martes, 29 de octubre de 2013

Las mujeres conductoras de Arabia Saudí

Estamos tan acostumbrados a ver mujeres conduciendo por nuestras carreteras, que damos por hecho que siempre ha sido así. Es cierto que todavía hay muchas personas que piensan que las mujeres somos más torpes al volante, incluso hay alguna autoescuela que tiene tarifas diferentes para hombres que para mujeres. Sin embargo, en algunos lugares, como por ejemplo Arabia Saudí, las mujeres no pueden conducir. Atraverse a hacerlo, podría acarrearles graves dificultades, no obstante, son lo bastante valientes como para ponerse tras el volante y desafíar así a las autoridades.
Ya he hablado en diversas ocasiones de los problemas a los que se enfrentan las mujeres en algunos países, donde no pueden salir solas a la calle, son maltratadas por sus familias, tratadas como una mercancía más etc. Además, por si esto fuera poco, los clérigos más radicales alientan a la violencia contra la mujer, por ejemplo aconsejando azotar a las mujeres que lleven los ojos demasiado sensuales. En estos países las mujeres no pueden realizar actividades que en nuestro país son ya cotidianas, y que como he dicho antes, estamos tan habituadas a hacerlo que ni se nos ocurre pensar que un día tal vez no fue así.

Por eso no deja de maravillarme que un grupo de mujeres de Arabia Saudí haya decidido rebelarse contra el gobierno y sus normas conduciendo. Lo que para nosotras es algo natural para ellas es mucho más. Es la forma de reivindicar sus derechos, de reclamar que sean tenidas en cuenta por una sociedad que las discrimina y aplasta sin piedad. Es la forma de expresar su derecho a tener una vida digna, a ser dueñas de su propio destino. Para ellas el simple hecho de ponerse tras el volante es una lucha, la mejor forma de rebelarse contra un patriarcado obsoleto que les niega hasta su identidad. Se trata de un movimiento pacífico que está encontrando mucho eco en la prensa internacional, consiguiendo despertar el apoyo y la simpatía de muchas personalidades.
Las mujeres conductoras de Arabia Saudí están consiguiendo
gran repercusión y mucho apoyo
¿Cómo creéis que reaccionan las autoridades en ese país? Pues de lo más variado, un jurista afirma que las mujeres que conducen sufren daños en los ovarios, afirmación totalmente gratuita y carente de fundamento. Y como no, tampoco han faltado los dementes que las amenazan, pero ellas, que son muy valientes no ceden en su lucha.
En contra de lo que muchos de vosotros estaréis pensando, no hay ninguna ley en Arabia Saudí que prohíba a las mujeres conducir. Sin embargo, solo los hombres pueden sacar el permiso de conducir,por lo que las mujeres pueden ser condenadas por conducir sin carné. Yo creo que las mujeres saudíes son muy valientes y deben ser apoyadas, lo que me ha llevado a prestarles mi apoyo a través de la página de Amnistía Internacional, que está llevando a cabo una campaña de concienciación. Creo que las mujeres deberíamos tener los mismos derechos en todos los países del mundo, y por eso acciones como esta son más que necesarias.
Lo damos todo por hecho, y sin embargo, ¡cuánto nos queda aun por hacer!


Si queréis saber más sobre las mujeres conductoras de Arabia Saudí, no tenéis más que pinchar en el siguiente enlace, que os llevará a la web de Amnistía Internacional.

Y para terminar os dejo con una pieza musical de esas que me gustan. Estos días he descubierto a una violinsta que me encanta Hilary Hahn, y con ella os dejo. 


miércoles, 23 de octubre de 2013

Mujeres Afganas y poesía

Hace un par de días vi un reportaje en la BBC que me gustó mucho y me dejó una honda impresión. Estos días el prestigioso canal inglés está emitiendo programas especiales dedicados a las mujeres y sus logros, pero también a los desafíos y a las dificultades que deben enfrentar. Y si hay un  lugar en el mundo donde las mujeres encuentran multitud de dificultades, es sin ninguna duda Afganistán.

En un país devastado por las guerras, donde las mujeres son relegadas y sometidas a unas leyes injustas que las someten y las devalúan, la poesía ha resultado ser la vía de expresión para muchas de ellas. Sin embargo, la poesía es mucho más para ellas, es también la forma de combatir a los señores de la guerra, enfrentando así el miedo que estos provocan. Es además un desafío, una forma de decirle al mundo “aquí estoy, no tengo nada en esta sociedad pero estoy encontrando mi voz y no voy a dejar que la apaguen”. Saben que les puede costar la vida, los sectores fundamentalistas de este país ven la poesía como un pecado que debe ser castigado duramente. Para muchas familias es además una deshonra, por lo que se han cometido muchos crímenes de honor por este motivo. Ellas lo saben, y aun así se reúnen en sus aldeas para recitar sus poemas, de esta manera dejan volar sus miedos, sus anhelos y sus más profundas emociones. No han tenido formación académica, incluso es posible que no sepan leer ni escribir, no obstante son capaces de recitar de memoria los más hermosos versos. Herederas de la tradición persa de sus antepasados, elevan su voz de manera que sea escuchada en todos los rincones, tratando de hacer valer sus derechos, que son pisoteados con demasiada frecuencia.
Reuniendo fuerzas, un libro que da voz a las mujeres
Afganas http://www.kelseys.net/the-book/


La corresponsal de la BBC habló con algunas de ellas, no tienen miedo a pesar de estar amenazadas por los sectores más radicales, para algunas quizá sea su condena a muerte.
En estos días el país anda revolucionado a la espera de las elecciones presidenciales que tendrán lugar el año que viene, y de la retirada de las tropas de la OTAN. Un momento crucial para  los afganos, especialmente para las mujeres que temen que una vez que sean abandonadas a su suerte volverán a perder lo poco que habían logrado. El gobierno negocia con los talibanes, algo de lo que muchos sectores recelan, especialmente las mujeres, que temen que  sus derechos serán de nuevo sacrificados. Pero ellas han encontrado su voz y no van a dejar que  nada ni nadie la apague.


Os dejo un par de enlaces muy interesantes, uno es el reportaje de la BBC. Y el otro es una página web de apoyo a las mujeres afganas: Afgan Women’s Writing Project, el título ya lo dice todo, ¿verdad?

Os dejo con un vídeo que explica muy bien las vivencias por las que atraviesan estas mujeres, que luego reflejan en su obra. Su mensaje es muy sencillo: Si yo fuera la reina del mundo construiría un  mundo mejor, un mundo en paz y armonía pues soy la reina de la paz. Espero que os guste.


sábado, 19 de octubre de 2013

Día internacional de la prevención del cáncer de mama

Hoy es 19 de octubre, puede parecer una fecha normal, pero para muchas mujeres es una fecha para recordar que en la lucha contra el cáncer de mama aun queda mucho por hacer, pues hoy es el día Internacional para la prevención del cáncer de mama (Breast cancer awareness).
Para muchas mujeres hoy es un día muy importante, porque han superado un cáncer de mama, y de esta manera cada día que pasa les recuerda que la vida es un regalo y que tienen mucho que celebrar. Este día les sirve para tener en cuenta a otras muchas mujeres que ahora mismo están afrontando la enfermedad, y para no olvidar a aquellas que por desgracia no consiguieron vencerla.

Cuando a una mujer le diagnostican un cáncer de mama parece que el mundo entero a su alrededor se desmorona, surgen siempre las mismas preguntas, ¿seguiré siendo una mujer completa sin uno de mis pechos?, ¿y sin los dos? La respuesta para mí es obvia, por supuesto que sí, y más valientes que ninguna, pero para ellas la respuesta no es tan sencilla, y a menudo se dejan llevar por el pesimismo y piensan que sus vidas ya no serán las de antes. Probablemente tengan razón, el cuerpo cambia después de una mastectomía, sin embargo, esta no siempre es necesaria, y hoy en día hay cirugías más conservadoras que permiten extirpar un tumor maligno conservando la mama. Si esto no es posible, entonces surgen todas esas preguntas y todos esos miedos, que a veces no encuentran respuesta adecuada, tal vez porque no la hay. “No puedo mirarme” es una frase muy recurrente entre mujeres mastectomizadas, “este ya no es cuerpo”, y sin embargo lo es, ha cambiado, pero tú sigues siendo la misma, y pase lo que pase la gente que tienes alrededor siempre te va a querer, porque no has dejado de ser esa a la que siempre han querido.
Yo que he tenido la oportunidad de conocer en la Bruno Salvadori Lions fundación a mujeres tan valientes, sé que se puede salir adelante después de un cáncer de mama, afrontando la vida con energía e ilusión. Estas chicas a las que debo una visita no paran, siempre están ideando algo nuevo para poder sufragar esa casa de la vida en la que acogen a todo el mundo. Ellas se encargan de ofrecer consuelo a todas las mujeres que han pasado o están pasando por esta situación que ellas mismas vivieron en su día. No se rindieron, y si tú ahora mismo acudes a ellas porque estás pasando por este trance te acogerán y se encargarán de que tú tampoco te rindas, y quizá dentro de poco tiempo te encuentre a ti también en la feria de muestras de Asturias vendiendo lotería o alguno de esos preciosos bolsos de ganchillo que han ideado para conseguir fondos. Si hay algo que te ofrecen estas chicas es su cariño y su apoyo verdaderos, no te abandonarán en ningún momento, y si lo que necesitas es llorar ellas lo harán contigo, pero después te sonreirán y te dirán eso de “ahora a tirar para adelante”.


Hoy celebran su V desfile y baile contra el cáncer de mama, como todos los años se subirán a una improvisada pasarela y emularán con mucha gracia y mucha energía a la mismísima Giselle. Yo creo que ellas lo harán mucho mejor, aunque sé que habrá risas y nervios, al final este desfile además de para recaudar fondos les servirán para recordar que  han vencido a  esta enfermedad y nos estarán dando una lección de entereza y serenidad, ¡ole por ellas! Así que ya sabéis os esperan.

Y en esta ocasión he pensado que la pieza musical tenía que tener alma femenina, entonces me he dado cuenta de que Alma Mahler era la más idónea, espero que os guste mi elección, desde luego la cantante es muy buena, ya veréis.



martes, 15 de octubre de 2013

Pobreza sin fin

Estos días de crisis interminable, parece que nos estamos acostumbrando a ver ciertas noticias sin que nos afecte, o al menos sin que le demos la importancia debida. Los desahucios van dejando de ser noticia, o al menos ya no aparecen tanto en los medios, no porque sean menos, sino porque desgraciadamente ya no interesa que sean portada de los informativos. Entonces ayer mientras me paseaba por mi timeline de Facebook, me encontré con un informe de Cruz Roja que me dejó sobrecogida: 43 millones de europeos no pueden permitirse comprar alimentos por sus propios medios, y otros 120 millones corren el riesgo de sufrir la misma suerte.

Para muchas personas llevarse un bocado a la boca es cada
día más difícil Foto Gratis


Las cifras son espantosas, y desde luego merecen una profunda reflexión, está claro que nuestros gobernantes están haciendo algo mal, muy mal, porque sus medidas de austeridad y recorte no están consiguiendo que los más desfavorecidos salgan del bache. Al contrario, parece que la brecha entre ricos y pobres cada día es más profunda e insalvable, y de esta manera millones de personas están perdiendo la esperanza de tener una vida digna. No tienen acceso a alimentos ni a medicamentos, han perdido la cobertura sanitaria, y como ya he dicho antes, también han perdido toda esperanza. Las ONGs hacen todo lo que pueden, pero se ven desbordadas por el número de personas que acuden en busca de ayuda, está claro que estamos ante una crisis humanitaria en el corazón de Europa. Y digo yo, ¿no es momento de que alguien haga algo?

Está muy bien hablar de mejoras económicas, hay quien habla de brotes verdes, brotes que nosotros los ciudadanos de a pie no vemos por ningún lado. Pero lo que ya no me parece de recibo es que se siga mirando para otro lado mientras tantísimos millones de seres humanos no tienen nada a lo que poder aferrarse.
Estas personas seguramente un día tuvieron un buen trabajo, como muchos de vosotros que ahora me estáis  leyendo. Seguramente también tuvieron un coche de lujo, que compraron gracias a su generoso salario, y tal vez vivían en alguna urbanización de lujo, entre vecinos acaudalados, o al menos, bien situados, que seguramente hoy miran también para otro lado. Posiblemente fueron dueños de un negocio floreciente en tiempos de vacas gordas, quizá el negocio de moda en su localidad, todo el mundo pasaba por ahí, las ventas eran astronómicas, así que se dejaron llevar por el éxito, y embriagados por él gastaron a manos llenas. El chalet en la urbanización de moda, el coche de lujos, el último grito en moda, en fin, incluso hasta se atrevieron a invertir en bolsa. El caso es que un buen día empezó la crisis, y ellos pensaron, “bueno a mí que me importa”, mi negocio no depende del ladrillo, ¿qué me puede pasar?” Y sin embargo, como la pescadilla que se muerde la cola, mucha gente que sí dependía del ladrillo, ingenieros, arquitectos, aparejadores, pero también albañiles, pintores, jefes de obra, que casualmente, eran los mejores clientes de esta floreciente empresa, quedaron sin trabajo, y dejaron de comprar allí. Entonces vino la tragedia, intentaron sobrevivir como pudieron, primero dejaron de comprar el género de primera clase, se vendió el chalet y alquilaron un piso más barato en el barrio de siempre, pero poco a poco todo se fue desmoronando y un día ya no pudieron hacer frente a los pagos. Empezaron perdiendo el negocio, después la casa, entonces se vieron obligados a vivir en el coche. Pero finalmente un buen día los acreedores también se llevaron el coche en el que dormían, y lo que les quedó fue el recuerdo de un negocio que un día fue floreciente, pero que hoy solo es ruina y desolación.

Todas esas personas que hoy acuden a los comedores de caridad son personas como tú y como yo, que lo han perdido todo. Por desgracia, no todas tenían coche de lujo y un chalet en la urbanización de moda, algunas eran simples obreros a los que la crisis ha igualado con sus antiguos jefes. Todos ellos necesitan nuestra ayuda, así que debemos unirnos para exigir que esta situación termine de una vez por todas, porque esas personas quieren trabajo y una vivienda digna, merecen una esperanza y la vida que les prometieron que tendrían.

Ya está bien de jugar con las personas, señores políticos, hagan algo de verdad que no sea pasearse en coches de lujo y pernoctar en hoteles de cinco estrellas, malgastando el dinero de los ciudadanos, que bien podría servir para ayudar a todas estas personas a las que ustedes les han arrebatado la dignidad.
Ni ellos ni yo queremos ser portada de los lunes al sol, queremos la vida que merecemos.Os invito a leer el artículo en el que Cruz roja informa de esta terrible situación pinchando aquí.

Y para terminar os dejo con la pieza de música de rigor, que en esta ocasión he pensado en el Adagio de Albinoni, que ya he compartido más veces con vosotros. Esta hermosa canción siempre me hace reflexionar, espero que os guste.


domingo, 13 de octubre de 2013

Un paseo por Candás para charlar con la tía Fernanda

Una de mis amigas de Parejas orientadoras para la búsqueda de empleo, Rosa, se ha convertido en la intrépida reportera de esta iniciativa, y yo como soy muy osada, he decidido que voy a ser la primera entrevistada. El caso es que Rosa necesitaba que le enviase una larga carta explicándole como soy y cuales son mis objetivos, y lo hice, pero me da la sensación de que faltaba algo, ¿sabéis qué? Pues una foto chula que ilustre no solo mi talento y mi ilusión sino también mis ganas de salir adelante, y mi optimismo, algo que tengo mucho en común con Rosa, que se ríe de todo y yo creo que no se disgusta por nada nunca, ¿me equivoco Rosa?

Así que ayer convencí a un amigo para que me hiciese alguna foto, con una me bastaba, pero él que es muy considerado decidió que tenía que sacar muchas para que yo escogiese la mejor. Ya me había hecho unas cuantas hace unos días en Gijón, pero el hombre pensó que yo no había quedado contenta, algo le había comentado de mi pelo, ya sabéis las chicas cuando tenemos “a bad hair day”, no queremos ni salir de casa. Así que nos plantamos en Candás, y como yo de este buen amigo, a veces abuso un poco, lo convencí para que me llevara al cementerio, donde reposan mis abuelos, bisabuelos y tatarabuelos. Os parecerá una barbaridad, anda que no habrá sitios mejores para visitar en Candás, pero a mí me apetecía visitar a mis abuelos después de la boda de mi hermana. Se les echó mucho de menos ese día, como os podréis imaginar, además, mi hermana decidió que su ramo de novia debía ser para ellos, y yo quería verlo antes de que terminase de marchitarse. Así que mi amigo ni corto ni perezoso me llevó hasta el cementerio, y se quedó impresionado con las vistas, quizá las mejores de todo el pueblo, lástima que quienes ahí reposan no puedan verlas.
Después fuimos hasta San Antonio, donde tanto enredé de pequeña, allí jugué al tenis en sus canchas, bueno, para ser exactos, corría con la raqueta en la mano y de vez en cuando le daba a la pelota. También jugábamos al baloncesto o a lo que se terciase, comíamos en familia, y cuando estábamos hartos de tanto sol íbamos a la playa a darnos un baño. Muy cerca en el Nodo estaba la antigua casa de mis abuelos, desde la que veíamos el mar desde cualquier ventana. Desgraciadamente, ahora está todo vallado, y no hay manera de acceder ni a las canchas deportivas donde tanto jugué, ni a los soportales del instituto donde también enredé alguna que otra vez, como dice mi amigo: “están siendo muy poco considerados con tus recuerdos de infancia”. Así es, pero no me los podrán quitar, siempre los recordaré y eso ya es mucho, ¿verdad?
Pudimos pasear hasta el Faro de Candás por la senda, menos mal que por lo menos eso no me lo han quitado, y de camino me hizo esta estupenda foto, ¿qué os parece?
No os podéis imaginar la de recuerdos que tengo atesorados
en mi memoria de este precioso lugar


Y después decidimos ir a dar un paseo por el pueblo donde le hice un poco de guía turístico, eso sí, explicándole mi historia familiar y mi vinculación con cada rincón de ese maravilloso pueblo marinero. Y cuando estábamos dando la última vuelta por el pueblo nos encontramos a  la tía Fernanda, tía de mi madre, que es una mujer llena de vitalidad y energía. En cuanto la llamé vino corriendo a darme un beso y un abrazo muy grandes, y claro, ella que tantas ganas tiene de verme casada, ¡pobrecita! , no pudo evitar hablarle al muchacho como si fuese mi novio. Solo somos amigos, respondimos los dos a la vez, “ah, bueno”, dijo ella, “si no estáis muy enamorados, para casarse y separarse a los cuatro días, val más que no lo hagáis”. Perdonad que incluya esa expresión tan asturiana aquí. Entonces ella nos arrolló a los dos con su simpatía y alegría, ella estuve sesenta y cinco años casada, y por supuesto que hubo momentos buenos  y otros no tanto, pero se quisieron y tiraron para adelante. Y cuando llegaron a las bodas de oro, a las que ella pensó que igual no llegaban, lo celebraron por todo lo alto, invitando a todos los sobrinos de los dos lados, porque como ella dice nos quiere a todos por igual. Nos animó a disfrutar de la vida y de la juventud, que se marcha rápido, pero sobre todo si hay algo que quiere Fernanda es que le demos mucho amor, y de eso os puedo asegurar que no le falta, tiene 32 sobrinos nietos, y todos queremos a esta gran mujer con locura. Por cierto, que no os lo había contado, ¿sabéis quién fue la que más bailó en la boda?, pues Fernanda, ¿queréis saber cuántos años tiene?....nada más y nada menos que ochenta y ocho, y que le quiten lo bailao y que siga bailando muchos años más.

Yo cuando sea mayor quiero ser como Fernanda, el ejemplo y la ilusión ya lo tengo, ¿verdad? Además, al igual que ella yo soy de las que no se rinden, así que seguiré luchando por mis sueños.

Y para terminar os dejo con una de esas piezas de música que me sirven de inspiración, que por cierto, sonó muy bien en la boda de mi hermana la Cantata 147 de Bach, espero que os guste.


viernes, 11 de octubre de 2013

Por ser niña

Hoy es once de octubre, una fecha que quizá no os diga nada, para muchos de vosotros es víspera de puente, para vosotros que trabajan en el sector turístico es un día más de trabajo. Sin embargo, este día es muy importante para las niñas porque es hoy es el Día Internacional de la niña, y por eso hoy mi entrada está dedicada a todas esas niñas que luchan día a día por tener una vida mejor.

Todos conocemos a Malala, hemos oído su terrible historia, y hemos rezado para que se recuperara del terrible ataque que sufrió el año pasado. Malala con su lucha se ha convertido en la portavoz de todas esas niñas que no tienen voz, y que como ella también tienen derecho a recibir una educación esmerada y de calidad, que les permita tener una vida digna. Olvidadas y muchas veces obligadas por sus familias a dejar la escuela para ocuparse de las tareas domésticas, las niñas acaban siendo víctimas de los mayores abusos, y desgraciadamente encabezan las cifras de la pobreza.

Por ser niñas no tienen los mismos derechos que los niños
y encabezarán las listas de la pobreza, pero podemos cambiar su futuro


Por ser niña una joven como Malala en países como India, Pakistán, Malasia o Bangladesh, entre otros, será obligada a contraer matrimonio con una persona mucho mayor que ella. Será violada por su marido, y tendrá más hijos de los quisiera, tal vez incluso muera durante alguno de sus partos. No tendrá las mismas oportunidades que tienen las niñas de los llamados países del primer mundo (yo no creo que haya un primer mundo y un segundo o tercer mundo).
Desafortunadamente muchas niñas también son víctimas de las redes mafiosas de trata de blancas, de esta manera muchas de ellas son vendidas por sus propias familias a estos desalmados que las explotan sin piedad. Otras en cambio son explotadas en las fábricas, donde a cambio de una vida de miseria pasarán días enteros trabajando en condiciones insalubres. Muchas de ellas se ven abocadas a la mendicidad sin remedio, todo ello por el simple hecho de ser niña.

Por eso Naciones Unidas decidió instaurar el día Internacional de la niña en 2009, tal día como hoy reivindicamos sus derechos, y hacemos nuestra la lucha de niñas como Malala que buscan y merecen una vida mejor.
Las organizaciones no gubernamentales como Plan o UNICEF luchan porque las niñas tengan derecho a una educación digna y de calidad, que mejoren los medios a su disposición, transporte, tecnología, etc, para que puedan acudir a la escuela. También luchan para que sean las dueñas de su sexualidad, impartiendo educación sexual en las escuelas y acercando medidas anticonceptivas a estas niñas que tan difícil lo tienen. Además, se intenta que los gobiernos se involucren en la causa para que el papel de las niñas se entienda de manera diferente, y puedan así tener los mismos derechos que el resto de seres humanos. Se trata por tanto de concienciar a todas las personas implicadas, para que de esta manera las niñas no sean víctimas de violencia de género, ni tengan que sufrir las consecuencias de la pobreza, que por desgracia se ceba conellas de manera alarmante.
Estoy muy orgullosa de ser mujer, no me canso de decirlo, pero por desgracia para muchas niñas en muchos lugares ser mujer es una desgracia. Por ser niña no tendrán las mismas oportunidades que yo, a quien la vida me ha dado una segunda oportunidad, y no podrán hacer lo que ellas quieren, pero todo eso puede cambiar, y todos necesitamos aportar nuestro granito de arena.


Por ser niña es una campaña de la ONG Plan que busca mejorar la calidad de vida de millones de niñas, os dejo con uno de los vídeos que promocionan dicha campaña. Pero no son los únicos que reivindincan los derechos de las niñas, y hay mucho todavía por hacer, no les falléis.


jueves, 10 de octubre de 2013

Relato musical de un gran día

Hoy es jueves diez de octubre, y por fin parece que el otoño se ha instalado en nuestras vidas, las hojas de los árboles cubren las aceras, y el sol que nos ha acompañado todos estos días ha dado paso a las nubes. Pero no importa, porque estos días en mi casa hemos vivido momentos de verdadera felicidad, especialmente mi hermana María, que después de muchos meses de espera por fin contrajo matrimonio con Oscar.
Podría deciros muchas cosas de ese día, que fue muy feliz, que el sol lució de manera espléndida, y que como no podía ser de otra manera la novia estaba radiante, y el novio aunque estaba nervioso, salió airoso de la situación. También podría deciros que disfruté mucho de la compañía de nuestros seres queridos, especialmente de aquellos a los que vemos menos, y aquí me gustaría mencionar a Cristina, prima de mi padre, con quien tuve una conversación muy agradable.
Por supuesto también hubo tiempo para echar de menos a los que no están, de esta manera el recuerdo de mi abuela y el de Ángela, tía del novio, estuvieron muy presentes. Por supuesto también hubo tiempo para echar de menos a otras personas que ya no están, o a aquellas que no pudieron venir por diferentes motivos.
Pero en definitiva fue un día muy feliz en el que, como dice mi amiga Anita, antigua compañera de fatigas corales, fue una celebración del amor de dos personas que se quieren. Estoy segura de que el pasado cinco de octubre será una fecha difícil de  olvidar, especialmente para la pareja protagonista, que sin duda vivió uno de los días más especiales de su vida.
Gracias también a mi amiga Adriana por estas preciosas
fofuchas de los novios

Pero si hubo algo que llamó la atención de todos los invitados fue la ceremonia, a la que pusimos la nota musical seis personas: Alba, Lucía, Ana, Mercedes, Cristina y una servidora. Las tres primeras se encargaron de la parte instrumental, con el piano, flauta y violín respectivamente, y las tres restantes nos encargamos de la parte vocal. Como os podréis imaginar Mercedes y Cristina son compañeras de mi coro Melsos.Hoy me gustaría dedicar este post a estas chicas que hicieron que ese día fuera más especial de lo que ya era, convirtiendo una ceremonia de boda que podría haber sido una más, en un acto lleno de belleza y esplendor. Tengo que daros las gracias a todas, a Alba por dejarnos ensayar a Lucía y a mí en su casa de Perlora, a Merce por estar siempre ahí, eres la mejor, toda una inspiración para mí, además de una fuente de consejos que no debo desestimar para nada ;-). Y a Cris por estar ahí, atreviéndose a venir a la ceremonia sin haber hecho ningún ensayo con las instrumentistas, ¡qué grande Cris!  A Lucía, que además de ser una gran flautista es mi prima, por sugerirnos esas piezas tan preciosas y por tu eterna sonrisa y tu cariño. Y a Ana por los ánimos y por esa sonrisa, además tengo que decirte que me gustó mucho el toque de violín en la ceremonia, porque resulta que el violín es uno de los instrumentos que más me gustan. Muchas gracias a todas por haber estado ahí ese día, por  haber hecho de ese día uno de los más bonitos de nuestras vidas, y por haber aguantado mis nervios y miedos, que no es poco precisamente.
Y si hay algo que me hizo sentir muy feliz fue ese Ave María que Mercedes decidió que debía cantar yo, estaba tan nerviosa que lo canté temblando, pero ahí estaba ella, mi  gran compañera para darme ánimos, siempre a mi lado, esas cosas no se olvidan Merce, eres una gran amiga.

Salió un poco movida, pero que bonita esta foto que me hizo Javier Almuzara que siempre está apoyando a las chicas de Melsos


Así que como os podréis imaginar en esta ocasión la parte musical la pongo yo, a ver qué os parece mi Ave María, sé que tengo mucho que aprender todavía, pero no me salió mal del todo, ¿verdad? Y como blogger no me deja adjuntar el vídeo os dejo un enlace para que visitéis la página de Facebook del coro, donde podéis escuchar el vídeo. Y ya si queréis seguir escuchando buena música os aconsejo que os paséis por la página de Música para tu boda en Asturias, que tan bien nos acompañaron ese día. 
Muchas gracias también a Elena por los vídeos y a Victor por llevarnos hasta Candás a Cris y a mí. 

viernes, 4 de octubre de 2013

Sueños enterrados en el mar

Estos días andamos frenéticos en casa, mañana por fin se celebra la boda de mi hermana María, así que andamos de aquí para allá con todos los preparativos, y un montón de prisas. Son unos días bastante alocados, así que no doy abasto y encuentro poco tiempo para escribir sobre esas cosas que me preocupan, pero he aquí, que ayer sucedió algo terrible en la costa italiana, frente a la isla de Lampedusa. Una vez más el mar se ha cobrado la vida de cientos de personas, que salieron de África en una precaria embarcación buscando una vida mejor en esta Europa decadente.

Estas personas tenían sueños como todos nosotros, soñaban con tener un trabajo que les rentase algo más que un dólar al mes para dar de comer a sus familias. Soñaban con tener casa propia, y una vida mejor. Nadie les habló de crisis económica en Europa, ni de las terribles cifras de paro que tenemos en España o en Italia. Tampoco les hablaron de rescate a la banca, ni de austeridad económica. No, tan solo les hablaron de una vida mejor, de un lugar en el que los sueños se podían hacer realidad, de un lugar lleno de oportunidades y de comodidades, que tal vez ellos ni siquiera sabían que existían. Tal vez pagaron un precio exorbitado por un billete hacia el paraíso, que finalmente terminó siendo un billete hacia la muerte. Y así sus sueños quedaron para siempre enterrados entre las olas y la espuma del mar.

Mientras nosotros nos lamentamos por la recesión económica, que no nos permite comprarnos el último grito en moda, o que no nos deja presumir de coche de alta gama, otras personas tan solo sueñan con una vida digna. Vivimos en un mundo muy globalizado, en el que los pobres no tienen nada, casi ni derecho a existir, y los ricos son muy ricos. El reparto de la riqueza se hace de manera tan desigual que a mi me da vergüenza quejarme, ¡si tengo todo lo necesario para vivir!, ¡qué más quiero!

Vivimos en un mundo en el que el pez grande se come al chico, en otras palabras, para que pueda haber ricos tiene que haber muchos pobres. En países de África es habitual que las grandes terratenientes acaparen las tierras que antes trabajaban los agricultores locales, de esta manera las familias pierden su único sustento, así también pierden la esperanza de tener una vida digna. La necesidad obliga, y cuando alguien lo ha perdido todo, o mejor dicho, le han arrebatado todo, debe salir a buscar el pan para sus hijos donde sea, por este motivo nuestros mares se están llenando de pateras cargadas de sueños, que a menudo naufragan, dejando así miles de sueños enterrados en el mar.


Me gusta mirar al mar, pero a veces no puedo evitar de tantas
personas que un día dejaron su vida en él Foto Gratis 
Entro en la habitación de mis padres y veo el vestido de novia de mi hermana colgado de la barra de la cortina. Mañana será un día de fiesta para nuestras familias, será el comienzo de una nueva vida cargada de sueños y de ilusiones. Entonces no puedo evitar suspirar al recordar tantos sueños enterrados en el mar.

Y para despedirme os regalo una de esas piezas musicales que tanto me gustan. Una maravillosa Letanía de Schubert en la voz de la gran Lucía Popp, en recuerdo de tantas almas inocentes que un día soñaron con una vida mejor.





martes, 1 de octubre de 2013

La tragedia de Tchaikosvky

Hace algo más de un año La dos programó Iolanta de Tchaikosvky , una bellísima ópera de la que ya os he hablado en otra ocasión. La emisión de la ópera fue precedida de un reportaje en el que se desgranaba el argumento y algo más sobre el estreno de la obra, como por ejemplo que su autor ofendió al Zar al mostrar a un rey que se equivoca.,Pero si hubo algo que me llamó poderosamente la atención, fue saber que esta obra fue escrita dos años antes de su suicidio. Yo, que no sabía que el gran autor ruso se había suicidado, me quedé perpleja, ¿qué sería lo que llevó a un hombre de su talento a poner fin a su vida? No lo podía entender, y sin embargo, en estos días he ido descubriendo la gran tragedia que vivió Tchaikovsky.

Cuentan que Tchaikovsky vivió atormentado por su homosexualidad,  que intentó mantener las apariencias, tratando de vivir una doble vida, que no le proporcionó la felicidad que él esperaba. Intentó formar una familia, cuentan que le gustaban mucho los niños, pero su matrimonio fue un completo desastre, lo que contribuyó a forjar esa personalidad atormentada que tan bien refleja una de sus obras maestras: “La Sinfonía Patética”. No se sabe a ciencia cierta si realmente se suicidó, ya que se trata de una teoría surgida en los últimos años, que no parece haber sido probada. Sin embargo, lo que si parece probado, es que el compositor vivió un infierno personal al tratar de mantener oculta su verdadera orientación sexual.

Entonces me pongo a reflexionar y me doy cuenta de que han pasado muchos años, pero las cosas no han cambiado mucho en Rusia. Desgraciadamente los homosexuales siguen sufriendo la peor discriminación en este país, y lo que es aun peor, se prepara una ley que agravará aun más su situación. Por desgracia Rusia no es el único país en el que los homosexuales se ven terriblemente discriminados. En algunos lugares la homosexualidad es castigada con penas de cárcel, e incluso en algunos lugares puede acarrear condena de muerte, terrible, ¿verdad?

La homosexualidad no es ninguna enfermedad, tampoco es una desviación, es una opción sexual libremente elegida, igual que yo he elegido ser heterosexual. No debería acarrear ningún tipo de discriminación, y desde luego me parece deleznable que puedan sufrir penas de cárcel por ello, y ya no digamos lo que me parece la pena de muerte por este motivo, no tengo palabras. Son personas como tú y como yo, con sus virtudes y sus defectos, y si hay algo que tengo claro es que no hacen mal a nadie, por eso siempre les voy a mostrar mi apoyo.
Cuando residía en Londres tenía muchos amigos que han elegido ser homosexuales, y por supuesto mi relación con ellos era maravillosa, igualita que la relación con el resto de amigos heterosexuales. No hay diferencias entre personas por su orientación sexual, todos lloramos cuando estamos tristes y reímos cuando estamos contentos. De vez en cuando sollozamos por alguien que nos ha roto el corazón, ¿a quién no le han partido el corazón alguna vez?, y si encontramos a alguien especial enseguida nuestro mundo se ilumina. No importa si el motivo de nuestros desvelos es de nuestro sexo o del contrario, lo que realmente importa es que nos respetemos unos a otros, y tratemos de entendernos, que nadie intente imponer sus ideas a los demás. El respeto y la tolerancia son lo más básico en una sociedad que aspira a ser modélica, pero que  sin embargo todavía tiene mucho camino por recorrer. Creemos que hemos avanzado mucho, pero demasiado a menudo nos sentimos amenazados cuando el vecino de al lado es diferente. Entonces sospechamos de él las peores intenciones, en secreto vamos acumulando prejuicios contra personas que realmente no conocemos, y pensamos que  nuestra sociedad se derrumba a causa de ellos. No es así, nuestra sociedad se derrumba porque cada uno vamos a lo nuestro, no nos importa lo que les pasa a los demás, “mientras no me pase a mí”, nos decimos, pero no es así como realmente debería ser, ¿verdad?

Esperemos que las generaciones de mañana aprendan
respeto y tolerancia
Foto Gratis
Respetemos a quienes nos rodean, no les discriminemos porque sean diferentes a nosotros, debemos aprender que en una sociedad plural tiene que haber muchos puntos de vista diferentes, y por supuesto diferentes orientaciones sexuales a la nuestra, todas ellas son igual de válidas. Dos personas del mismo sexo que se quieren pueden y deben ser tan felices como una pareja heterosexual, lo que importa es el amor que comparten, después de todo, ¿quién no busca ser amado? ¿Qué más da que los protagonistas de ese amor incondicional sean dos hombres, dos mujeres, o un hombre y una mujer? Aprendamos a amar y respetar las diferencias y seremos una sociedad mucho mejor, entonces avanzaremos.


Y como no podía ser de otra manera os tengo que dejar con la Sinfonía Patética de Tchaikosvky, espero que os guste.