domingo, 30 de diciembre de 2012

Feliz año a todos


Me dispongo a escribir el que será el último post del año, y no puedo evitar echar la vista atrás y preguntarme si este año ha sido realmente malo, o simplemente regular. Entonces decido  ver el vaso medio lleno, no he encontrado el trabajo de mis sueños, pero he empezado tomar las riendas de mi vida, y a poner todo de mi parte para que ésta sea tal y como yo quiero. Además, he decidido volver a estudiar, y así he dejado de lado los lamentos y preocupaciones, le he dado un nuevo sentido a mi vida, y así estoy consiguiendo volver a sentirme útil, pero sobre todo estoy a gusto en mi piel.

Además descubrir mi  propia voz me ha ayudado a conocer a gente maravillosa, como Lidia, compañera y guía en esto de la búsqueda activa de empleo, gracias a ella estoy descubierto todo lo bueno que hay en mí, y eso no tiene precio. Os recomiendo su blog Superando los recursos humanos, donde nos explica todo lo que debemos en hacer en nuestra búsqueda de empleo.
También he conocido a Laura Mateo, quien ha creado un grupo maravilloso, en el que todos los que estamos en búsqueda activa de empleo encontramos un lugar en el que expresarnos y ayudarnos unos a otros. También nos explica desde su blog todo lo que debemos saber sobre Social Media, y nos enseña el camino del optimismo.
No me puedo olvidar de Emma, amiga que siempre está ahí, y que además nos enseña todo lo que debemos saber sobre los contratos de trabajo, para que no nos den gato por liebre, algo que seguro nos ha pasado a todos alguna vez.
Este año también descubrí el blogde María González Merino, que nos ha enseñado entre otras cosas ha decir no a las preguntas personales. Además, debo decir que tuve hace muy poco la oportunidad de desvirtualizar a María en un taller de búsqueda de empleo 2.0, y os puedo asegurar que es una gran profesional.
No me quiero olvidar de otros compañeros, como Víctor Candel, su blog es casi imprescindible si estás en búsqueda activa de empleo, así que te invito a que te pases por él. También está Laura Ferrera, que nos invita a abrazarnos más, pues a menudo pertrechados tras nuestro smart phone perdemos de vista lo que realmente importa. También está Mary Mar con sus Confesiones de una Community Manager, que además comparte muchos de mis gustos, como ella dice “somos osos de la misma especie”.
También he conocido a las chicas de La Casa de la Vida, ejemplo de lucha y amor por la vida, ellas me han demostrado que siempre hay lugar para la esperanza, y que se puede sobrevivir al cáncer, ¡bravo por ellas!
Y no me quiero olvidar del resto, de Paloma, de Alfonso, de Marta, de Cristina, de María, que sigue Callejeandopor el mundo, de Marigem, que nos enseña Pequeños Trucos para sobrevivir a la crisis.

Si alguien me dice que 2012 ha sido un mal año, yo le responderé viendo el vaso medio lleno, que no ha estado tan mal, mi vida es un poco mejor porque os he conocido a todos vosotros, que me habéis enriquecido haciéndome un poco mejor persona. Ahora sé que solo me pueden pasar cosas buenas, que todo lo malo irá pasando, estoy sentando las bases de mi futuro, que a partir de ahora será como yo quiero que sea, porque es un libro en blanco y yo escribo las páginas.
Así que al año nuevo 2013 le pido lo primero de todo aprobar mis exámenes, porque sería el mejor de los comienzos, y después tener salud, porque sin ella no hay nada. Que todas las personas que buscan trabajo lo encuentren, que los desahuciados tengan hogar, que se acabe de una vez la puñetera crisis, y que nos dejen la sanidad como estaba antes de todo esto. Que los comedores sociales no tengan tanto trabajo, y que no se apague la ola de solidaridad que ha ido creciendo a lo largo de estos cuatro años, pues  las cargas son menos pesadas si las llevamos entre todos.
Feliz año a todos, os deseo que todos vuestros deseos se cumplan, que la vida os sonría, y que las lágrimas que derraméis sean solo de alegría, las páginas de vuestro futuro están en blanco y sois vosotros quienes debéis escribir en ellas. 
Y por último me gustaría pedir a algunas personas que respeten mis decisiones, son mías, pueden que sean buenas o malas, pero es a mí a quien corresponde tomarlas, a partir de ahora haré oídos sordos a todo comentario negativo, porque soy yo quien decide y nadie lo hará por mí.

Para terminar me gustaría dejaros una pieza musical como de costumbre, y he pensado en una de las canciones de Los Miserables, un musical que me enamoró hace cinco años cuando lo vi en Londres. Do you hear the people sing?, singing the songs of angry men, algo así como "¿Escucháis a la gente cantar?, cantando la canción de los hombres enfadados", sigue más adelante diciendo únete a nuestra cruzada, y alcanzarás el derecho a ser libre, esta es la canción de la gente que no volverá a ser esclava, no sé, pero yo creo que es un buen himno para empezar el año, ¿no os parece?

jueves, 27 de diciembre de 2012

Audrey, mi gran inspiración


Llevo unos días ausente  del blog y de las  redes sociales en las que participo, entre el estudio, que ya me tiene más que liada, y estos días de fiesta no he tenido demasiado tiempo para prestarles la debida atención. Además, me parece que me pasé un poco con las comilonas de Navidad y Nochebuena y llevo un par de días con un empacho del quince, que tuvo la mala idea de presentarse ayer por la tarde mientras disfrutaba de El Hobbit con mi hermana y mi cuñado. No es nada grave, la verdad es que me parece a mí que con hacer un poco de dieta, dormir algo más, y tomarme la vida con más calma será suficiente para recuperar fuerzas.

El caso es que mi amiga Mary Mar de Confesiones de una Community Manager me ha echado de menos, siempre le pongo algo en su página, y estos días como ya he dicho he estado un poco ausente. Así que me ha escrito un email y me ha hecho una proposición, que escriba algo al estilo de Autrey Hepburn, y una frase muy famosa que dijo en una ocasión: “Nací con una enorme necesidad de afecto y una terrible necesidad de darlo”


Es tremenda la frase, ¿verdad?, pero si pensamos en su vida no nos extraña nada, Autrey Hepburn (por cierto mi actriz favorita), nació en Bélgica, de padre inglés y madre holandesa. Cuando Autrey era una niña, sus padres se separaron, y éste, que simpatizaba en exceso con los nazis, abandonó a su familia. Más tarde en su juventud vivió la segunda guerra mundial, participando activamente con la resistencia, durante esa época sufrió graves problemas de desnutrición, que fueron la fuente de los problemas digestivos que arrastró durante toda su vida y de esa delgadez que la caracterizaba.
Estaba arrebatadora en Desayuno con diamantes,luciendo como nadie ese maravilloso
vestido que diseñó para ella su gran amigo Givenchy
Después todos sabemos lo que pasó, Autrey fue a Hollywood, y comenzó una carrera de éxito, con títulos tan inolvidables como Sabrina, Vacaciones en Roma, Guerra y Paz, Charada, en fin, me podría pasar todo el día hablando de sus películas.
El caso, es que lo que mucha gente no sabe, es que Autrey sentía un enorme vació en su interior que nada ni nadie podía cubrir, además anhelaba ser madre con todas sus fuerzas, así que cada vez que sufría un aborto, y sufrió unos cuantos, ese vacío se acrecentaba. Afortunadamente consiguió ser madre después de muchos intentos, colmando por fin ese deseo durante tanto tiempo albergado.

Sin embargo, ella seguía sintiendo un gran vacío en su interior y por eso se hizo embajadora de UNICEF, y allí nos dejó otra de esas frases demoledoras: “Nunca me recuperaré de lo que vi en Somalia”. Supongo que hoy casi 20 años más tarde la frase sería algo así como: “Nunca me recuperaré de lo que vi en El Cuerno de África”, y tampoco nos olvidemos de Siria, seguramente también habría marcado a la dulce Autrey de por vida.

En fin, podría contaros muchas más cosas de esta mujer, que es una de esas grandes personas que me han inspirado a lo largo de mi vida, es un espejo en el que me he reflejado a lo largo de los años, a veces sin darme cuenta de ello. A mí también me gustaría ser embajadora de UNICEF, y poder llevar esperanza a tantas personas necesitadas, pero me temo que no soy tan valiente como ella y no sé si tendría fuerzas para acudir en persona a los campos de refugiados donde tantos niños sufren.
Al igual que ella soy una persona fuerte, pero a la vez frágil y vulnerable, es muy fácil herirme, y a menudo los berrinches tardan en pasarme, pero luego abro los ojos y me doy cuenta que hay gente que simplemente no merece la pena, así que me doy la vuelta y sigo mi camino.
Otras veces me siento encerrada en una cárcel de cristal, no tiene barrotes y sin embargo no puedo salir de ella, aunque desde que estoy estudiando en la UNED eso ha cambiado, la barrera parece haberse debilitado.
Y sí, creo que yo también nací con una enorme  necesidad de afecto, y la terrible necesidad de darlo, pero, ¿quién no?
Vivimos tiempos en los que las tecnologías lo llenan todo, ya nadie se habla, todo se hace a través de WhatsApp, o de correos electrónicos, a menudo vamos con prisa y no miramos a la cara a las personas con las que nos cruzamos. Como bien decía hace poco otra compañera de las Redes Sociales, Laura Ferrera: “Crece lo virtual, pero disminuyen los abrazos”. La verdad es que Laura tiene razón, nos estamos deshumanizando un poco, dejando atrás las conversaciones con los amigos después de una cena, o los paseos por la playa al atardecer, dejamos de compartir momentos mágicos porque estamos más pendiente de lo que se cuece en twitter que de lo que le pase a la persona que tenemos al lado.

Ahora lo tenemos todo, o al menos eso creemos, pero, ¿estáis seguros que no echáis algo de menos?, yo al menos a veces tengo la sensación de que se me está escapando algo sin que lo pueda evitar, pero quizá no sea más que una sensación, o el dolor de estómago que me altera las neuronas.

Y como no podía ser de otra manera el momento musical tiene que estar protagonizado por la propia Audrey, cantando con su guitarra mientras George Peppard escucha embelesado desde su ventana, maravillosa escena, ¿verdad?

domingo, 23 de diciembre de 2012

Persiguiendo mis sueños


Hace unos días mi amiga Emma, me descubrió el blog de Fátima Abril, un sitio  lleno de optimismo y motivación, que nos ayuda a descubrir lo mejor de nosotros mismos, y nos invita entre otras cosas a dejar atrás nuestros miedos y actuar. Debo decir que me tiene completamente enganchada, Fátima es una gran profesional y mejor comunicadora, así que no puedo evitar sentirme identificada con sus palabras, e intento aplicar en mi día a día todos sus consejos.

Así uno de sus últimos artículos nos hablaba de los sueños, y en contra de lo que algunos podáis imaginar nos anima a hacerlos realidad, porque si no hacemos caso de nuestros sueños y los arrinconamos en lo más profundo de nuestra mente, estaremos dejando de hacer lo que realmente queremos. Así es muy habitual encontrar personas descontentas con sus vidas, que se sienten infelices en insatisfechas, pero que aparte de quejarse no hacen nada más al respecto. A veces es más fácil quedarnos con nuestra cómoda, aunque a veces insulsa existencia, que salir afuera a pelear por nuestros sueños, que como bien dice Fátima, a menudo son considerados como algo romántico y lejano casi imposible de alcanzar.

Entonces me he parado a pensar en mi misma y en mi propia vida, si hay algo de lo que peco mucho precisamente es de eso, de ser una soñadora empedernida, algo que me ha valido no pocas críticas de quienes me rodeaban. A menudo he oído comentarios negativos, “no hagas eso”, “nunca lo vas a lograr”, “¿por qué te empeñas en eso?, en muchas ocasiones he dejado que esos comentarios socavaran mi autoestima y al final acabé por rendirme.

Sin embargo dice Fátima que no debemos hacer caso de los ejemplos de los demás, a menudo estos comentarios son realizados por personas que no se han atrevido a perseguir sus sueños. Son personas que han preferido vivir una vida cómoda, pero sin alicientes, por lo que no ven con buenos ojos que otras personas si se esfuercen por realizar sus sueños, han perdido la fe, así que se dejan llevar por el pesimismo y no pueden evitar contagiarlo a los demás.

Durante muchos años así ha sido la historia de mi vida, a menudo he intentado hacer algo útil con mi vida, y enseguida he recibido una lluvia de críticas, lo que me ha desmoralizado y desmotivado en no pocas ocasiones. Me han puesto toda clase de etiquetas, y a menudo he tenido que aguantar que algunas personas me hicieran de menos, pero todo eso ha cambiado últimamente de manera radical.
Ya no dejo que esas personas me influyan, he decidido perseguir mi sueño, que no es otro que ser la persona que realmente quiero ser, y estoy volcando todo mi tiempo y energía en mi  nueva aventura unediana para lograr así el primero de mis objetivos: Tener un título universitario.

Por supuesto como no podía ser de otra manera he vuelto a encontrar todo tipo de comentarios en contra, “estudiar es para los jóvenes”,”ya no tienes edad para eso”, en fin, tampoco me quiero alargar demasiado con esto. No he encontrado demasiado apoyo entre quienes me rodean, pero una cosa tengo clara, es mi decisión, y no les queda más remedio que respetarla, porque no voy a dejar la carrera, por muchos comentarios negativos que escuche. Es mi vida, es mi sueño, y soy yo quien debe decidir como vivirla, y lo que debo hacer en cada momento. A lo largo de mi vida me he encontrado muchas veces sola a la hora de tomar decisiones trascendentales, unas veces he salido bien parada de ellas y otras he salido escaldada, pero lo que me ha quedado claro en ambos casos, es que yo solita me basto y me sobro. Así que ya pueden decir misa en arameo si quieren, que yo no me pienso parar, es mi sueño, y no voy a parar hasta lograrlo.

Muchas gracias Fátima por tus sabias palabras, como ves me sirven de gran ayuda e inspiración, y muchas gracias también a Emma por descubrirme tu blog, ¡que gran recomendación!

Os dejo un enlace del artículo de Fátima, no tiene desperdicio, así que no os lo perdáis.

Y para terminar quiero compartir con vosotros una pieza musical preciosa, Fields of gold, de Sting, interpretada por Eva Cassidy, una cantante americana fallecida hace ya unos cuantos años, que desde que la descubrí no deja de emocionarme, espero que os guste.


sábado, 22 de diciembre de 2012

El derecho a la educación de las niñas


Llevo unos días pensando en escribir sobre las niñas de algunos países como India, Pakistán, Afganistán, etc. Esas niñas que a menudo son obligadas a casarse con tan solo unos pocos años, antes de que hayan empezado a vivir les arrebatan la inocencia y el derecho a ser eso: niñas. Pero no es eso lo único que les arrebatan, también les arrebatan el derecho a tener una educación, que les permita tener una vida digna y un futuro mejor en un mundo dominado por hombres y por unas costumbres bárbaras, que deben cambiar.

El derecho a la educación debería ser algo universal, todos niños y niñas tienen derecho a ir la escuela, porque sin educación no hay esperanza, no hay nada diría yo. Pero desgraciadamente en muchos países las niñas no tienen derecho a recibir una educación, no se les permite ir a las escuelas, privándolas así del derecho a tener una vida mejor, y eso no es justo, es algo que debemos cambiar entre todos.

Las cifras son escalofriantes, 39 millones de niñas entre los once y los quince años no van a la escuela, muchas abandonan la escuela al llegar a la pubertad porque sus familias no creen en las ventajas que tendrá para ellas recibir una educación. Se ven obligadas a colaborar en las tareas domésticas, o simplemente la escuela queda demasiado lejos de su casa, otras quedan embarazadas. Las razones son muchas y variadas, pero al final el resultado es el mismo, abandonan la escuela y así pierden toda esperanza de tener una vida mejor.

Como dice Ayesha, una joven de catorce años de Sudán del Sur, “La educación de las niñas no era una prioridad para muchos. La mayoría de las familias casaban a sus hijas jóvenes para escapar de los altos niveles de pobreza. El agua, la salud y la comida eran las necesidades más apremiantes de las comunidades”.Desgraciadamente esto es así, las niñas sufren una doble discriminación por ser pobres, y luego por ser mujeres, algo en lo que muchas ONGs están trabajando, si bien deberían ser los gobiernos quienes tomasen cartas en el asunto para terminar con esta situación.

La ONG Plan, que lleva muchos años trabajando por los niños desfavorecidos del planeta, nos ofrece un completo informe que podéis descargaros, en él nos hablan de todo lo que acontece en las vidas de las niñas en estos países, como Senegal, El Salvador, Pakistán, Ecuador, en fin, la lista es muy larga.
Pero también nos ofrecen datos para la esperanza, las niñas que acuden la escuela mejoran considerablemente su vida, ya que toman el control de ésta, y así deciden sobre su vida y sexualidad. Así una niña que consigue finalizar sus estudios primarios, es muy probable que contraiga matrimonio más tarde y tenga su primer hijo ya pasada la adolescencia.  Por eso es tan importante que puedan recibir una educación, para que puedan tener una vida digna.

El trabajo de las ONGs, como Plan, y muchas otras de las que ya os hablado es fundamental, pero necesitan nuestro apoyo, ya que desgraciadamente debido a la crisis actual las subvenciones se han recortado drásticamente. Por eso es tan importante contribuir en la medida de nuestras posibilidades, sé que las cosas están muy  mal, y que mucha gente posiblemente no pueda contribuir, pero los que podáis no lo penséis, estaréis contribuyendo a la mejora de la calidad de vida de una de estas niñas, y eso no tiene precio.

Os los enlaces de la página de Plan, tanto de su página de Facebook, como de su página web y blog “Yo solo no puedo”, ellos solos no pueden, pero con nuestra ayuda sí, no les abandonemos.


Además os dejo con un vídeo de la campaña "Por ser niña", en el que una de estas niñas nos explica su historia, no os lo perdáis.



martes, 18 de diciembre de 2012

Por qué me gusta Asturias


Ayer mientras estudiaba, de vez en cuando echaba un ojo a mi Facebook, a ver que se cocía por la red social más dicharachera, entonces descubrí una entrada de un blog de viajes que hablaba de Asturias, y claro no pude evitar entrar a ver de qué se trataba.
Por qué a todo el mundo le gusta Asturias, se preguntaba el autor, por la amabilidad de sus gentes, por la gastronomía, por el mar, por tantas cosas decía, el caso es que según nos contaba a nadie le disgusta nuestra tierrina. Es más todo el mundo anhela venir de vez en cuando a pasearse por nuestros verdes prados, aunque quizá lo que más convenza al visitante sea la sidrina, que está riquísima, pero no os llevéis a engaño, que pega de verdad, es decir que se sube muy rápido y lo digo con conocimiento de causa ;-).

El caso es que empecé a pensar, ¿por qué me gusta Asturias?, la respuesta parece muy sencilla, ¿verdad?, porque he nacido aquí, pero luego me di cuenta de que me gusta por muchas más razones. Por que es la tierra de mis antepasados, de mis abuelos, de mis bisabuelos, pero también porque es la tierra de Pelayo, azote de los moros, o al menos eso cuenta la leyenda. También es la tierra de los reyes Astures, que nos dejaron el mejor legado, el Prerrománico Asturiano, me encanta observar el Naranco, o San Julián de los Prados, San Miguel de Lillo, en fin, todas esas joyas que tenemos en Asturias. Gijón, no es solo mi Gijón del alma, también es la ciudad que vio nacer a Jovellanos, ilustrado de pro del que todos los asturianos sin excepción nos sentimos orgullosos. También es la tierra de grandes pintores como Evaristo Valle o Nicanor Piñole, que nos legaron grandes obras maestras que podemos admirar en sus respectivos museos en Gijón y en el Bellas Artes de Oviedo, os aseguro que merece la pena. También es la cuna de otro gran pintor Carreño Miranda, todavía recuerdo la cara de sorpresa que nos quedó a mi hermana Caro y a mí cuando vimos uno de sus cuadros expuesto en el Louvre, ¡por qué no nos contarán esas cosas en la escuela!, pensamos las dos. También es cuna de grandes escritores, como Clarín, que nos legó la regenta, o Armando Palacio Valdés, hoy podemos disfrutar de Ángeles Caso, una de mis escritoras favoritas, y quien no se ha estremecido leyendo los poemas de Ángel González.
Tenemos mucho de lo que presumir en nuestro pequeño principado, mucho más que sidra y fabas, la cultura también tiene un lugar destacado, como así lo atestiguan los diferentes museos que pueblan nuestra tierra, como el de la Minería, el del Jurásico, los distintos museos etnográficos,…

Pero claro si por algo me gusta mi tierra es porque he nacido aquí, es la tierra en la que mi abuelo Agustín salía  a la mar, de joven, antes de que llegara la Ensidesa. También es la tierra en la que mi bisabuela Consuelo iba a coser, para después casarse con mi bisabuelo Manuel y ayudarle en su taller de costura, con la siempre agradable compañía de su hermana Tata, la más guapa de todo Candás (eso dice mi abuela). En el mismo Candás mi otra bisabuela, Agustina, se mataba a trabajar en las fábricas de pesco, igual que lo hacía su hija Josefa, que todavía la tenemos por ahí, lástima que su memoria ya no sea la misma. Ya nos dejó Joaco, el hermano de mi abuelo Agustín, pescador incansable, que vivió más de una aventura en su lanchina de remos. También han caminado por estas tierras mis abuelos Anita y Valeriano, que vinieron a Gijón desde Porcía casi con una mano delante y otra detrás, pero salieron adelante, y aunque ya no estén entre nosotros han dejado un gran legado, que somos los doce nietos y los bisnietos, además de sus cuatro hijos.
Últimamente me pasa algo curioso, estoy agobiada, cansada, a veces desanimada, y de repente me viene un olor que asoció con mi abuela, y entonces ella me viene a la mente, es casi como si estuviera aquí a mi lado, dándome ánimo. Me siento sola, y zas,  ya está de vuelta esa sensación, y eso hace que me sienta mucho mejor. Han pasado ya tres años y medio, desde que se fue, pero su recuerdo sigue vivo entre todos nosotros, así que supongo que mientras nos acordemos de ellos, no morirán, y somos muchos para recordarles.
Por todas esas razones me gusta Asturias, son buenas razones, ¿verdad?

Os dejo el enlace del blog de este chico tan simpático al que los asturianos hemos conquistado de corazón, a ver que os parece. Por qué todo el mundo quiere a Asturias

Y como no os puedo dejar sin pieza musical os dejo con una obra maestra de uno de nuestros grandes compositores Asturias de Albéniz, ¡mejor imposible!, ¿verdad?



sábado, 15 de diciembre de 2012

¿Cuántos días cumples?




Todos los que leéis mi blog, sabéis que me gusta hablar de vez en cuando de los que no tienen de voz, ya sean las mujeres de Afganistán, o los niños de Guatemala, todos ellos tienen de vez en cuando un espacio en mi pequeño sitio. En esta ocasión, me gustaría hablaros de una campaña que tiene en marcha UNICEF, y a la que me gustaría aportar mi pequeño granito de arena.

Los niños de África no cumplen años, cumplen días, por eso está campaña se llama Cumpledías, para ellos llegar a mañana a veces es una odisea casi imposible de  lograr. El hambre es un fantasma que acaba con muchos de estos niños, les arrebata la vida antes de que hayan empezado a vivir, y sus padres se ven incapaces de darles siquiera lo más elemental, es algo de lo que oímos hablar en los telediarios, en los periódicos, parece algo muy lejano, pero es algo que está ahí. Las cifras son realmente alarmantes, 6400 niños mueren todos los días a causa de la desnutrición infantil, una tragedia a la que se debe poner remedio, algo en lo que trabajan ONGs como UNICEF, que desde hace años llevan esperanza a los niños que más lo necesitan. Con muy poco se pueden hacer grandes cosas, con el coste de un simple sms al 28028 se cubre el tratamiento contra la desnutrición de un niño, imaginad la cantidad de días de tratamiento que se podrían pagar si ahora todos mandamos uno, yo lo pienso hacer enseguida.

En la página web de UNICEF, podéis ver las historias de muchos niños a los que la ONG ha ayudado, como Habibi, que llegó en un estado lamentable a un campamento de refugiados en Mauritania, y hoy  tras unos meses de tratamiento parece otro. Pero son muchos más, nos miran desde la pantalla del ordenador y con la mejor de sus sonrisas nos dicen los días que han cumplido, y yo no puedo evitar estremecerme y pensar en lo injusta que es la vida a veces. Para ellos, como bien me decía un día mi amiga Nagore, que ha estado en varias ocasiones en África, cada día puede ser el último, así que viven siempre sonriendo a la vida, aunque la vida se haya empeñado en ponérselo muy difícil. Ellos no necesitan smartphones, ni consolas de última generación, tampoco se desesperan por no tener el juguete de moda, se conforman con llegar a mañana, que no es poco.Pero no debería ser así, deberían correr despreocupados, jugar e ir al colegio como los demás niños de su edad, y por supuesto no deberían vivir con la amenaza del hambre, y la pobreza, ¿no os parece?

Como se puede leer en la página web, las historias que no se cuentan caen en el olvido, así que yo lo cuento aquí alto y claro, para que no caiga en el olvido, y todos entendamos que aunque esté muy lejos podemos hacer mucho por ellos, no les dejemos solos.

Yo ya he calculado los días que cumplo, son 11413, ¿cuántos días cumplís vosotros?, ojalá que esos niños algún día lleguen a cumplir tantos días como nosotros, se lo merecen, ¿verdad?.
Os invito a visitar su página web, y os dejo con una infografía de la desnutrición infantil y sus escalofriantes cifras.

http://retounicef.cumpledias.com/

En esta infografía nos explican con más detalle que es la desnutrición  y sus escalofriantes cifras

jueves, 13 de diciembre de 2012

Ya estamos otra vez con la edad


De nuevo en el grupo Parejas orientadoras para la búsqueda de empleo, ha surgido el tema de la discriminación por edad, y por supuesto todos hemos saltado enseguida a comentar algo. Pero esta vez mira por donde tenemos una actitud diferente, alguien no solo no se ha sentido discriminado por este motivo, sino que ha conseguido encontrar trabajo sin problemas pasados los 40.

Nuestro compañero Alfonso perdió su trabajo con cuarenta y algunos, no vamos a decir cuantos, y a pesar de todos los augurios y de los tiempos que corren, consiguió encontrar otro trabajo enseguida. Además hace poco tiempo que ha cambiado a otro trabajo aun mejor, él lo achaca a la suerte, yo creo que ha sido fruto de su esfuerzo y su tenacidad, ni más ni menos.

Seguramente Alfonso es un gran trabajador que se deja la piel en su puesto de trabajo, a lo largo de los años habrá dejado una gran huella entre sus compañeros y jefes, tiene una gran experiencia que aportar a cualquier empresa, y seguramente será el primero en llegar y el último en marcharse. Igual que todos nosotros, que  llevamos años y años en el mercado laboral, no sé vosotros, pero yo no puedo me marchar si no he terminado antes lo que estaba haciendo, y por supuesto no dejo para los demás lo que me toca hacer a mí. Y sin duda, eso es lo que habrán apreciado quienes le han contratado pasados ya los cuarenta, como tiene que ser.

Hace pocos meses, me decía una chica que ha trabajado muchos años asesorando empresas en Asturias, que la edad es un problema a la hora de buscar trabajo en este país. Ella me comentaba que cuando venía alguien solicitando currículums para un puesto de dependienta, les decían eso de “menor de 25”, y cuando alguien les preguntaba por qué, respondían “porque está estipulado así”. Pues bien, señores, no está estipulado en ningún sitio que las dependientas tengan que ser menores de 25, y seguramente las chicas menores de esa edad no tendrán la experiencia que le sobra a las de cuarenta y algo.

Tener 38 años, es lo que me hace más sensata y responsable, además ahora sé lo que quiero, por lo que posiblemente aportaré a un puesto de trabajo estabilidad y serenidad. Además volcaré todas mis energías en mi puesto de trabajo, por lo que pueden estar seguros que no dejaré nada para mañana. Cuando he trabajado en una empresa siempre me he sentido identificada con esta, sus problemas eran mis problemas, así que intentaba aportar soluciones, y no dejar a nadie colgado. Siempre me he caracterizado por tener un gran sentido de la responsabilidad, y desde luego, salir de marcha e ir a trabajar de resaca nunca ha entrado en mis planes (tengo que reconocer que no he tenido una resaca en mi vida, así que eso es fácil).

Además, un artículo compartido por nuestra amiga Emma, nos explica que este tipo de discriminación es algo que nuestras leyes penalizan, así que sepan ustedes que cuando anuncian un puesto de trabajo en el que ya de mano solicitan una persona menor de tantos años, se exponen a ser multados. Por si les quedan dudas les paso el enlace de dicho artículo, para que se vayan poniendo al día. Ofertas de empleo discriminatorias por razón de edad.

La edad no es más que un número en el carnét de identidad, pero por encima de todo somos personas, siempre me han dicho que no aparento mi edad, pero yo no la escondo, es más lo digo a los cuatro vientos, tengo 38 años, y bien orgullosa que estoy de tenerlos. He vivido mucho, algunas cosas han sido buenas y otras no tanto, pero todas esas cosas son las que me han convertido en la mujer que soy hoy, de la que estoy más que orgullosa. Por fin sé lo quiero y estoy dirigiendo mis pasos en ese sentido, algo que con 20 años no tenía nada claro, por lo que equivoqué mis pasos muchas veces, tropecé muchas veces, pero aunque me caí otras tantas siempre me volví a levantar, y lo haré todas las veces que haga falta.

Y para terminar me gustaría ofreceros otro vídeo musical, y como no me canso de decirlo en el mundo del Bel Canto, la voz está en su mejor momento a partir de los cuarenta años, antes ni siquiera está formada, por eso mujeres como Renée Fleming están en la cincuentena en su mejor momento. A ver quien le dice a esta gran mujer que ya es mayor, nadie, porque tiene una voz y una sensibilidad que no tiene una chica de 20.


martes, 11 de diciembre de 2012

¿Qué habrá sido de ella?


Hoy me gustaría contaros una historia que sucedió hace ya unos años, en mis tiempos londinenses, algo de lo que no me he podido olvidar, a pesar del tiempo transcurrido.

Cuando llegué a Londres, allá por el año 2002, trabajé en muchos sitios, sobre todo al principio cuando recalas en una ciudad tan grande, en otro país, es habitual moverte de un trabajo a otro con bastante asiduidad. Llevaba unos seis meses en Londres cuando empecé a trabajar en Ponti´s, una cadena de restaurantes italianos bastante conocidos allí.

Llevaría dos semanas trabajando allí, cuando uno de los managers me presentó a una chica de Bilbao, no quiero revelar su nombre, que ya llevaba un año trabajando con ellos, y era muy querida por todos sus compañeros. Esta chica era muy parlanchina, hablaba por los codos y a toda velocidad, y yo que no me callo ni debajo del agua me hice su amiga enseguida. Siempre se estaba riendo, así que cuando yo tenía un mal día, que no era nada raro en aquel lugar, se trabajaba muy duro y bajo mucha presión, siempre encontraba su semblante amable apoyándome, y se me olvidaban todas las penas. No fue la única, debo reconocer que siempre recordaré a la buena de Sofía, a Ana, siempre tan educada, a Sergio, que me hacía reír a carcajadas, en fin, a tantas buenas personas que conocí, pero la chica de Bilbao, quizá porque éramos del mismo país, se convirtió en una de mis mejores amigas.

Pasó el tiempo y yo empecé a trabajar en otro sitio, un lugar donde me pagaban bien y donde conocí a más gente maravillosa, pero yo seguí en contacto con la chica de Bilbao, en ese momento ya nos habíamos hecho inseparables. Ella ya se había casado, con su novio, un chico al que conocí al poco tiempo, y que en apariencia era un chaval muy normal, enamorado de su chica, tan solo tenía un “pequeño defecto”,  era muy celoso.
En aquel momento éramos más que amigas, casi familia, contábamos la una con la otra para todo, si a ella le pasaba algo yo debía avisar a su familia de inmediato y ella la mía si me era a mí a quien le ocurría algo. Un día quedamos para tomar un café y me dijo eufórica que había conseguido un trabajo en otro sitio, cuando me dijo el nombre de la compañía me eché a reír, resulta que estábamos trabajando para la misma empresa en diferentes lugares, ¡que sorpresa!

Un día de repente todo cambió, mi buena amiga de la  noche a la mañana dejó de llamarme, si yo le mandaba algún mensaje no me contestaba, y si llamaba no me cogía el teléfono. No entendía lo que pasaba, un día me encontré con ella por la calle, y le pregunté si estaba bien, por qué no hablaba conmigo, en ese momento llegó el autobús y se subió a él a toda prisa sin darme ninguna respuesta. Nunca supe que fue lo que propició ese cambio de actitud, pero de algo estoy segura, su marido tuvo mucho que ver en ese cambio. A él no le interesaba que tuviese amigos, así que hizo todo lo que pudo para aislar a esta chica de las personas que nos preocupábamos por ella.
Un tiempo después yo volví a España, y no supe más de ella, hasta que hace unos tres años, alguien me contó que se había separado, algo que me llenó de alivio, tal vez ahora sí que encontrase su propia voz.

Os he contado esta historia para que entendáis que una persona que no os deja salir con vuestros amigos de siempre, que le molesta si salís a tomar un café con amigos, y no os deja vestiros como os gusta,  no os quiere. Si intenta imponer sus puntos de vista sobre los vuestros, si veis que poco a poco esa persona se está haciendo dueño de vuestras vidas hasta el punto de que no os deja respirar, salid corriendo, puede ser el principio de algo muy  malo. Muchos maltratadores empiezan así, primero aíslan, luego minan la moral de su víctima, y cuando ésta ya no sabe ni quien es, entonces golpean.

Me he pasado muchas noches preguntándome qué habrá sido de ella, a menudo me he preguntado si haría lo suficiente, y una parte de mí siempre se sentirá un poco culpable por no haber insistido más, después de todo era mi amiga y yo siento que le fallé un poquito. Tal vez si yo hubiera estado más alerta habría visto los signos, y le habría evitado algún que otro sufrimiento. Nunca sabré lo que pasaba por su cabeza, y tan solo espero que la cosa no pasara de unos celos malsanos, pero siempre me quedará la duda.

A veces cuando me preguntan por que motivo no me he casado, ni tengo pareja, siempre respondo lo mismo, mejor sola que mal acompañada, porque eso es  lo que le pasaba a mi amiga, que no sabía estar sola, y se quedó con el primero que llegó a su vida. Ella se merecía alguien mucho mejor, que la respetase y la aceptase tal y como era, igual que vosotras que estáis ahí, o vosotros, por qué no, también hay hombres que sufren a causa de sus parejas, así que ya lo sabéis, huid de estas personas que solo se quieren a si mismas, y así seréis más felices.

Y para terminar os dejo con una de esas actuaciones que me ponen la piel de gallina, Anna Netrebko acompañada del gran Daniel Barenboin, cantando a Tchaikovski y a Korsakov, una delicia, un disco que he pedido a los reyes magos, a ver si me lo traen, que yo he sido buena, por lo menos lo he intentado. Disfrutadlo.


domingo, 9 de diciembre de 2012

No miréis para otro lado, os necesitan


Ayer estuve viendo Katmandú, una estupenda película de Icíar Bollaín, que relata la historia de Laia, una profesora catalana, que creó una escuela para los niños de las castas más pobres de Nepal. Su insistencia por llevar la educación a los más desfavorecidos, su lucha para lograr que todos ellos tengan una vida mejor, realmente me conmovió, así que os invito a que la veáis, porque realmente merece la pena.
Sin embargo, no hace falta ir tan lejos para encontrar a nuestro alrededor gente a la que podemos ayudar, desgraciadamente las cosas han cambiado mucho para mal en nuestro país y hay  mucha gente pasándolo mal, y lo que es peor, muchos niños que están en situación casi de desamparo.

Ayer en un reportaje en Informe Semanal, decían que en algunos comedores sociales han tenido que adecuar sus instalaciones para atender a los más pequeños, es decir, han tenido que comprar tronas, papillas, leche infantil, algo que antes jamás había sucedido. Yo me pregunto que será de estos niños en el futuro, ¿cómo podrán sus padres educarles?, si no tienen para comer difícilmente podrán comprarles material escolar, por no hablar de tantas otras cosas que necesitan los niños para su desarrollo personal. Quiero pensar que de aquí a unos años las cosas cambiarán, que sus padres pronto encontrarán un trabajo y podrán recibir una educación esmerada y de calidad. Pero mientras tanto, ¿qué les damos?, pues al menos yo lo tengo claro, la escuela pública debería ser la solución, y las becas, esas que  nos están recortando injustamente, y siempre estarán las bibliotecas, lugares llenos de conocimiento gratuitos y accesibles para todo el mundo.

Hay mucho que podemos hacer los demás, podemos donar los  libros que ya no necesitamos, a menudo me lamento por no poder donar los míos, que aún conservo con mimo, pero es que son tan viejos que me temo que no los quieren en ningún sitio. Y siempre podremos colaborar con aquellas ONGs que intentan ayudar a que estos niños tengan una vida mejor, por desgracia ahora mismo tienen mucho trabajo.

A menudo en estos días me he topado con gente triste, sin esperanza, que dicen eso de “bastante tengo con lo mío”, es muy fácil lamentarse de las desgracias propias, y sin embargo a nuestro alrededor hay gente que  lo está pasando mucho peor. Yo no puedo mirar para otro lado y seguir mi camino, yo tengo que hacer algo, aunque sea poco, mi pequeño granito de arena, si todos aportamos el nuestro en poco tiempo se convertirá en una  montaña. Después poco a poco iremos creando una cordillera, y de esta manera la esperanza irá llegando a todas partes, pero no hay que abandonar a su suerte a quienes más lo necesitan.

Ahora mismo hay muchas campañas abiertas, está La gran recogida de alimentos, de la que ya os he hablado, también están las campañas de Cáritas y Cruz roja. En Gijón ahora mismo está en marcha una campaña para recoger alimentos en el la recepción del Centro Talasoponiente, Cáritas después se encargará de repartirlos entre los más necesitados, estarán hasta el día 20, así que aun estamos a tiempo. Me han contado que poca gente dona comida para bebés, es decir leche infantil, papillas de cereales, que sin embargo son muy necesarios, así que ya lo sabéis, pensad también en los más pequeños, se lo merecen, ¿verdad? Luego están los bancos de alimentos de toda España, que os recibirán de buen grado, toda ayuda es poca, y por qué no, también nos podemos hacer voluntarios, yo me lo estoy planteando, que mejor donación que mi tiempo, así les estaré dando lo mejor de mí.

Ojalá la Navidad que pronto llegará traiga además de paz y armonía, un puesto de trabajo para tantos padres que desean un futuro mejor para sus hijos.

Y como no puedo dejaros sin vuestra pieza musical, esta vez he pensado en algo que nos haga pensar a todos, y me he acordado de una vieja canción de Phill Collins, "Another day in paradise", que habla precisamente de los más desfavorecidos y de lo fácil que es apartar la mirada del sufrimiento ajeno.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Para mi amiga Paloma, a ver si mi experiencia te sirve de inspiración


Ayer Paloma, una compañera del grupo “Herramientas en la búsqueda activa de empleo”, me pedía un consejín para estudiar en la UNED, según me contaba ella, matriculada en Turismo, cuanto más tiempo tiene para estudiar menos estudia. Así que he decidido dedicarle esta entrada para explicarle donde encuentro  mi motivación, así que ya sabes Paloma, esta publicación es para ti.

Cuando estamos en el paro pasamos por momentos muy duros, te sientes menos que los demás, a veces caemos en una tristeza sin fondo, que a menudo nos arrastra a las más oscuras tinieblas. Eso fue lo que me pasó a mí hace un par de años, caí en una de esas tristezas de la que me costó mucho salir, si lo hice en parte fue por el apoyo de mis hermanas, y de la gente de mi coro que son como otra familia para mí.

Después ocurrió otra cosa, en mayo del 2011 empecé un Curso en Dicampus, los nombro porque se han portado muy bien, de Programación orientada a objetos, un curso muy duro, a veces me daban ganas de tirar la toalla y dejarlo, estaba claro que no era lo mío. Pero allí conocí a Alexis, a María y a Eduardo, (el profesor), entre otras personas maravillosas. María una chica estupenda enseguida me empezó a halagar, que si yo valía mucho, que me admiraba mucho, mira que esto es difícil para ti y no tiras la toalla. Además Alexis se preocupa por explicarme todo lo que no entendía, y Eduardo, que es un pedazo de pan, siempre estaba dispuesto a echar un cable, además de acompañarme en el autobús alguna que otra vez.
En fin, con las alabanzas de María y el cariño del resto de mis compañeros empecé a valorarme más y a ver lo bueno que había en mí. Pero si en algo se fijaban mis compañeros era en el libro que siempre llevaba conmigo a todas partes, unas veces en español, otras en inglés, en un curso de dos meses me dio tiempo a leer tres libros en el autobús. Entonces Alicia, otra de las compañeras, apasionada de los libros igual que yo, me hizo ver sin ella saberlo, que lo mío eran los libros y la comunicación.
Por si fuera poco por aquella época redescubrí me afición por la escritura, un viejo amor del que me había olvidado, así que comencé de nuevo a hacerlo. Empecé escribiendo la historia de mi bisabuela Consuelo, y resulta que a todo el mundo le gustó, entonces pensé que además de escribir bien, también sabía comunicar, que es muy importante, otra motivación más.

Después vino otro curso y unas prácticas en las que aprendí mucho, y en medio de esas prácticas decidí que quería hacer el grado de Estudios ingleses, lo tuve clarísimo. Corrí a la UNED, pero ya se había pasado el plazo de la matrícula, así que tuve que esperar todo un año para comenzar, pero ese año pasó y aquí estoy.
Ya he dicho alguna que siempre me he arrepentido de haber dejado los estudios, que a menudo me he sentido menos que los demás porque no tenía un título universitario, así que esa es una de mis motivaciones, quiero ese título y nadie me lo va a quitar. Después también está el profundo amor que siento por los libros, las hermanas Bronte, Jane Austin y Dickens son mis héroes, y Londres es mi segunda casa, así que quiero saber más del país que tanto me dio durante mis años allí. Disfruto con lo que estoy haciendo, a veces se hace duro, la PEC de Comentario fue muy dura, me pasé días trabajando en ella, y a veces me daban ganas de no hacerla, pero perseveré y el resultado fue estupendo, un 9,80, así que no veas que subidón. He encontrado algo en lo que sé que soy buena y además me gusta, la tristeza ha dejado paso a la emoción de saber que estoy haciendo algo bien, y eso me está dando alas. Por supuesto sigo buscando trabajo, una media jornada me iría fenomenal para poder seguir estudiando, aunque no descarto ir free lance, pero es que el estudio ahora es mi mayor prioridad.

En cuanto a ti sé que te gustan los idiomas y te interesa aprender sobre gestión empresarial, así que ahí ya tienes tu primera motivación. Luego como te comentaba ayer en el mensaje, tienes que pensar donde te gustaría verte de aquí a unos años, piensa que tu carrera de psicología también te puede ser muy útil a la hora de moverte en cualquier empresa, así que combinar ambas titulaciones puede ser muy beneficioso para ti. Además la UNED te da la oportunidad de demostrarte a ti misma que puedes organizar tu tiempo de estudio, que eres capaz de hacer cosas grandes por ti misma. Dedicar todo tu tiempo y energía al estudio evitará que pienses en otras cosas, y te ayudará sentirte útil y realizada. Es complicado, pero ya verás como poco a poco irás encontrado tu motivación y te pondrás a estudiar con ahínco, bueno, ya te veo con los codos hincados.
Y como ya te he dicho, si necesitas algo ya sabes donde estoy, nos tomamos un café cuando quieras y te animo todo lo que pueda, y si tengo que llamarte para que te pongas a estudiar también, que a veces nos viene bien que nos den un empujón.

Espero que mi experiencia te sirva de motivación, ya sabes, tú vales mucho, igual que yo, así que ánimo y a ello.

Por cierto, que yo también tengo momentos en los que me da pereza ponerme a estudiar, miro mi facebook, twitter, etc, entonces lo que hago para concentrarme es ponerme música clásica, me ayuda a concentrarme, me da igual que sea ópera o música orquestal, el caso es que sea bonito. Así que mira te voy a regalar El Claro de luna de Bethoven que además de ser precioso es toda una inspiración, espero que te guste.


lunes, 3 de diciembre de 2012

Día internacional contra la violencia de género

El  016 es el número de teléfono al que debes llamar
 si te maltratan
No deja rastro en la factura.

El pasado 25 de noviembre, se celebraba el Día Internacional contra la violencia de Género, y con este motivo se celebró un acto en la Plaza Mayor, en el que se recordó a las mujeres víctimas de esta lacra social.

Como ya os podéis imaginar fue un acto muy emotivo, no puede ser de otra manera, sobre todo cuando de repente escuchas “Almudena, trece años”, y no puedes evitar sentir una punzada en el estómago. Pero son tantas las mujeres que han caído víctimas de quienes decían que las amaban, que al final no cabe sino preguntarte que está pasando en esta sociedad para que todos los años tengamos que lamentar tantas muertes.

Nos acostumbramos a ver este tipo de noticias, y pensamos “una más”, o una menos, diría yo, pero parece que lo vemos como algo lejano,  “nunca me ocurrirá a mí”, nos diremos la mayoría, y sin embargo posiblemente ellas también pensaban lo mismo. Por eso es bueno que se realicen este tipo de actos, porque así nos damos cuenta que le puede ocurrir a cualquiera. Allí con mucha valentía leyeron las madres de Adela y Dessiré, asesinadas por sus respectivas parejas hace ya unos años, ellas son el testimonio vivo del dolor que causa esta violencia a las familias. Ellas también pensaron que no les iba a ocurrir, y hoy están cuidando de esos nietos a los que sus hijas ya no verán crecer, algo que jamás pensaron que tendrían que hacer.

Tampoco olvido que un martes de abril de hace dos años, mi barrio se despertó sobresaltado por los disparos que acabaron con la vida de una de sus vecinas, el autor había sido su marido. Dicen que sufrió un ataque de locura, que pasaba por una gran depresión, pero eso es lo que dicen todos, ¿verdad? El caso es que ella perdió la vida, y dejó de ver crecer a sus nietos, y sus hijos, que compartieron patio de juegos conmigo en el colegio, perdieron a su madre a la que ya nunca más verán.

Una mujer cuando sufre malos tratos, pierde su identidad, su autoestima, tiene miedo hasta de su sombra, tiembla en cuanto escucha el menor ruido, y siempre está esperando con angustia el próximo golpe. Así muchas no saben que tienen opciones, que hay un número de teléfono el 016 al que pueden llamar, que además no se refleja en la factura telefónica. Tampoco saben que hay asociaciones de mujeres a las que pueden acudir en busca de ayuda, están solas, y no saben que hacer, les han arrebatado hasta la capacidad de pensar por si mismas. Pero no están solas, hay mucha gente dispuesta a ayudar, que les dará la oportunidad de escapar de una situación que solo provoca sufrimiento y dolor, y que además no va a cambiar, las promesas al final no son más que palabras, y quien maltrata no cambia de la noche a la mañana.

Además están los hijos, víctimas silenciosas de la violencia ejercida contra sus madres, a veces ellos también la sufren, algo que dejará huella en su desarrollo, y ya sabemos que los traumas de la infancia son difíciles de superar. Un niño que ve como su padre maltrata a su madre, es un niño que sufre por todo, que tiene miedo constantemente, a veces se esconden en un rincón y se tapan los oídos esperando a que pase el momento.
¿No os parece algo terrible?, deberían tener una infancia feliz, y su padre debería ser alguien que ofrezca protección y cariño,  en lugar de miedo y angustia.

Por eso debemos seguir luchando por los derechos, no sólo de las mujeres, sino también de los niños, que tienen derecho a crecer en un hogar feliz, en paz y armonía. Espero que el mensaje cale y algún día dejemos de ver este tipo de noticias en los informativos.

Hoy me despido con otra pieza musical bellísima que sirve para recordar a todas las que ya no tiene voz, La Lista de Schindler, que siempre me recuerda que en el mundo  hay gente muy buena, pero desgraciadamente también me recuerda que está lleno de gente capaz de los actos más perversos que uno pueda imaginar.