jueves, 28 de marzo de 2013

En recuerdo de Shanaz Mazli


Hoy echando un vistazo a mi timeline de Facebook, he reparado en una noticia que me ha helado la sangre, una profesora paquistaní ha sido asesinada cuando se dirigía a la escuela de  niñas en la que trabajaba. Una terrible noticia que me ha causado perplejidad, tristeza e indignación a partes iguales.

La ignorancia junto con el fanatismo más radical, dan lugar a noticias tan dramáticas como esta, que al menos a mí no me dejan indiferente, es más, me dejan una terrible sensación de impotencia y desazón que no me permiten mirar para otro lado.
Las niñas deberían tener los mismos derechos en todas partes, y desde luego la profesión de maestra de niñas no debería ser una profesión de alto riesgo, algo que sin embargo es así en muchos lugares. Así las niñas en muchos lugares del mundo son obligadas a casarse con muy pocos años de edad, lo que debería estar penada por ley, sin embargo muchos gobiernos miran para otro lado, sin importarles lo que suceda a estas criaturas.

Las niñas del llamado primer mundo sueñan con tener el smartphone de moda, o con ir a un concierto de Justin Bieber, en cambio para muchas otras niñas su máximo anhelo es poder ir a la escuela, y ser eso niñas. Sin embargo, a veces son obligadas a trabajar en basureros, como  los niños de Guatemala, o son obligadas a casarse con hombres mucho mayores que ellas, que les arrebatan la inocencia. Dejan así de ser niñas demasiado pronto, son obligadas a dejar la escuela, y así se pierde la posibilidad de tener una vida mejor, ¿no es injusto?, yo creo que sí.

Por si esto fuera poco, hay personas, que aferrándose a unas creencias absurdas, y consumidos por el fanatismo más absoluto y exacerbado, les privan de todos sus derechos, como el derecho a la educación o a tener una vida digna. Las encierran en sus casas, obligándolas a llevar un velo tras el que no pueden ser ellas mismas, a menudo sufren palizas injustificadas, y cuando alguien trata de rebelarse es ejecutado. Así le ocurrió a Malala hace unos meses, ella ha tenido más suerte y ha sobrevivido al ataque brutal del que fue víctima. Sin embargo, Shahnaz Nazli no ha tenido tanta suerte y ha perdido la vida por hacer su trabajo, educando a esas niñas para que así puedan tener una  vida mejor.

Son las mujeres como Shanaz o Malala quienes merecen el nobel de la paz, ya que ellas se juegan la vida defendiendo aquello en lo que creen, son más valientes que nadie, ya que aunque tengan miedo, que seguramente lo tienen, no lo demuestran y siguen adelante. Son ellas quienes merecen toda mi admiración y apoyo, no esos ídolos con pies de barro, que construimos para luego dejarlos caer. Sin embargo no reciben homenajes multitudinarios, y quizá muchas personas ni siquiera lleguen a ser conscientes de la tragedia que muchas mujeres y niñas viven en otros lugares del mundo.

Por eso hoy me gustaría dedicarle esta entrada a esa mujer valiente que ha caído ejerciendo una de las profesiones más bonitas del mundo, la de enseñar, para que su nombre no caiga tan fácilmente en el olvido. Hoy en su memoria, me gustaría dejaros con una pieza maravillosa del barroco italiano: el Stabat Mater de Pergolessi, una obra maestra sin duda. Me gustaría que esta noticia no se repitiera nunca más, y que todas las niñas del mundo reciban la educación que merecen para tener así una vida digna.
Descanse en paz Shanaz Mazli, que su causa no caiga en el olvido.


domingo, 24 de marzo de 2013

En el día internacional del agua


Ayer se celebró El Día Internacional del Agua, un recurso natural de vital importancia para la vida en la tierra, sin ella no hay vida, y los seres vivos nos veríamos abocados a la desaparición.

En muchas comunidades, en lugares quizá no tan lejanos como pensamos, sus habitantes no tienen accesos al agua potable, por lo que  las enfermedades como el cólera, o el tifus, son una auténtica epidemia que acaba muchas vidas. En otros lugares las familias se ven obligadas a caminar miles de kilómetros para conseguir ese preciado líquido, sin él que sus hijos no sobrevivirían. Algo que quizá nos resulte incomprensible a los que vivimos en las grandes ciudades, que no tenemos más que abrir el grifo de agua corriente para darnos un baño,  o simplemente saciar nuestra sed.

Sin embargo, es mucho lo que podemos hacer para preservar este bien tan preciado y escaso, porque no nos equivoquemos, el agua no es infinita, y si no cuidamos su conservación con un uso responsable en el futuro también tendremos escasez, igual que esos pueblos que ahora nos parecen tan lejanos. Gestos tan aparentemente inocentes como dejar un grifo abierto mientras hacemos las tareas del hogar, o dejarnos el grifo abierto mientras nos cepillamos los dientes, pueden suponer el principio del fin de nuestras reservas. Y quizá no tarde en llegar el día en que nosotros sepamos de primera mano lo que significa la escasez y tener que caminar a la fuente más cercana, que puede estar más lejos de lo que pensamos por tan preciado líquido. Algo que sin duda nuestras abuelas sabían perfectamente, pues ellas debían acudir con sus cántaros a las fuentes, como la de Santarrúa en Candás, y debían lavar en el lavadero, cargando con la colada en pesados baldes, mientras a menudo llevaban a los niños de la mano o a cuestas. Ellas sabían lo que es la vida dura, y aunque ahora lo damos todo por hecho, no es cierto que las cosas no cuesten nada,  un mal uso en nuestros días puede suponer que mañana no tengamos nada, así que cuando pensadlo la próxima vez que abráis un grifo en vuestra casa.

Debemos preservar nuestros mares y océanos, dónde
vivirán estas criaturas si acabamos con ellos
www.kootation.com


También me gustaría recordaros que los océanos también deben ser conservados, todo lo que tiramos al mar puede suponer la muerte para un indefenso pez, poniendo en peligro así muchas especies animales que viven en el fondo del mar. El plástico envenena a los peces, las famosas tiras de plástico de las latas de refresco ahogan a los delfines, y si sigo la lista es interminable. El fondo del mar, está lleno de seres vivos, nuestros océanos son suyos, su hábitat, y no tenemos ningún derecho a molestarles, si contaminamos de manera constante los mares y océanos estaremos contaminando a estas especies a la desaparición, algo irreparable que no debe llegar a suceder.

Recuerdo una película preciosa que vi hace unos años “Happy Feet”, en ella su pingüino protagonista preguntaba que por qué nos llevamos sus peces, y no paraba de decir que estamos acabando con ellos. Algo que debería hacernos pensar, ¿por qué estamos acabando con la vida de todos los seres vivos?, no nos pertenecen, y esta tierra es tan suya como nuestra, ¿cuándo lo entenderemos?


Hoy no os dejo con un vídeo musical como otras veces, os dejo con un vídeo en el que nos invitan a cuidar y preservar nuestros océanos, conservando así a todas las especies animales que en ellos habitan. Que tengáis un gran domingo




miércoles, 20 de marzo de 2013

A la sonrisa más dulce


En estos días me he sentido un poco tristona, no sé si será la primavera, que dicen que la sangre altera, o que echaba de menos a gente que ya no está, y aunque han pasado muchos años, los recuerdos y la ausencia siguen siendo tan fuertes como al principio. El tiempo se congeló un buen día del mes de febrero en 1992, ocurrió lo mismo un día de junio hace casi cuatro años, y volvía a suceder durante unas navidades, hace ya dos. Es ley de vida y no podemos hacer nada por evitarlo, pero es inevitable echar la vista atrás, y recordar cuando nuestras vidas estaban completas, con esas personas que hoy ya no están, me imagino que os pasa a vosotros también.

Entonces sales a la calle, te fijas en ese hermoso y tímido sol que permanece en el cielo, y piensas en como te gustaría que esas personas estuvieran aquí, ¡ay!, ¡si me viesen ahora!, ¡si supiese las notas que he sacado! Pero claro, no puedes llamar por teléfono para contárselo, así que miras al cielo y piensas que quizá desde algún lugar ese ser querido está sonriendo por todo lo que has logrado, y se siente muy orgulloso de ti, y esto que algunos le parecerá una tontería para otros es un gran consuelo, y no hace daño a nadie.

Así que la vida sigue y tú con ella, dentro de algo más de un mes los treinta y ocho serán treinta y nueve, y  no pasa, nada porque como bien dice mi amiga Silvia, no se nos nota, somos aun muy jóvenes y la vida aun guarda grandes sorpresas de las que sin duda seremos las principales protagonistas.

Y así andaba yo estos días, melancólica, triste, pensando en cosas que  pudieron ser y no fueron, en gente que ya no está, en otros que siguen aquí pero un poco pachuchos. Pero todo pasa y el sol parece que vuelve a brillar, la primavera aunque se hace de rogar asoma ya tímidamente, así que he decidido dejar la melancolía de lado y seguir sonriendo a  la vida. Motivos para seguir  sonriendo tengo, así que fuera tristezas, bienvenida primavera, soy muy afortunada, tengo mucho y no tengo ningún derecho a lamentarme. Después he ido a ver a mi nonagenaria abuela y todo ha pasado, ella sigue aquí, sonriendo con mis éxitos y desvelándose por mí, ¿qué más quiero?, sin duda nada.
La primavera siempre vuelve a su cita todos los años,
dentro de poco de nuevo podré ir a leer a los parques

En la tele salía una familia asturiana, con una preciosa niña de nombre Julia, que está aquejada de una de esas enfermedades que llaman raras, no habla, apenas puede caminar por si misma, pero la pequeña a pesar de todo sonreía a las cámaras. Nos conquistó a todos, con su dulzura, sus enormes ojos marrones, que  miran a la vida sin preguntarle por qué, ella quizá no es consciente de su enfermedad, así que se ríe sin importarle lo que pase, toda una lección para los que somos capaces de ahogarnos en un vaso de agua. Sus padres sacan fuerzas de flaqueza para que ella no note su tristeza, y se desviven para que su pequeña tenga una vida digna, tratamientos y medicamentos caros, lo que haga falta, lo que importa es que Julia sigue sonriendo. Así que su madre se ha enfrascado en un blog desde el que nos propone retar al síndrome de rett, con el que espera recabar fondos para investigar esta enfermedad. Nos vende pulseras, diademas, broches todo realizado por sus propias manos, y con mucha ilusión: la de poder sacar adelante a su hija. No dejéis de echar un vistazo y así conoceréis de primera mano la lucha de esta familia por sacar adelante a su hija.

Así que yo esta mañana cuando me sentaba frente al ordenador dispuesta a dar rienda suelta a mi melancolía, he mirado la foto de la niña en el blog, y con su dulce sonrisa se ha borrado todo lo demás. La vida es muy bella, y cuando nos sonríen seres tan dulces como Julia, sin duda se vuelve aun más hermosa.

Estos días me encontré casualmente un vídeo de Fred Astaire y Eleanor Powel, ¡que gran pareja de actores!, en el que se marcaban unos pasos de claqué con una estupenda Beguin the Beguine  , la escena no podía ser más hermosa. No sé vosotros, pero de pequeña vi muchas películas de este gran actor que tantas veces compartió cartel con la gran Ginger Rogers, recuerdo que me queda absorta viéndolos bailar, es que eran sensacionales, ¿verdad?

viernes, 15 de marzo de 2013

¿Quién dijo que ya está todo hecho?


El pasado miércoles tuve la oportunidad de ver una conferencia muy interesante de Ángeles de la Concha, catedrática de la UNED, y miembro del equipo docente de Ejes de la Literatura  Medieval y Renacentista, mi asignatura favorita del grado. Dicha conferencia trataba de igualdad básicamente, analizando el papel de la mujer en la literatura actual y tradicional, “50 sombras de igualdad”, era el título de dicha conferencia. Por supuesto me enganchó, tengo que reconocer que doña Ángeles es una gran profesora, y como buena filóloga  sabe hablar muy bien, transmitiendo una profesionalidad y un saber estar que ya quisieran muchos y muchas ;-).


En fin, no se habló solo de la literatura tradicional, que se habló, sino también de esa literatura que ahora está tan moda, como 50 sombras de Grey, libro que yo no he leído, ni tengo intención de hacerlo, y alguno que otro que mencionó de ese estilo, pasando también por series de televisión bastante famosas entre las adolescentes. Todas estas obras tienen algo en común, la chica es sufrida, en algún caso como en el Diaro de Bridget Jones, entrada en carnes, y se enamora siempre de un chico escandalosamente rico, que a veces la trata muy mal, faltándole al respeto y menospreciándola cuando le parece oportuno.

Estos movimientos, que reciben el nombre de post feminismo, están en pleno auge, y parece ser que son seguidos por una gran parte de mujeres, que creen que ya está todo hecho y por tanto la lucha por la igualdad ya no tiene ningún sentido.  Ahora las muchachas jóvenes, se sienten atraídas por el chico duro y canalla, que no entiende el significado de la palabra respeto, y considera a su pareja un ser inferior al que debo someter. Mientras tanto estas chicas, que no se deben querer mucho, aceptan esta sumisión sin rechistar, a veces le ríen las gracias al tonto que han elegido por pareja, algo que a mí personalmente me parece totalmente ofensivo.
Hace un mes venía de presenciar en Oviedo un concierto maravilloso de la OSPA en el autobús, con una de estas parejas sentada en el asiento posterior al mío. Desde el primer momento me di cuenta de la clase de chico que llevaba sentado detrás, así como el grado de sumisión al que la chica estaba sometida, esta era incapaz de llevarle la contraria al troglodita que llevaba por pareja. Me puse los auriculares a todo volumen, prefiero escuchar el Réquiem de Mozart antes que al tonto este, pues nada, su volumen superaba con creces al de mi música, así que me tocó escuchar las barbaridades de este ser de la época de las cavernas todo el viaje. Una auténtica tortura, pero lo más triste es pensar en la chica, que lejos de cambiarse de asiento y exigir un poco de respeto para su persona le reía las gracias, y cuando el tono subió más de la cuenta, lo único que fue capaz de decirle fue un “oye”  bastante pusilánime.

Hace poco nos decía la tutora que los movimientos feministas ahora solo llegan a las mujeres de más de 50, como dicen mi tutora y la propia doña Ángeles, queda mucho camino por recorrer, y para muestra las cifras de violencia de género que nos escandalizan en los informativos de manera constante. No es cierto que los movimientos feministas ya no son necesarios, claro que lo son, es importante llegar a estas muchachas que ahora mismo están abocadas al abismo, emparejadas con seres despreciables que en el futuro les causarán mucho sufrimiento.
Desde mi punto de vista lecturas como The Mad Woman in the Attic, o A Room’s of One Own, son básicas  para entender que como mujeres tenemos que buscar y perseguir el lugar que nos corresponde en la sociedad, seguir  luchando contra los techos de cristal, la brecha salarial entre hombres y mujeres, y exigir el respeto y la dignidad que toda mujer merece. Si tú no te respetas nadie lo hará, así que si tu pareja sube el tono de voz cuando se dirige a ti, o te hace sentir que vales menos que él, no lo dudes, déjale, porque un ser que no te respeta no te merece, y sin duda tú sí que mereces más.
Los medios de comunicación están fomentando un estilo de mujer que no existe, no somos altas, delgadas, cual modelo de Victoria Secrets, ni estamos siempre perfectas, tampoco podemos ocuparnos de todo, la casa, el trabajo, los niños,  y desde luego no todo el mundo puede comprarse el traje de Armani, o para gastarse 200 € en cosmética de lujo. Somos seres humanos, que merecemos el mismo respeto que los hombres, el mismo sueldo también, y solo trabajando juntos en armonía lograremos hacer de esta una sociedad más justa y equitativa.

Como bien dice doña Ángeles, vivimos una época de profunda crisis, económica, de valores, pero sobre todo hay muchas mujeres que viven una crisis de identidad manera constante, no dejemos que este momento tan duro que estamos viviendo nos arrebaten lo que es nuestro.
Os dejo el enlace de la conferencia de Ángeles de la Concha, realmente interesante y enriquecedora, no os lo perdáis.


En la historia hemos tenido grandes mujeres que han luchado por nuestros derechos, en su día os he hablado de algunas, a ellas les debemos mucho, nuestras vidas no serían lo que hoy son, si ellas no hubieran peleado en su día con uñas y dientes contra una sociedad que les daba la espalda. En la historia de la música también hay grandes nombres que han sido eclipsados por sus contemporáneos varones, hoy os dejo con una de esas mujeres que tanto  luchó por sus derechos Alma Mahler, espero que os guste


miércoles, 13 de marzo de 2013

Aprendiendo lo que valgo


Hace algo más de dos meses escribí un post en el que expresaba mis deseos para el nuevo año, en él le pedía  a sus majestades los Reyes Magos de Oriente, entre otras cosas, aprobar mis exámenes. He debido ser una niña buena, que en este caso significa aplicada, pues así ha sido, y hoy puedo decir felizmente que han sido dos sobresalientes, tres notables, y un aprobado en Lenguaje Humano que sabe a matrícula de honor. Así que no puedo estar más contenta. El esfuerzo y el sacrificio invertidos durante todos estos meses merecieron la pena, ahora cobran sentido tantas horas de estudio, y esos nervios que dicen que me han dejado en los huesos, aunque a mí no me lo parece.


Cuando empecé en octubre recuerdo que estaba muy asustada, la empresa que me había propuesto era muy grande,  mucha gente me decía que estaba loca, que como se me ocurría, que la UNED era muy dura. Otras personas pensaban que se me había pasado la hora de estudiar, que estaba perdiendo el tiempo, en fin, para que os voy a contar más. El caso es que me encontré con  mucha negatividad a mi alrededor, que junto con los malos recuerdos de épocas pasadas me hicieron temer que quizá esto me quedaba grande, ahora sé que no.

Durante muchos años he pensado que no valía para estudiar una carrera, soy demasiado nerviosa, me vendré abajo, no seré capaz de dedicarle todas las horas de estudio necesarias, solía pensar. Pero ahora he aquí que sí he sido capaz de sacrificarme y dedicar todas esas horas de estudio necesarias, dejando de salir muchos fines de semana, sacrificando horas de sueño, todo para lograr mi meta, que al final han dado fruto.

Ahora todos esos años en los que me he infravalorado van a quedar atrás, surge una nueva Noelia que se cree capaz de casi cualquier cosa, que sabe que querer es poder, y que no hay nada imposible si me esfuerzo. Ahora cobran sentido las palabras de Christina, compañera de mis últimas prácticas cuando aquel día en el comedor me decía que yo valía mucho, y yo le contestaba que no me veía así. Entonces ella me lo repitió de nuevo: “tú vales mucho, cómo es que no te lo crees. Hablas inglés, estudias y lees todo lo que sea en ese idioma, hasta un libro sobre Afganistán, escribes y redactas correctamente”. Me gustaría acordarme de todo lo que  me dijiste Chris, pero ahora todo cobra sentido, claro que valgo mucho, y que soy muy inteligente, nadie me ha regalado nada, me lo he tenido que currar todo yo solita, y al final no está nada mal el resultado. Así que a partir de ahora voy a dejar de escuchar todas esas voces negativas que me hacen de menos, las que me dicen que no me merezco nada, y que me tengo que conformar con lo que sea, no es verdad, ya va siendo hora de que la vida me de lo que merezco. Y con estas notas tan maravillosas me empieza a devolver con creces lo que tantas veces me quitó.

Cuando llega el buen tiempo me gusta ir a estudiar
a los parques, el del Rinconín es una preciosidad


Por cierto que ya he ejercido mi derecho a pataleta, y he reclamado esa beca que me han negado echándome en cara los errores del pasado, y pase lo que pase con esa alegación nadie me va a robar este momento maravilloso que es mío y que me he ganado a pulso. En la UNED nadie te regala nada, es más son bastante duros y exigentes, así que si he sido capaz de sacar estas notas se debe a dos razones fundamentales, a que soy  muy lista y a que he trabajado como una hormiguita.

Os dejo con una pieza preciosa de Haendel Laschia Pio Panga, interpretada maravillosamente por el contratenor Phillippe Jaroussky, espero que os guste.


viernes, 8 de marzo de 2013

Feliz Día de la Mujer


Hoy ocho de marzo es un día muy especial para todas las mujeres, ya que es el Día Internacional de la Mujer, en el que conmemoramos la lucha de la mujer por  la igualdad con el otro sexo. Este día se lleva celebrando desde 1911, y fue en 1977 cuando las Naciones Unidas proclamaron este día como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Este año el día de la mujer está dedicado especialmente a la lucha contra la violencia de género, que como ya sabréis, es una lacra que está lejos de ser erradicada, es más, a veces tengo la sensación de que cada día vamos a peor en ese aspecto. Las políticas no funcionan, y en las noticias el asesinato de alguna mujer a manos de su pareja es algo demasiado frecuente.

Hace tan solo unos días en el seminario de la UNED de Mundos Anglófonos, que ahora estamos dedicando a los movimientos feministas, nuestra tutora, feminista de pro, nos decía que aun queda mucho por hacer, ¡y cuanta razón tiene!

Son muchas las mujeres que no cobran lo mismo que los hombres desempeñando el mismo puesto de trabajo, y también es verdad que si a una mujer le ofrecen un ascenso, muchas veces se ve obligada a renunciar a él por sus responsabilidades familiares. ¿Quién se va a ocupar de recoger a los niños?, pues quien va a ser: la mujer, pues aunque hay muchos hombres que ya empiezan a implicarse en las tareas del hogar, todavía quedan muchos que no están por la labor. Este fenómeno se denomina “Techo de Cristal”, o “Glass Ceiling”, e impide a muchas mujeres avanzar en su carrera profesional, pero eso no debería ser así, ¿verdad?

En una sociedad con unos valores en decadencia, en la que damos prioridad a lo material sobre todo lo demás, todos queremos tener más, pero eso sí, que nos cueste el mínimo esfuerzo posible, la mujer debe luchar el doble para conseguir sus objetivos. Es por eso que la lucha no puede decaer, debemos seguir reivindicando nuestros derecho en esta sociedad, debemos ser escuchadas y tomadas en cuenta, y no solo como mujeres. A mí también me gustaría que no me descartaran de ningún proceso de selección por tener 38 años. Las mujeres, sea cual sea nuestra edad, somos grandes trabajadoras, intuitivas, luchadoras, cuando nos comprometemos con algo lo hacemos al cien por cien, y no dejamos nada por hacer. Como decía una compañera, “yo  nunca vi a una mujer volver con una copa de más de una comida de trabajo; en cambio hombres…” No vamos a decir que eso sea algo que pasa muy a menudo, pero bien es verdad que yo he visto jefes que estaban poco en su puesto de trabajo, y que salían de manera constante de la oficina, solía encontrarlos de paseo por los pasillos, no sé a qué se dedicarían.

Está claro que hombres y mujeres deben trabajar en condiciones de igualdad, que nadie es mejor que nadie, y que si colaboramos todos juntos y nos esforzamos haremos que esta sociedad funcione mucho mejor. La unión hace la fuerza, y no se trata de que un sexo  arrincone al otro, sino de ayudarnos mutuamente y de ser solidarios con las necesidades del otro, solo así podremos salir adelante.

Clara Campoamor luchó por el derecho al voto femenino
así que le debemos mucho a esta gran mujer
Hoy me gustaría dedicar mi entrada a grandes mujeres como fueron Clara Campoamor, Victoria Kent, Emmeline Pankhurst, Eva Canel, Rita Levi, mujeres a las que debemos mucho. Pero también esas que siguen trabajando sin descanso como Margarita Salas, Judith Torrea, que se juega la vida en México, a Malala, y tantas otras que siguen luchando por nuestros derechos a veces poniendo sus vidas en peligro por ello.
El camino es arduo y largo, pero no nos vamos a rendir, ¿verdad?


Os dejo con un vídeo conmemorativo de nuestro día, con imágenes de mujeres que son bandera de nuestra causa, feliz fin de semana




jueves, 7 de marzo de 2013

Segundas partes mejores que las primeras


El último día escribía desde la frustración al saber que mis errores del pasado volvían para darme una bofetada, en forma de beca negada. Pues bien, hoy escribo desde la alegría de saber que la vida es muy generosa y da segundas oportunidades, aunque el ministerio piense que esas segundas oportunidades tienen que salir de tu bolsillo, aunque estés en paro sin cobrar nada desde hace bastante tiempo.

El caso es que empiezan a publicarse las  notas, de momento tengo tres, y el resultado no puede ser más alentador, de momento llevo dos sobresalientes y un notable, que no está nada mal. El primero de esos sobresalientes es inglés, asignatura que no tiene ningún misterio para mí, tengo el Advanced, un examen muy difícil de Cambridge que aprobé en el 2005, así que ya tenía medio trabajo hecho. Los otros sí que me costaron un gran esfuerzo, sobre todo Comentario, asignatura muy hermosa, con unas lecturas obligatorias deliciosas, pero muy intensa, a la que hube de dedicar mucho tiempo.

Estas últimas semanas había cruzado por mi cabeza un pensamiento bastante negativo, ¿y si esto es demasiado para mí?, a lo mejor no puedo con ello, así que estas notas me están demostrando que sí puedo. Me faltan todavía tres notas que espero como agua de mayo, posiblemente no sean tan buenas como esta, incluso no descarto algún que otro suspenso, pero no pasa nada, es un buen comienzo del que me siento muy orgullosa. El camino será largo, tan solo acaba de empezar, pero ya he empezado a dar mis primeros pasos y los estoy dando con fuerza y aplomo, pero sobre todo con muchas ganas. Me estoy demostrando que sí puedo, que si me caigo me vuelvo a levantar, y que nunca es tarde para retomar aquello que dejamos inacabado, aunque hayan pasado casi veinte años y pensemos que es tarde, nunca lo es.

Como decía mi tutora Natalia, he tomado la decisión correcta, y seguramente dentro de unos años cuando ya tenga el título, o esté cerca de tenerlo me daré cuenta de lo acertado de mi decisión. Quien sabe, puede que hasta acabe escribiendo crítica feminista, o dando a clases a alumnas que dejaron pasar su primera oportunidad un día, para aferrarse con más fuerza a la segunda, el destino ya está en mis manos, ¿quien sabe lo que ha de venir? ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?, en mi caso está claro que la segunda parte está siendo bastante mejor que la primera.


Y para terminar os dejo con un vídeo de Anna Netrebko en el Liceo, donde interpretó recientemente Iolanta en concierto con gran éxito. Ya os contado en otra ocasión el argumento de Iolanta de Tchaikovsky, es una princesa ciega, hija del rey de la Bretaña, que sin embargo no sabe que lo es ya que su padre el rey obliga  todos sus sirvientes a fingir que la ceguera es el estado normal de los seres humanos. Así Iolanta desconoce la existencia de la luz y el color, sin embargo sabe que en su vida falta algo, aunque no sabe qué. En esta preciosa Aria nos canta su tristeza, el canto de los pájaros ya no le parece tan alegre como antaño y el sonido del viento que antes la llenaba de gozo ahora le parece lúgubre. Toda una metáfora de una sociedad que a veces de deja engañar y manipular, o que permanece ciega y sorda ante sus problemas, si bien parece que al igual que Iolanta, nos estamos dando cuenta de todo y parece que vamos despertando de nuestro letargo. Espero que os guste el vídeo tanto como a mí.

martes, 5 de marzo de 2013

No me van a quitar la ilusión, no me voy a rendir


Ayer después de volver de mis clases en la UNED, me encuentro con un correo del ministerio en el que me notifican que ya han resuelto la tramitación de mi beca, solo me tengo que descargar un enlace para saber el resultado. El caso es que me descargo el dichoso enlace después de un montón de intentos, y me llevo una grandísima decepción, mi beca ha sido propuesta para ser denegada. Eso sí, el ministerio tiene a bien concederme el derecho a pataleta, por lo que tengo quince días de plazo para presentar una reclamación contra la citada resolución.

Me deniegan la beca en base a mis antiguas calificaciones en Trabajo Social, algo que ya venía temiendo que ocurriría, ya que no eran precisamente buenas. El caso es que de eso han pasado nada menos que diecinueve años, que eran otros tiempos, que me había visto algo forzada a estudiar aquella carrera, que no era evidentemente lo que yo quería hacer. En fin, que no me voy a enrollar con algo que pasó hace tanto tiempo, no merece la pena, pero por qué tengo que seguir pagando los errores de hace tantos años.

Supongo que alguien me responderá que si las bases, patatín patatán, el caso es que yo no soy aquella Noelia, la de entonces no sabía ni quien era, ni lo que quería hacer con su vida, era fácilmente manipulable, y estaba pasando por malos momentos. Todo aquello ya me pasó factura en su día, pero me repuse y seguí adelante con mi vida, me volví a levantar y decidí dejar atrás todo lo que había sido, ya no importaba.

La Noelia de hoy, ha trabajado duramente en un café de Londres, también ha sido una de las mejores vendedoras en los grandes almacenes Selfridges, ha tenido que pasar muchas noches sin dormir en un hotel, conservando la mejor de las sonrisas para los huéspedes a pesar del cansancio. Lleva mucho tiempo sin trabajar, no hay manera de encontrar un empleo en esta España que parece que va a la deriva, así que decide retomar los estudios, aquellos que había dejado casi veinte años atrás. Sabe que no será tarea fácil, pero no le asustan los retos, después de haberse ido a Inglaterra sin nada, y haber vuelto con tanto, seguro que lo iba a conseguir. La beca era una necesidad, una persona que no trabaja, evidentemente necesita ayudas para poder sacar adelante esos estudios. Entonces llega el ministerio y te dice que no hay segundas oportunidades, no haber abandonado.

Pero, ¿saben una cosa?, que no me voy a rendir, voy a seguir estudiando con más fuerza aun si cabe, voy a sacar esa carrera, de momento el primer año cueste lo que cueste, no me van a quitar ni la ilusión ni las ganas de seguir adelante con mis estudios. Porque me lo merezco, llevo muchos años esperando por este momento y lo pienso disfrutar pese a quien pese, así que señores del ministerio, no  se preocupen que van a conseguir su objetivo: recaudar unos buenos dineros del bolsillo de esta estudiante que no se rinde. Eso sí, espero que los utilicen para mejorarnos las aulas, contratar más profesorado, que tenemos unos cuantos profesores de baja que no han sido sustituidos, así los demás están un poco quemaditos, algo que estamos pagando los pobres alumnos. Que el dinero de mis tasas universitarias no sirva para pagar ni sueldos de secretarios de secretarios, ni comidas de empresa hasta las cinco de la tarde, o esas reuniones en las que se come mucho, entre otras cosas, y se debate poco. 

Ahora si me disculpan voy a seguir con esos estudios , hoy me toca Mundos Anglófonos, con un tema muy interesante, las minorías y los movimientos feministas, ¡apasionante!

La Noelia de hoy también se deleita con los grandes clásicos, Tolstoy, Dickens, Shakespeare, las hermanas Bronte, en fin, mi lista de autores favoritos es interminable. También me conmuevo con los mejores compositores, Mozart, Bach, Prokofiev, Tchaikovsky, en fin, esa lista también es interminable, hoy me siento un poco como Lucía, a la que se le niega el derecho a elegir a quien amar, y termina volviéndose loca, espero que eso no pase a mí. Hoy me apetece compartir con todos vosotros un vídeo de una de las sopranos emergentes de nuestro país, Mariola Cantarero, una voz maravillosa, que es capaz de transmitir la demencia que embarga a este personaje con tal pasión que llega a provocar una gran desazón en quien la escucha, ¡maravillosa!


domingo, 3 de marzo de 2013

Por qué no nos gusta buscar empleo


Revisando mi correo esta apacible, y sorprendentemente soleada mañana de domingo, me he encontrado con un debate en LInkedin, al que no he podido evitar asomarme: ¿Por qué no nos gusta buscar empleo?

Las respuestas eran de todo tipo desde que es muy duro, resulta frustrante, los entrevistadores siempre van a pillar, hasta “a los parados se nos trata muy mal”, de una chica, que evidentemente se siente muy mal en su situación de parada , pero, ¿quien no se siente así? A veces todos nos hemos tenido que enfrentar a miradas llenas de reproche, a comentarios desagradables, “si no trabajas es porque no quieres”, ¡claro!, cinco millones de parados y no trabajo porque no quiero.

Es verdad que a veces me siento muy frustrada, y ha habido ocasiones en las que he sentido ganas de mandarlo todo a la porra y volver de nuevo al Londres de mis amores,  a ser posible sin billete de vuelta. En este país la gente es muy dada a juzgar a los demás, y nadie sabe ponerse en el lugar del otro, nos falta empatía, sobre todo en los momentos duros cuando las cosas realmente se tuercen, y no sabemos como salir del entuerto.  Estos son tiempos convulsos y duros, así que salir de este entuerto no depende solo de nosotros mismo; si las empresas están cerrando, y las que aguantan lo hacen a duras penas, la solución parece muy  lejana y complicada.

Yo también he tenido que soportar esas miradas de reproche, y algún que otro comentario desagradable, también he tenido que soportar que me juzguen, algo que antes me dolía, pero ahora me da igual, que digan misa en arameo si quieren. He decidido ser la dueña de mi destino, perseguir mis sueños, que al final han resultado ser muy diferentes a los que tenía en otra época de mi vida. Decidir estudiar  una carrera en la UNED ha resultado ser el revulsivo que necesitaba para salir de la apatía y el desánimo en el que había caído sin remedio. Estoy haciendo algo que me gusta, que me llena de satisfacción, y  mira por donde el control lo tengo yo y nadie más que yo. Sigo teniendo que afrontar miradas de reproche y a veces hasta alguna que otra impertinencia, pero me resbala, ya no me importa, porque mi objetivo está claro y no pienso parar hasta que lo alcance. Es mi vida, como ya he dicho otras veces un libro en blanco en el que yo voy escribiendo las páginas, así que ahora me dan igual entrevistadores de medio pelo, que creen haber descubierto América en un vaso de agua. Mi vida está completa, o casi completa, ya no me siento abandonada en medio del desierto, o en esa playa en Naxos, como Ariadna, abandonada por Teseo.

El camino no es fácil, hay que estudiar a todas horas y mi atención no puede decaer en ningún momento, a veces quienes están a mi alrededor no me lo ponen fácil, pero yo no me rindo,  no lo pienso hacer. Estoy labrando mi propio camino y creo que mis pasos empiezan a apuntar en la dirección correcta, el tiempo dirá a donde me lleva el sendero que yo misma he escogido.

Cuando me siento triste siempre doy un paseo a la orilla del mar
así se me curan todas las penas

A todos vosotros no os rindáis, no os dejéis intimidar por entrevistadores, que quizá realizan su trabajo a desgana, hartos de tanto candidato al que entrevistar, candidatos que a veces, están más preparados y son bastante más inteligentes que ellos mismos.
¡Ojo!, que no estoy diciendo que todos los entrevistadores sean así, hay personas como Lidia Llop, que tratan de ver a las personas a las que entrevistan como seres humanos, y tratan de ayudar con su experiencia en recursos humanos a quien ahora mismo lo está pasando muy mal. Son personas honestas y trabajadoras, con don de gentes y empatía, verdaderos profesionales, que lo que buscan es encontrar buenos profesionales con los que poder trabajar, y eso es lo que debería buscar el verdadero profesional de los Recursos Humanos. Nos dan su tiempo y hasta su amistad para que al final consigamos ese anhelado puesto de trabajo. Así que ya sabéis si un entrevistador os hace sentir que no valéis para nada, vosotros ni caso, por supuesto que valéis mucho, y el mundo lo descubrirá tarde o temprano.

Hoy la pieza musical es un poco distinta, después de mi taller poético con Javier Almuzara, del que tanto tengo que aprender, me he acordado de uno de esos poetas que tantas veces me ha emocionado: Miguel Hernández, el poeta del pueblo, y de esos versos a los que prestó su voz Joan Báez. A veces yo también me he sentido herida por la vida, por el amor, en fin, ¿quien no ha sentido esa desazón en su interior alguna vez?Así que hoy no he podido evitar cantar yo misma esos versos, y sí, ha sido en la ducha, pero es que yo canto en todas partes ;-).




viernes, 1 de marzo de 2013

Hasta siempre María


Hoy me gustaría dedicar una entrada muy rápida a una de esas grandes actrices de nuestra escena, que nos dejó hace unos días: María Asquerino.


Una gran actriz que nos ha dejado para siempre
foto de Europa Press

María Asquerino es una de esas actrices que dejan huella, con voz grave y profunda, llenaba los escenarios, y dio vida a cientos de personajes a lo largo de su dilatada carrera profesional. Hija de actores, comenzó muy  pronto en la profesión, cosechando grandes éxitos, sobre todo sobre las tablas de un escenario, pues aunque realizó infinidad de películas, fue en teatro donde cosechó sus mayores triunfos. Así interpretó grandes obras teatrales, como Eloísa debajo de un almendro, Un marido de ida y vuelta, Una muchachita de Valladolid, en fin, multitud de personajes a los que María prestó su gran talento. También tuvo el gran privilegio de trabajar con el gran genio del cine español Luis Buñuel en Ese oscuro objeto del deseo, y con otro de los grandes Fernando Fernán Gómez, con quien realizó grandes interpretaciones.

María fue una de esas actrices que dejan huella, mujer de gran carácter que llenaba el escenario o  la pantalla de cine con su solo presencia, que sabía hacer creíbles los personajes, dándoles vida más allá de la pantalla. Podríamos decir que sus personajes cobraban vida de tal manera, que ya no se podía distinguir quien era María, quien era el personaje. Ya no quedan actrices como ella, desgraciadamente, el mundo del cine se está llenando de muchachitas muy guapas, pero que apenas saben actuar, y desde luego no tienen la dicción exquisita que tenía esta grande de la escena.

Desgraciadamente María murió sola, al igual que muchas otras personas, vivió el drama de la soledad en sus años dorados, y sin familia que la reclamase, su cuerpo ha permanecido en el Anatómico Forense, a la espera de ser reclamada por la profesión, triste, ¿verdad? Finalmente la fundación Asige, a la que pertenecía esta gran actriz, ha sido la encargada de organizar una despedida acorde con la grandeza de esta mujer, hoy se abrirá su capilla ardiente en El Teatro Real, no se merecía menos, ¿verdad?

En recuerdo de esta gran mujer me gustaría compartir con vosotros un fragmento del requiem de Verdi, una obra maestra, que sin duda está a la altura de la grandeza de tan magna actriz. Hasta siempre María