miércoles, 12 de marzo de 2014

Charlando con Ruth de Bellamoza

Hoy como todos los días he ido a dar un paseo por la tarde, he caminado por el muro de la playa de San Lorenzo, y después en mi vuelta a casa he pasado por una tienda de cosmética natural que se llama Bellamoza. Mi intención era comprarme una crema para la cara, y resulta que estas chicas hacen sus propias cremas sin aditivos ni conservantes y con ingredientes totalmente naturales. Pero si algo me ha ganado de estas dos hermanas es su cercanía y amabilidad. Hoy estaba una de ellas, creo que era Ruth, y además de una estupenda crema para la cara, Ruth me ha obsequiado con una más que agradable y entretenida conversación que me ha servido de fuente de inspiración para esta entrada.

Me contaba que en estos tiempos en la tienda entra mucha gente pidiendo, lo que evidencia una vez más que realmente estamos viviendo malos tiempos. Las dos comentábamos la suerte que tenemos, ya que en algún momento hemos tenido la ayuda de nuestras familias para solventar alguna que otra situación complicada. Sin embargo, hay  muchas personas que no tienen la misma suerte que nosotras y se enfrentan a los peores momentos de su vida sin la ayuda de la familia. Yo le comentaba que todos los días cuando paso por  la avenida de El Llano en Gijón, veo a un chico joven y bien vestido pidiendo con un currículum al lado. Está claro que esta persona se ha visto reducida a la pobreza quizá de la noche a la mañana, y posiblemente sentarse a pedir cerca del Cajastur es lo más humillante que ha tenido que hacer. Todos los días se traga el orgullo y se sienta esperando que algún alma caritativa le deje alguna que otra moneda. Dicen que la esperanza es  lo último que se pierde, y el muchacho por si acaso sigue con su currículum al lado, esperando que tal vez un buen día alguien le ofrezca un empleo. Como le comentaba a Ruth me rompe el alma ver a este chico, y me gustaría poder hacer algo más por él que dedicarle una entrada en este blog. Él simboliza a todas esas personas que lo han perdido todo, incluida la dignidad y la esperanza, y que una vez que no tienen ya nada más que perder deciden tragarse el orgullo apelando a nuestra caridad.
En estos tiempos el apoyo de la familia y amigos
es fundamental. ¿quién no necesita un abrazo?

Las dos comentábamos lo mismo, son tiempos duros, y el camino para la recuperación será duro, por desgracia las dos tenemos la sensación de que a nadie le importan historias como la que os acabo de contar. Nos lo quitan todo, más de cinco millones de parados y están más preocupados en quitarnos esos derechos que tanto nos había costado adquirir. La lucha de nuestros padres y abuelos por un mundo mejor y más justo ha sido pisoteada por ellos, que piensan que al recortar nuestros derechos y subir nuestros impuestos ya han realizado su trabajo. Pero a día de hoy mucha gente sigue sufriendo las consecuencias de una crisis económica que no han provocado. Son personas a las que nuestra burocracia anquilosada está dando de lado, y nadie parece escuchar su grito pidiendo ayuda.
Los chicos de No quiero serportada de los lunes al sol y Parejas orientadoras para la búsqueda de empleo, se preocupan más por esas personas que aquellos a quienes hemos confiado nuestro voto.

Por si fuera poco nos imponen sus leyes, que evidencian su misoginia y su falta de tolerancia. Pero en este país hay cosas más urgentes que no deberían esperar a mañana. Todas esas personas como el chico del currículum en la avenida de El Llano tienen derecho a una vida digna, algo que solo proporciona un puesto de trabajo con un salario adecuado a sus prestaciones.  Espero que este chico lo consiga pronto, y como él todos los que se encuentren en su misma situación, mucho ánimo para todos.


Y hoy para terminar me gustaría dejaros con una de esas piezas musicales que tanto me gustan. Había pensado en el Va Pensiero del Nabucco de Verdi, pero al final he pensado que era más apropiado algo más alegre y que proporcione un poco de esperanza.Y he pensado una vez en Lorena Mckennit, que a mí por lo menos me ayuda a relajarme y olvidarme de las tensiones. En esta ocasión quiero compartir con vosotros un vídeo de un maravilloso concierto que tuvo  lugar en un lugar mágico: La Alhambra de Granada, espero que os guste.



2 comentarios:

  1. Hola. Yo también he comprado alguna cosa en esa tienda, la descubrí un día al salir de la librería Cornión y me gustó mucho, porque aunque no es precisamente barata es de ese tipo de tiendas en el que merece la pena comprar, aunque sea poco a poco.
    Respecto a la ayuda de las familias, yo soy muy afortunada pero hay gente que no puede o quiere ayudar y es terrible ver gente pidiendo o pasándolo realmente mal. Mi madre me habla de un chico que pide en la Avenida del Llano, seguramente es el que dices tú.¿Cómo hemos llegado a esto? Ni en los peoreas tiempos había tanta gente en situación tan críica. Esperemos que la cosa mejore porque si no...un besín.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marigem, yo considero que también y muy afortunada con la familia, sobre todo con esas dos hermanas que tengo, no las cambio por nada.Me imagino que el chico del que te ha hablado tu madre será el mismo, ya que es el único que he visto pidiendo por esa zona. Es una verdadera pena ver lo que está sucediendo en este país y comprobar que nadie hace nada por ayudar a resolver la situación. Espero que este muchacho encuentre pronto un puesto de trabajo y su pesadilla llegue a su fin. La tienda a mí no me parece cara, la verdad, yo antes compraba alta cosmética, así que ya te contaré. De un tiempo a esta parte me estoy dando cuenta de que las grandes firmas son emporios que inflan los precios mientras producen en países pobres, así que no me apetece contribuir a su beneficio. En cambio prefiero dar la ganancia a personas como Ruth y Alba y de esta manera contribuir al desarrollo de los negocios de barrio, que serán los que salvarán a este país, ya lo verás.
    Un beso

    ResponderEliminar