarle a ella el mío. Por supuesto gracias a ti también Marigem porque no has parado de leer mis entradas y me vas dejando comentarios en todas ellas, a mí también me encanta tu blog, que me parece altamente recomendable.
A Laura por crear el grupo y por estar siempre ahí dándome ánimos, eres una gran profesional, al igual que Lidia, ¿qué sería de mí sin vosotras? A María que siempre me deja comentarios, y a todos los que pasáis por estas páginas, mil gracias, sois mi mejor medicina.

Y para todos vosotros os quiero dedicar esta precioso Ave María de Pietro Mascagni de la ópera “Cavalleria Rusticana”, interpretado por Elina Garanca, una de las grandes voces de nuestro tiempo, espero que os guste.


Os dejo los enlaces de los blogs de mis amigas, ellas también tienen mucho que aportar, así que descubramos también su voz.

domingo, 28 de octubre de 2012

Red Nawey, ayudando a las mujeres a descubrir su propia voz


El pasado miércoles las chicas de la Fundación Mujeres me invitaron a participar en una Jornada de la “Red Nawey, Estrategia para un Emponderamiento con Enfoque de Género”.Con tan rimbombante nombre estaréis un poco sorprendidos, ¿qué será eso?, pues muy simple, se trata de una red de mujeres jóvenes españolas y africanas, que busca mejorar la situación de la mujer en África.

Todos los que leéis  mi blog sabéis que  me gusta compartir con vosotros temas solidarios, no me gustan las injusticias, me gusta prestarle mi voz a quien no la tiene, ya sean las mujeres afganas o los niños de los basureros de Guatemala. Así que cuando me explicaron lo que hacían este grupo de mujeres no me lo pensé dos veces, si quiero aportar mi granito de arena para crear un mundo mejor, debo aprender de quienes ya están haciendo algo al respecto. Y os puedo asegurar que estas chicas ya lo están haciendo, ¡y de que manera!

Todos conocemos la realidad de África, en los informativos nos hablan constantemente de realidades muy duras, países en eterno conflicto, graves hambrunas que acaban con miles de vidas, el drama de los niños soldados, etc. Pero si hay algo que caracteriza a los habitantes de este gran continente son sus ganas de vivir la vida con alegría, tienen una energía tan positiva que contagia a todos los que tienen alrededor. Puede ser que no tengan luz ni agua potable, tampoco poseen el smart phone de última generación, pero no lo necesitan son felices, con estar vivos les vale, toda una lección para nosotros occidentales, que nos ahogamos en un vaso de agua.

Pero vamos al grano, La Red Nawey busca dotar a las mujeres jóvenes africanas de voz, no olvidemos que la mujer en África es a menudo la primera víctima de una sociedad patriarcal que le niega sus derechos, silenciando esa voz que debería sonar alta y clara. Han estado encerradas en sus casas, cuidando del hogar y de los hijos, sometidas a la voluntad del marido o el padre, que a menudo han desoído sus deseos y las han sometido sin el menor miramiento.
La red pretende que la mujer joven africana se integre en la sociedad y sea parte activa de ella, ya sea creando empresas, lo que revertirá en el bien común, o tomando parte de activa en la política del continente. También se pretende que las mujeres obtengan un alto grado de autonomía económica, es decir que no dependan de nadie y así serán capaces de tomar sus propias decisiones. Para lograr este objetivo la red trabaja en tres ámbitos: Personal, político y empresarial.

Evidentemente para poder llegar lejos cualquier persona necesita formarse, algo que estas chicas saben perfectamente, por lo que ofrecen formación continúa en contabilidad, gestión empresarial, comercialización, etc. También les enseñan sus derechos, se fomenta la integración de estas chicas en asociaciones, ya sabéis que la unión hace la fuerza, si estamos solos todo es mucho más complicado, ¿verdad?

Asistir a esta jornada ha sido toda una inspiración para mí, saber de primera mano que hay un grupo de mujeres africanas luchando y trabajando por sus derechos, que están creando sus propias empresas y saliendo adelante por si mismas realmente me ha dado alas. Si ellas pueden yo también, creo que deberíamos tomar nota y aplicarnos el cuento, no hay que llorar por nuestras desgracias, hay que encarar los problemas y buscar soluciones, especialmente cuando no nos las dan.
Somos un país lleno de personas fuertes y valientes, trabajadores natos, que durante muchos años hemos sacado adelante empresas que quizá no habrían sido nada sin nosotros. Es tiempo de que saquemos lo que llevamos dentro y lo utilicemos para salir de esta situación tan difícil en la que nos encontramos, no nos dejemos vencer, si ellas han podido nosotros también podemos. Busquemos nosotros las soluciones que nuestros políticos no saben darnos, pero sobretodo no nos dejemos vencer por los peores augurios.

Quiero agradecer a todas las personas implicadas en la celebración de esa maravillosa jornada, en especial a las dos personas que me invitaron a asistir Ana y Mayte, muchas gracias chicas, realmente me sentí muy feliz rodeada de ese grupo de mujeres maravillosas (vosotras dos incluidas).Anda casi me olvido, gracias Mayte por tus fotos,son perfectas.

Una reunión de mujeres llena de fuerza y energía positiva, un ejemplo a seguir para todos

Os invito a visitar su página de Facebook, donde podréis descubrir de primera mano todos sus proyectos, espero que os sirvan de inspiración.

Y como no podía ser de otra manera me gustaría terminar esta letra con un vídeo musical, en esta ocasión os invito a escuchar a la gran Cesárea Evora, una de esas grandes voces africanas que nos inspiraron con su voz y con su vida. Espero que os guste


viernes, 26 de octubre de 2012

¿Agobiarme yo?, para nada



En estos días me estoy dedicando en cuerpo y alma al estudio, algo que en principio parecía muy fácil, pero está resultando más duro de lo que yo pensaba. No se trata de que no entienda la materia, para nada, es bastante fácil, además se trata de algo que me apasiona, así que diréis ¿dónde está el problema entonces?, pues bien en que  es poco menos que inabarcable, coger el ritmo de estudio es realmente complicado.

Supongo que cualquier estudiante se ha sentido alguna vez, algo que yo ya no recordaba, ya que mis años de universidad en la Escuela de Trabajo Social quedaron atrás, muy atrás en el tiempo. Así que debo confesar que parte de mi abatimiento se debía a este motivo, me daba miedo no poder con ello.

Entonces recordé, gracias a los compis del grupo “Herramientas en la búsqueda de Empleo”, y por supuesto gracias a mi pareja orientadora Lidia, que siempre está pendiente de mí, realmente me ayudas a sentirme mejor Lidia, no te lo puedes ni imaginar. Otros tiempos no tan lejanos en los que trabajaba 8 horas, a veces más, y después iba corriendo a mis clases de inglés, por supuesto hablo de mis tiempos en Londres, tiempos que fueron bastante duros, no lo voy a negar. Despertarte todas las mañanas a las 6,30 de la mañana, trabajar duro, yo no paraba de correr de un lado a otro, pendiente de que todo estuviera preparado y sin mácula, para después ir corriendo a clase fue realmente duro. Además la cosa no terminaba ahí, preparar el First, y sobretodo el Advanced fue realmente duro, son exámenes complicados de preparar, no los regalan, y no se trata sólo de hablar bien inglés, también debes mostrar un buen nivel gramatical. Así que tuve que dedicar muchas horas al estudio del inglés para poder aprobar ambos exámenes en seis meses, no os podéis imaginar la de horas que les dediqué, y salí airosa de ambos, así pues hoy esos certificados son mi mayor orgullo.

Así que he llegado a la conclusión que la UNED es otro reto al que me he de enfrentar, y puede que me cueste más o menos, pero estoy segura que dentro de unos años cuando me gradúe en Estudios Ingleses estaré más que orgullosa de ello. Para eso estoy trabajando muy duro, me levanto todos los días a las 8.20 de la mañana, me cojo mis libros y me pongo a estudiar duro, hoy toca Ejes de la Literatura Medieval y Renacentista, apasionante, pero muy denso, así que requiere de toda mi atención. Poco a poco los conceptos empiezan a invadir mi cerebro, y me estoy dando cuenta de que podré con ello, después de todo a mí siempre me han gustado los retos, ¿y qué sería de mi vida sin ellos?

El día que vuelva al mercado laboral me sentiré muy contenta, y otra vez me tocará ir corriendo de un lado a otro, pero merecerá la pena, igual que hace unos años, trabajar y estudiar son dos cosas que siempre me han gustado mucho, así que, ¿por qué agobiarse?

Y ahora a estudiar, que además de Ejes, me quedan Mundos Anglófonos, Comentario de texto en lengua inglesa, uf, mejor no sigo.

Feliz fin de semana para todos

No sé vosotros, pero yo estudio con música clásica, me ayuda concentrarme y de paso me evita distracciones como Facebook y demás redes sociales. Estos días he descubierto el Cancionero de Montecassino, una auténtica delicia para mis oídos, así que quiero compartir con todos vosotros esta hermosa pieza “Adoramus Te ", dirigida por el gran Jordi Savall, uno de nuestros mejores músicos, espero que os guste.








martes, 23 de octubre de 2012

Cuando el final se vislumbra


Hoy me he encontrado con una vieja amiga de mi familia, alguien muy cercano con quien he compartido grandes momentos de mi infancia, su hija fue una de esas niñas que crecieron conmigo saltando por los campos de La Laboral. En definitiva una persona por la que siento verdadero aprecio, a la que respeto y siempre querré.

Me ha contado lo duros que están siendo estos días para su familia, ya que a su cuñada enferma de cáncer desde hace algo más de dos años, se le está escapando la vida día tras día. El momento final cada día está más cerca, algo que en su familia se está viviendo con gran tristeza y desolación, y no es para menos.

Esto me ha hecho pensar en lo difícil que es decir adiós a un ser querido, sin duda ninguno queremos dejar marchar a los nuestros, no podemos siquiera imaginar la vida sin ellos, sabiendo que jamás volveremos a verles ni a hablar con ellos. Así que cuando llega el terrible diagnóstico y sabemos que la cuenta atrás ya ha comenzado, nos sentimos devastados, es como si nos arrancaran de cuajo una parte de nosotros.

Entonces nos esforzamos por cuidar de esa persona, nuestra mayor preocupación es que no sufra, que se sienta cuidado y protegido, pero sobretodo que sienta que le queremos, y que aunque ya no esté siempre estará presente en nuestras vidas. Nuestros esfuerzos son cada vez mayores a medida que la enfermedad avanza, pero también crece nuestra desolación, el final ya está ahí, cada vez más cerca, ¡si sólo pudiéramos retener el tiempo! Desgraciadamente no podemos, el tiempo avanza, todos los días el sol se pone y vuelve a amanecer, así que cada día que pasa podría ser el último para esa persona, así que intentamos vivir cada momento con mayor intensidad, sabiendo que tal vez pronto ya no haya más momentos. Es importante decirle a esa persona lo mucho que significa para nosotros, es el momento de perdonar viejas heridas, de enterrar el hacha de guerra y permanecer unidos, de lo contrario podríamos arrepentirnos para el resto de nuestras vidas.

Cuando el día llega y esa persona nos deja, no podemos dejar de sentir el vacío que ha quedado en nuestras vidas, se ha ido, ya no va a volver, es entonces cuando por fin podemos romper a llorar todo lo que no hemos llorado antes. Comienza entonces el período de duelo, necesario cuando ocurren estas cosas, todos debemos llorar a nuestros seres queridos, no hay que dejar nada dentro. Con el tiempo ese dolor se irá haciendo menos intenso, aunque eso sí, el vacío permanecerá siempre.

Habrá momentos de nuestras vidas en las que echaremos a esa persona, cumpleaños, aniversarios, bodas, bautizos, en fin, todos esos acontecimientos familiares que solemos compartir con nuestros seres queridos. Le veremos en los ojos de ese nieto al que no tuvo tiempo de ver crecer, en la arena de la playa a la que nos llevaba de pequeños, incluso en nosotros mismos.

La vida es un ciclo que comienza y acaba, unos se van y otros llegan, es así desde tiempos inmemoriales, y aunque la medicina avanza a pasos agigantados, todos sabemos que más tarde o más temprano nos habrá de llegar la hora a todos. Sin embargo ese ciclo es más corto para unos que para otros, lo que hace aún más dura la despedida, algunas personas se nos van cuando estaban empezando a vivir y a disfrutar de la vida de verdad.

Hoy le quiero dedicar mi post a esa amiga de siempre y a su familia, pero también a la familia de mi vecina Rosi, fallecida hace tan sólo unos meses, y todos los que están pasando por lo mismo. Os quiero transmitir todo mi apoyo en estos momentos tan duros, espero que vuestros seres queridos no sufran, y que cuando ese momento llegue sientan que les habéis querido de verdad. No hay palabras de consuelo, así que no os aburriré con ellas, tan sólo os mando un beso y todo mi cariño y apoyo.

Y para terminar para todos vosotros, y para los que ya no están os dejo con esta hermosa letanía de Schubert, Para el día de todos los santos, interpretada por Lucía Popp, una de las grandes que también nos dejó muy pronto por culpa del cáncer. Espero que os guste


domingo, 21 de octubre de 2012

Ya vuelve a brillar mi luz


Estos días atrás debo confesar que mi optimismo habitual me había abandonado, estaba en un momento de bajón, no sé si sería el otoño o simplemente cansancio fruto de tantas noches de insomnio. Agobiada por el inicio del curso en la UNED, un poco desbordada quizá al intentar adaptarme al ritmo de estudio y demás, supongo que es algo por lo que habéis pasado más de una vez todos. El caso es que me encontraba sin fuerzas ya, cansada de todo, hastiada, de que no suene el teléfono y me preguntaba si realmente merece la pena tanto esfuerzo que nunca acaba de dar fruto.

Entonces sucedió algo, mis compañeros del grupo “Herramientas en la búsqueda de empleo” me han dado ánimos sin parar. Laura, Lidia, mi superpareja como ella se autodefine, pero también Emma, lectora infatigable lectora de mi blog, Amparo, Marta, etc, todos se han esforzado por hacerme ver lo bien que lo estoy haciendo y lo mucho que creen en mí.
Para darme más ánimo Lidia mi superpareja me ha escrito una recomendación en Linkedin, que realmente me ha emocionado, me ha hecho creer en mi misma nuevamente, y me ha servido para darme cuenta de todo lo bueno que hay en mí. Me ha hecho recordar otros tiempos, en los que mi jefa Julie, la mejor jefa que he tenido confiaba tanto en mí que me dejaba sola en su oficina con todas las cajas, si hasta me dio la llave del armario para que las guardara yo misma. También he recordado la cantidad de veces que acudí en rescate de alguna compañera cuando estaba desbordada ya fuera en la barra de aquel café, o en la caja de aquellos grandes almacenes. Mis compañeros y jefes confiaban plenamente en mí, sabían que siempre podían contar conmigo, siempre estaba ahí cuando alguien lo necesitaba. Me esforzaba por aprender cada día más, y no paraba de trabajar desde que entraba hasta que terminaba, esa era yo, trabajadora incansable, y digna de confianza.

Pues bien, gracias a todos mis compañeros, me he dado cuenta que sigo siendo esa persona, sigo inspirando la misma confianza en los que me rodean, hago las cosas fáciles a los demás. Siempre tengo una sonrisa en los labios y no me quejo nunca de nada, me llevo bien con todo el mundo y jamás he tenido ningún problema con nadie en el trabajo, de mano siempre pienso que todo el mundo es bueno, así que por qué desconfiar.

Me he dado cuenta que no puedo tirar la toalla, aún no es el momento, las malas rachas no duran siempre, y al final después de la tempestad siempre viene la calma. El sol siempre sale todas las mañanas, y sí por supuesto que la lucha acabará por dar fruto.

Gracias compañeros por recordarme lo que valgo, gracias Emma y a Cristina por leer mi blog con tanto cariño, a Laura por tu cariño y entrega con el grupo, a Marta por los ánimos en twitter. Pero sobre todo gracias a Lidia por estar siempre ahí, por seguir creyendo en mí, y rescatarme de mi abatimiento.

Para despedirme os dejo con un vídeo de mi idolatrada Anna Netrebko, es genial, tiene una energía tan positiva que me contagia, sólo ella puede seguir cantando después de sufrir una ataque de risa en plena actuación. Si ella puede sobreponerse con todo el descaro del mundo yo también, así que ya sabes mundo: Allá voy, que ya vuelve a brillar mi luz.



viernes, 19 de octubre de 2012

A Malala, para que siga luchando


En estos días de otoño hay alguien que ocupa mis pensamientos de manera casi constante, me pregunto cómo estará, si tendrá dolores o miedo, si pasará la noche bien o tal vez tenga pesadillas tras lo ocurrido la semana pasada. Esa persona en la que pienso de manera constante tiene catorce años, es de Pakistán y se llama Malala, hace algo más de una semana un demente le disparó a la cabeza cuando se dirigía a clase. Vosotros os preguntaréis, ¿qué habré hecho esta criatura para ser merecedora de tan brutal ataque?, pues nada más y nada menos que escribir un blog, igual que yo.

Malala es una niña muy valiente, algo que sorprende en alguien tan joven, especialmente en un país donde las mujeres son arrinconadas y vejadas, no se les permite expresarse y son consideradas poco menos que objetos que se pueden vender. Sin embargo esta niña quiere ser libre, sueña con ir a la escuela y tener una vida mejor, sabe que a su alrededor hay mucha gente que la mataría por escribir lo que escribe, y sin embargo continuó haciéndolo para llevar así su mensaje a todas partes. Malala al igual que yo ha descubierto su voz, una voz que pide igualdad para todos, justicia, educación, pero también habla de sus miedos y angustias, después de todo sigue siendo una niña.

Empezó a escribir su blog para la BBC con tan sólo once años, entonces debía utilizar un seudónimo, aunque su nombre se hizo público unos años después cuando los talibanes perdieron el poder. Su nombre se hizo público y ganó un premio a la paz, algo que sin duda tenía más que merecido.

No cuenta Malala que su padre se sentía orgulloso de tener una hija tan valiente, pero que lamentablemente no podía gritar a los cuatro vientos: “Esa es mi hija”, algo que le resultaba muy frustrante. También nos dice el miedo que ha pasado en multitud de ocasiones al oír los bombardeos, el miedo que se sentía al pasar delante de un extraño, ¿querría matarla”, vivir con un miedo tan atroz debe ser algo terrible. Pero la mayor preocupación de Malala es no poder ir a la escuela, ella sabe que sin educación no hay futuro, no conseguirá tener una vida digna, y tendrá que conformarse con la vida que aquellos dementes le quieren imponer. Es por eso que ella no se resigna y ha alzado su voz alta y clara para que todos la podamos escuchar, por desgracia esa valentía le ha costado muy cara y ahora lucha por su vida en un hospital en Birmingham. Todos esperamos que se recupere y que pronto vuelva a su escuela, para que pueda tener un futuro mejor, el que ella soñó.

En estos días me he acordado de mi buena Afzalah, fue una de mis mejores amigas en Londres, hija de padres Pakitasníes ha tenido la buena fortuna de nacer en Manchester, en Manchester, en el seno de una familia tolerante y cariñosa, que han dado lo mejor a todos sus hijos. El padre de mi amiga, un señor de lo más simpático y cariñoso, siempre recordaré su sonrisa sincera y bonachona, siempre les dijo a sus hijas eso de “donde fueras haz lo que vieres”. Lo que más preocupaba a este padre es que todos sus  hijos tuvieran la misma educación que los niños ingleses, que llegaran a algo en ese país, pero sobre todo que se integraran, algo que está más que logrado. Así yo hoy no veo diferencias entre una persona nacida en Inglaterra de padres ingleses y mi amiga Afzalah, es más, posiblemente mi amiga es más inglesa todavía.

La diferencia es que en Inglaterra las mujeres si tenemos derechos, hemos accedido al mercado laboral, y nadie nos pone trabas en el camino. Lo mismo sucede en España, la libertad que hoy tenemos nosotras, no la tuvieron nuestras abuelas, nuestra sociedad ha evolucionado para bien, algo que no ha sucedido en algunos países.

Yo hoy tengo 38 años, como bien sabéis, y he decidido retomar mi educación donde la dejé, Malala tiene 14, y quería tener una educación, pero un demente le ha querido quitar la vida por ello, es injusto, ¿verdad?.


Espero que se recupere pronto, y al pensar en ella me ha venido a la mente El claro de luna de Bethoven, una pieza hermosa y calmada, que espero que lleve calma a su vida, y que de aquí en adelante todo le vaya bien, aunque ahora mismo su futuro parece bastante incierto.

Si queréis saber algo más del blog de Malala os invito a pinchar en el siguiente enlace, donde oiréis su voz, clara y concisa





miércoles, 17 de octubre de 2012

¿Cuándo parará ésto?


Llevamos unos días de lo más revueltos en este país, que si el Déficit, que si las autonomías, la banca, el consumo, y demás historias. Que me parece muy bien que se hable de estas cosas, pero no deberían dejar de lado lo verdaderamente grave de toda esta situación: La cantidad de familias que no tienen un duro para poder dar de comer a los suyos.

Muchas personas han pasado de tenerlo todo a no tener nada, los bancos, que tienen gran parte de culpa en lo que está pasando, enseguida ejecutan embargos dejando a gente en la calle sin el menor miramiento. Si la gente no tiene donde vivir da igual, la ley es la ley, lo primero es cobrar, el resto nos da igual, y así nos luce el pelo.

Detrás de cada desahucio existe una historia llena de drama y dolor, quizá sea un emprendedor a quien su idea no le reportó tantos beneficios como pensaba, o un autónomo que apostó todo lo que tenía para abrir esa tienda en la que depositó todos sus sueños. También hay padres que avalaron a los hijos, abuelos, y un sinfín de historias todas ellas desgraciadas que ahora buscan una esperanza, un puesto de trabajo que nunca llega para poder empezar a caminar de nuevo.

Nos hablan de recortes, de recesión, de que las reformas son duras pero darán resultado, y sin embargo el ciudadano de a pie no ve esos resultados, nos dicen que nos apretemos el cinturón, cuando muchas personas llevan años ya con él apretado, eso si no se lo han embargado ya. A los funcionarios les reducen el sueldo cada vez más, les quitan la paga extra, como si fueran ellos los culpables de esta situación, se les demoniza por tener un puesto fijo que les ha costado sangre, sudor y lágrimas conseguir, tengo varios ejemplos cercanos. Señores no nos engañen, muchos funcionarios en este país ganan poco más de mil euros al mes, y eso el que llega, tienen que trabajar muchas horas para poder tener un sueldo decente, y están hartos de ver jefecitos puestos a dedo que no hacen nada, y ganan el triple que ellos como poco.

Cada vez que veo una tienda cerrada, pienso en qué habrá sido de la amable dependienta que me atendía con solicitud, tan amable, que se esforzaba por conseguir lo que necesitaba, se sabía mi nombre y encima si un día no llevaba dinero encima me decía: “No te preocupes ya me lo darás mañana o cuando puedas”. No puedo evitar preguntarme qué será de ella, ¿habrá encontrado otro trabajo?, ¿tendrá donde vivir?, ¿y si resulta que había apostado todo lo que tenía a este negocio?

Qué será de nosotros, pobre mortales, nadie nos escucha, nadie cuenta con nosotros, y por si fuera poco en mi barrio las tiendas de toda la vida han ido desapareciendo para ir dejando paso a otras tiendas menos tradicionales, de las que mejor ni hablo.

Espero que la cosa empiece a mejorar pronto, de verdad que tengo muchas de ganas de volver a mi tienda de barrio y ver de nuevo la sonrisa amable de la dependiente de siempre, y poder contribuir a que esa tienda no tenga que echar el cierre nunca más, pero para eso necesitamos trabajar, ¿no es así?

Estos días no sé por qué pero me siento un poco triste, así que no sé muy bien que pieza musical poner esta vez, tal vez la preciosa y al vez triste Romanza de Salvador Bacarisse, una pieza verdaderamente bella pero con cierto toque trágico, espero que os guste.



domingo, 14 de octubre de 2012

Día Internacional de la Niña:Defendamos sus derechos


Hace unos días se celebró el Día Internacional de la Niña, una fecha destinada a reivindicar los derechos de las niñas, que tantas veces se ven menoscabados en tantos países.

En muchos países como India, Pakistán, Yemen, Tailandia, en fin, la lista es casi interminable, hay niñas que son obligadas a casarse con tan sólo diez u once años, incluso más jóvenes, con hombres mucho mayores que ellas. Estas niñas en muchas ocasiones son utilizadas como moneda de cambio por las familias, es decir, que necesito comprar una vaca, pues nada, vendo a mi hija a un señor del pueblo que tiene muchas y ya está solucionado. Así todos contentos, yo tengo mi vaca, y mi hija ya tiene un marido, así yo no tengo que mantenerla. Por supuesto la opinión de la pobre niña no cuenta para nada, ella es una propiedad más de su padre, quien se cree con derecho a hacer y deshacer a su antojo sin tener en cuenta los derechos de su hija.

Las niñas tienen los mismos derechos en todos los países del mundo, al menos así debería ser, por lo que cuando un padre obliga a su hija a casarse le está robando lo mejor de su infancia, algo que en mi opinión debería ser severamente castigado. Se les roba también su derecho a recibir una esmerada educación, a tener una vida mejor, pero sobretodo les arrancan su inocencia de cuajo de la peor de las maneras.
Por supuesto estas niñas no están preparadas para las responsabilidades que el matrimonio implica, y no me refiero sólo a las tareas del hogar, por lo que este tipo de situaciones son a mi modo de ver aberrantes y odiosas.

Deberíamos luchar con todas nuestras fuerzas para preservar los derechos de estas niñas, seres inocentes víctimas de unas tradiciones injustas que ignoran y vapulean sus derechos con total impunidad. Ellas también tienen derecho a ir a la escuela, a vestirse con alegres colores igual que nosotros, a jugar, a leer todos los libros que les apetezca, ya sabéis, todas esas cosas que suelen hacer los niños en todas partes. Al igual que los demás niños ellas sueñan con tener una vida mejor, con ir a la escuela, incluso a la universidad, ¿por qué no?, velemos para que esos sueños se conviertan algún día en realidad, y que nadie le arrebate esos sueños a ninguna niña.

Cuando yo era pequeña siempre estaba con un libro pegado a la nariz, a través de los libros he viajado los orígenes de América, he dado la vuelta al mundo en 80 días y he paseado por Nueva Cork entre otros lugares. Me pregunto qué habría sido de mí si en lugar de nacer en este país lo hubiera hecho en India, o en algún otro país, o simplemente en el seno de una familia más intolerante que la que tuve, tal vez no habría sido yo misma, y no habría descubierto mi propia voz. Tuve mucha suerte, ¡ojalá ellas también la tengan!

Para terminar no se me ocurre mejor canción que Chiquitita de Abba, esta canción fue escrita a beneficio de Unicef, ONG que lleva años defendiendo los derechos de los niños en multitud de países. Siempre que puedo colaboro con ellos, algo que últimamente se reduce a donar algún que otro día, o a comprar alguna que otra cosilla en su tienda, lo último ha sido un block de notas, siempre que lo uso me acuerdo de los niños y no puedo evitar sonreír. No son los únicos, hay muchas otras agencias luchando por sus derechos, así que ya sabéis, sé que las cosas están mal, pero si podéis echad una mano, ellos os lo agradecerán.
También podéis echar un vistazo al blog Yo sólo no puedo, de la ONG Plan, que también hace mucho por los niños, así que ya sabéis echad una mano si podéis.


jueves, 11 de octubre de 2012

Y el otoño llega a nuestras vidas



Hoy en Gijón nos hemos levantado con un poco de niebla, parece que Lorenzo por fin nos ha abandonado, y que el otoño se está instalando definitivamente en nuestras vidas. En esta época del año no sé por qué, pero siempre me invade  la nostalgia, no lo puedo evitar, será el caer de las hojas, o la llegada del frío, pero el caso es que los recuerdos me invaden y a veces no puedo evitar sentirme un poco tristona.

Recuerdo con especial cariño los días de otoño de mi época Londinense, las calles llenas de hojas, casi parecía una postal, tengo que reconocer que Londres es especialmente bonito en esta época del año.

Solía madrugar mucho para ir a trabajar, a veces salía de casa a las 6 de la mañana, llegaba muy pronto, así que me daba tiempo a desayunar en la cocina con mi amigo Jose, un colombiano con el que compartía mi afición por los  libros. Mientras él curraba afanosamente, yo le contaba el último que había leído, o la última película que había visto con mi hermana. Luego llegaba Andy, el jefe de cocina, que al verme salía corriendo a prepararse un café, si no era yo la que estaba en ese turno la máquina ni siquiera estaba conectada, mis compañeros no eran tan madrugadores como yo.
También me acuerdo de muchas otras personas con las que compartí muchas horas de trabajo, pero también de amistad en aquel café en Accenture. Yo me llevaba especialmente bien con todo el mundo, quizá por lo parlanchina que soy, los clientes se solían sorprender porque me sabía de memoria que tipo de café o té quería cada uno, tengo una memoria de elefante la verdad. Nunca tuve ningún problema con nadie, como dicen los ingleses soy una chica “easy going”, soy fácil de tratar, no soy caprichosa y tengo buen corazón, no juzgo a nadie y siempre estoy dispuesta  a ayudar a quien lo necesite.

Supongo que lo que más hecho de menos es trabajar, quizá aquel no fue el trabajo de mi vida, pero me permitía ser independiente, me sentía valorada y querida por todo el mundo, y sobre todo me podía permitir comprarme algún que otro trapito, no como ahora. Madrugar es algo que reconozco que me gusta, levantarme a las 7 de la mañana, incluso más temprano es algo que hecho de menos, aunque a alguno le parezca una locura.

Estos días echo mucho de menos a todas esas personas que formaron parte de mi vida, hasta a Paul, que me dio calabazas, cachis…¡él se lo pierde!. Gente maravillosa que me trataban de igual a igual, era como una gran familia donde todos nos llevábamos bien, daba igual que fueran clientes que compañeros, de todos guardo gratos recuerdos. Me gustaría saber qué fue de todos ellos, espero que estén bien.

Hoy la vida me está poniendo a prueba y me pregunto si saldré de ésta con buen pie, supongo que sí, ganas de pasar el bache no me faltan, así que me aferro a la esperanza de que así será. Además no es cierto eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, yo estoy segura que lo mejor de mi vida aún está por llegar, al menos eso espero.

Pero no puedo evitar sentir nostalgia de aquellos tiempos, que sí que fueron buenos tiempos, pero pasaron, y ahora toca lo que toca y yo no pienso rendir, y vosotros tampoco, saldremos adelante, ya veréis.

Y como hoy me siento nostálgica la canción que más escucha es Memory del musical Cats, una bellísima pieza en la que Grisabella, recuerda con tristeza sus tiempos al sol cuando era joven y guapa. Lea Salonga es una estupenda cantante de musicales, su voz es dulce, y sin embargo ella es capaz de expresar la tristeza y la amargura que la protagonista siente en lo más profundo de su ser, una gran interpretación, seguro que os gusta.


lunes, 8 de octubre de 2012

Estoy en lo mejor de mi vida


Estos días en los que me estoy reafirmando a través de mi blog, y gritando  a los cuatro vientos que estoy muy a gusto en mi pellejo con  mis 38 años, resulta que viene una persona y me dice que tengo que asumir que soy “pureta”. Así como suena, “pureta”, mira que es fea la palabra, ¿quien la habrá inventado?, ¿será cuestión de ir preparando los papeles de la jubilación?, no, ¿verdad?
Vamos a ver, cada uno puede tomar ante la vida la actitud que le parezca más conveniente, si tú tienes esa actitud ante la vida me parece fenomenal, pero no me la trates de imponer a mí, que bastante tengo con asumir mi situación laboral. Si te sientes así me parece muy bien, pero deja que yo me siga considerando joven, y deja el adjetivo de marras para quienes ya no tienen ilusión por la vida.

¡Ojo!, que el que me considere joven, no significa que no tenga asumida la edad que tengo, es más lo grito a los cuatro vientos como hice en mi post "Tengo 38 años,¿y qué?" .Me considero joven porque aún lo soy, porque todavía tengo ilusión por la vida, porque sé que me quedan muchas cosas por hacer, y tengo la ilusión suficiente para no parar hasta conseguir realizarlas todas ellas. Mantengo la misma actitud jovial de los 20 años, pero sin las inseguridades propias de aquella época, ahora soy un poco más sabia y bastante madura que en aquellos tiempos, lo que me evita cometer las mismas locuras de aquellos años, de las que tantas veces me he arrepentido.

Estoy absolutamente orgullosa de la persona que soy ahora mismo, una mujer sin inseguridades, con las ideas claras, que se atreve a matricularse en la UNED para realizar los estudios que siempre quiso hacer, y no se amilana ante el reto que esto supone. También estoy orgullosa de mis años en Londres, trabajando a la vez que hacía verdaderos esfuerzos para sacarme el First y el Advanced en poco más de 6 meses, recorría media ciudad para poder ir a clase después de trabajar. Al día siguiente me levantaba a las seis y media de la mañana y rendía mejor que nadie en mi puesto de trabajo. Todo eso lo hice que treinta años, y estoy segura que hoy seguiré teniendo la misma energía que derrochaba entonces para enfrentarme a lo que haga falta, si lo sabré yo.

Así que definitivamente no me identifico para nada con la palabrita de marras, porque ilusión y energía me sobran, y esta es la actitud ante la vida que quiero transmitir a los demás, y por lo que veo lo hago. Tengo muchos amigos bastante más jóvenes que yo, bueno cinco o seis años menos, tampoco hay que exagerar, que siempre me han dicho que si no les hubiera dicho mi edad pensarían que ellos eran mayores, y no exageraban.


Así que si tú quieres asumir que eres mayor, dejar de lado la ilusión por la vida, y te parece que eres mayor para ciertas cosas me parece muy bien, pero deja que yo siga siendo joven hasta que me de la gana. Considero que estoy en lo mejor de mi vida y nadie me va a quitar eso, ¿queda claro?

jueves, 4 de octubre de 2012

Y hoy les falláis


Parece ser que en este país hay muchas personas que se han sentido identificadas con lo que decía en mi post “Tengo 38 años, y qué”, ya que ha tenido mucho tráfico y ha sido compartido varias veces. Lo que me lleva a pensar que hay muchas personas que al igual que yo se sienten discriminadas por su edad, algo que no debería suceder.

En este país cuando entras en una tienda te atienden chicas jovencísimas, casi niñas, y lo mismo sucede cuando subes a un avión, llegas a un hotel, etc. Sin embargo recuerdo que cuando trabajaba en Selfridges, que son nada más y nada menos que los rivales de los grandes almacenes Harrods, lo hacía codo con codo con abuelas, que por cierto se movían con más agilidad que yo. Lo mismo sucede cuando subes a un avión de la British Arways, o llegas a cualquier hotel, el personal puede tener los cincuenta más que cumplidos, y nadie se rasga las vestiduras por ello. Es más, a esas personas se les reconoce su valía profesional y son respetadas al máximo por sus compañeras, que ven en ellas el ejemplo a seguir, y por sus superiores, que entienden que estas personas lo han dado todo por la empresa en la que están.
Una de mis compañeras de entonces “Anita”, llevaba la friolera de 45 años trabajando en Selfrigdes, por lo que la empresa le hizo un homenaje dedicándole un precioso artículo en su revista, en la que le daban las gracias por tantos años de esfuerzo. No sé yo si en este país se premiaría la trayectoria de esta gran mujer de igual manera, quizá le dirían eso tan amable de: “¿Cuándo te jubilas?”
                                                                                             

Las personas que hoy tienen más de 50 años han trabajado más duro que nadie para levantar este país, algunas de esas personas llevan o llevaban trabajando desde antes de cumplir los dieciséis años, aunque ahora nos parezca extraño. No tuvieron las mismas oportunidades que  nosotros, vivieron una época en la que sólo las personas adineradas estudiaban, así que desde muy temprano salieron a trabajar para ayudar así a la economía familiar. Lo dieron todo por sus familias, le entregaron su vida y su energía a las empresas en las que trabajaron, algunas de esas personas perdieron la vida en el puesto de trabajo por falta de prevención, entre otras cosas.

Hoy esta sociedad ingrata les da la espalda a todas esas personas, no sólo no las tiene en cuenta, sino que las desprecia como si no valieran nada. Pero quizá han sido ellas las que han levantado la empresa que hoy hereda ese joven tan guapo y simpático, que a lo mejor ha estudiado cinco carreras pero tiene menos sentido común que un pulpo. A lo mejor esa persona estuvo codo con codo con el padre del “heredero”, se levantó todos los días de su vida a las cinco de la mañana para no fallarle al jefe, y dejó muchas veces de lado a su familia y amigos, porque el trabajo es el trabajo.

Esta sociedad nuestra está un poco enferma me parece a mí, si sólo busca gente joven y guapa dejando de lado la sabiduría y la madurez de quienes tanto han dado por ella, tal vez no merezca la pena, ¿estáis de acuerdo?


Para finalizar os dejo con una pieza musical hermosísima que siempre me hace reflexionar, El Adagio de Albinoni, espero que os guste.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Que el otoño no os deprima


Parece que llega el otoño por fin a nuestras casas, los días ya son mucho más cortos y parece que el sol no quiere madrugar para llenar de luz y energía todo lo que nos rodea. Por si fuera poco los datos del paro que conocimos hace sólo unos días no son muy halagüeños, quizá por eso la gente anda un poco triste estos días, ¡cómo vamos a salir adelante!, ¡esto no tiene fin!, en fin, toda clase de comentarios negativos y pesimistas.

En fin, es verdad  que el país está patas arriba, nos lo han dejado irreconocible, pero no nos podemos dejar vencer por el desaliento, sé que hay veces que uno no siente ganas ni de levantarse por las mañanas, ¡total para lo que hay que hacer! Pero eso es una equivocación, precisamente porque están las cosas como están hay que emplear más energía y determinación para lograr lo que nos hayamos propuesto, ya sea salir del paro, o simplemente iniciar una vida mejor. No es verdad que esté todo perdido, siempre hay algo a lo que aferrarse para salir adelante, lo mejor de nosotros seguro que está aún por salir, y nos tenemos que agarrar con fuerza a nuestra esperanza para poder seguir viviendo con ilusión.

Los días son muy largos cuando no trabajas, es cierto, por eso yo los lleno con un montón de cosas que llenan ese vacío, con libros que leer, cartas que escribir, amigos a los que ayudar, un coro en el que de vez en cuando hasta afino. En fin, no me canso de hacer cosas, he hecho un montón de cursos, y no me cansaré de hacerlos, y como he descubierto que me gusta mucho estudiar me he matriculado en la UNED para hacer el grado de Estudios ingleses, algo que llevaba mucho tiempo pensando, pero que no me terminaba de decidir, mira ahora quizá sea el mejor momento para hacerlo. Hace un par de días me llegaron algunos libros, y para mi sorpresa descubrí cuando me puse a estudiar que era muy fácil, supongo que mis años en Inglaterra me dan una ventaja especial, ¡menudo subidón!

Todas las mañanas cuando me levanto, pienso que quizá hoy será el día, y pongo todo de mi parte para que así sea, y aunque no llegue esa llamada no me doy por vencida, porque sé que soy una persona increíble y que algún día alguien verá todo lo bueno que hay en mí. Disfruto de la vida que me han dado, y me esfuerzo para que mis días tengan algún sentido, no tengo tiempo de aburrirme, ¡con tanto que estudiar!

Supongo que éste será el sentir de muchas de las personas que leéis mi blog, estáis cansados y quizá ya si motivación, por eso escribo estas líneas, para que tengáis un poco de ánimo. Todo pasa, no hay mal que cien años dure, o como decían antiguamente “alfa y omega”, “todo tiene principio y final” No perdáis la esperanza, sin ella no somos nada, y sin ilusión tampoco.
Daos algún capricho, si podéis, yo por poner un ejemplo la semana pasada me compré un vestido precioso en una tienda del barrio de La Calzada, y me queda de maravilla, algo que ayuda a sentirse mejor.

Así que amigos que el otoño no os deprima, y para demostrar que también esta estación puede ser preciosa y especial, os dejo con Vivaldi y El Otoño, una obra de arte, ¿no os parece?



PD, como también me entretengo escribiendo este blog, y otro para mi amiga Ana, que tiene una tienda de té y siempre me ha animado un montón, si queréis podéis echarle un vistazo.

martes, 2 de octubre de 2012

Para que no les roben la inocencia


Hace un par de días mientras recogía la cocina después de la cena puse La 2, me encantan sus reportajes, especialmente los de viajes, ¡se puede aprender tanto con ellos! Sin embargo en esta ocasión el reportaje versaba sobre pederastas occidentales en países de Asia, concretamente en Camboya, aunque también hablaron de Kenia, donde desgraciadamente también se empiezan a dar muchos casos.

Los niños en estos países son doblemente víctimas, en primer lugar de la pobreza más absoluta, y en segundo lugar de estos seres repugnantes que se aprovechan de la miseria de reinante en estos países para satisfacer sus más que despreciables instintos.
Las familias de estos niños no ven nada malo en esto, venden a sus hijos para poder dar de comer a sus familias, incluso ven con malos ojos a las ONGs que tratan de rescatar a sus hijos de los brazos de estos desaprensivos. Era descorazonador ver como las propias familias se enfrentaban a los reporteros que intentaba hacerles ver lo horrible de esta situación. “El niño puede ir a la escuela, y yo tengo dinero para comprar comida para el resto de mis niños, ¿qué hay de malo en eso?, preguntaban.

Me habría gustado responder que hay mucho de malo en eso, no puedo entender que alguien venda a sus hijos, causándoles un sufrimiento que probablemente les acompañará durante el resto de sus vidas por unas míseras monedas.
Los niños deben ser niños, tienen  los mismos derechos en todas partes, o al menos así debería ser, no son mercancía, son seres humanos, un poco más bajitos, pero seres humanos. Deberían ir a la escuela, jugar, reír, pero sobre todo deberían conservar la inocencia durante muchos años, lástima que a tantos pequeños se la arrebaten de la peor de las maneras.

Pero no puedo olvidar que los verdaderos culpables son  los que abusan, esos seres abyectos y despreciables que viajan a países pobres para poder hacer a su antojo con total impunidad. No hay más deplorable que hacer daño un niño, robarle la inocencia y marcarle para siempre con el dolor de algo que no pudo evitar. El peso de la ley debería caer sobre estas personas con toda la fuerza del mundo, no deberían ni ver la luz del sol, pues no merecen nada. Son mentes retorcidas a las que por desgracia ni las autoridades intentan poner freno, ya que en muchas ocasiones tienen comprados a los propios jueces, ¡que injusticia!

Hace unos días, concretamente el 23 de septiembre se celebró el Día Internacional contra la explotación sexual de los niños, debería haber escrito este post entonces, así que aquí os lo dejo con un poco de retraso, espero que sirva para algo.