viernes, 28 de marzo de 2014

Para Sara dark velvet

Hoy me siento un poco triste, la verdad es que estoy pasando unos días un poco tristones, aunque poco a poco me voy dando cuenta de que todo tiene solución y estoy poniendo todo de mi parte para volver a sonreír. Además, hay muchas personas que necesitan de un abrazo, aunque sea virtual, y hoy ese abrazo se lo quiero enviar a mi amiga Sara, de León, que escribe un blog que os recomiendo de verdad: Los ojos negros del tiempo, en el que vuelca, al igual que yo en el mío,  todas sus tristezas y sus frustraciones.


Qué podría yo deciros de Sara, que es una persona excepcional, con un gran amor por los animales, que ahora mismo está rota de dolor por la muerte de su perrito, a quien quería con locura. Que la conocí en uno de esos muchos cursos para desempleados que he realizado a lo largo de mi periplo por el desempleo. Que enseguida nos llevamos bien, y que junto con el resto de compañeras, Ana Belén, Silvia, Lucía, Carmen, hicimos un grupo en el que sobre todo nos reíamos y compartíamos anécdotas. Fueron buenos momentos, ¿verdad chicas?
El caso es que luego la vida nos separó y Sara volvió a su León natal, esa maravillosa ciudad a la que quiero volver pronto, pero gracias a esto de las redes sociales seguimos teniendo contacto, y de vez en cuando intercambiamos piropos sobre nuestros respectivos blogs. También nos damos ánimo la una a la otra, hace unos días era ella la que me animaba a dejar atrás cierta historia que no ha terminado de cuajar. Nada serio, a veces nos empeñamos en algo que no funciona, y no nos damos cuenta de que lo mejor es seguir adelante con nuestras vidas, disfrutando de todo lo bueno que hay a nuestro alrededor. En esos momentos lo mejor es quedarse con los buenos recuerdos, que siempre los hay, y seguir recorriendo el camino sin miedo al futuro, pues seguro que nos aguarda algo mejor.
Así estaba yo hace unos días cuando mi buena amiga Sara me recordó que valgo mucho, y decidí que no estaba hecha para dejarme llevar por la tristeza, porque sigo completa, y tengo mucho que dar aun. Además, yo ahora siento que todo fluye y que mi camino ahora está más claro que nunca.
Ya estamos en primavera,así que dejemos fuera las tristezas
Foto de Michael Jastremski 


Pero volvamos a Sara, ella está pasando por un momento complicado, como muchas otras personas, sin trabajo, luchando todos los días por salir adelante en esta vida que tan cuesta arriba se nos pone a veces.  En esos momentos tengo la sensación de que se siente un poco sola, a pesar de que tiene una pareja fantástica, un chico estupendo al que me encantaría conocer algún día. Sola ante un mundo hostil que no deja de ponerle la zancadilla, y al que no le importa la carrera universitaria por la que en su día tanto luchó, ni el resto de títulos que mi amiga acumula. Por eso hoy me gustaría recordarte querida Sara que no estás sola, que aunque llevamos un tiempo sin vernos yo sigo estando aquí para lo que te haga falta, así que si  un día tienes ganas de gritar y no encuentras con quién hacerlo ya sabes a quien tienes que llamar. Los malos tiempos pasarán, sé que ahora no lo parece, pero lo harán. Vendrán entonces los buenos tiempos y estos momentos te parecerán un mal sueño del que te acabas de despertar. Es cierto que hay muchas personas a las que no les importa nada nuestra suerte, ostentan el poder, y no les importa aplastar a los más débiles a su paso. Pero querida amiga, no van a estar siempre ahí, como dice el dicho torres más altas cayeron, y yo estoy convencida de que los que hoy estamos abajo mañana estaremos arriba, es la ley del karma. No hay mal que cien años dure, y sé que un día veremos estos malos momentos desde otra perspectiva. A mí la vida ya me está cambiando, y deseo de todo corazón que la tuya también cambie. Es más, estoy segura de que pronto cambiará y todo volverá a andar, ya lo verás. Un gran abrazo y un beso Sara, no te rindas, como dice el amigo Fernando, que no te detengan.

Y para que mi amiga Sara se vaya animando he decidido compartir con todos vosotros una pieza de música bonita, de esas que suben el ánimo, y he pensado en las Bodas de Fígaro, de Mozart, yo no paro de escucharla estos días, y no sé porqué, pero siempre consigue sacarme una sonrisa, espero que os guste.


martes, 18 de marzo de 2014

Una mano para Ángel

Hace tan solo unos días os hablaba de él, no sabía su nombre, tan solo que pedía cerca de mi casa con un currículo. Hoy después de hablar con los amigos de No quiero ser portada de loslunes al sol y de Parejas orientadoras, me he atrevido a hablarle. Al principio se ha mostrado un poco sorprendido, pero receptivo, le he dicho que por desgracia no puedo ofrecerle  un puesto de trabajo, pero sí podía ayudarle a contar su historia. Le he hablado de nuestros blogs, de que podemos darle visibilidad para que así alguien pueda ofrecerle ese puesto de trabajo que tanto ansía. Y él, que como ya os podéis imaginar no sueña con otra cosa, me ha dicho que sí inmediatamente. Y después me ha dado las gracias un montón de veces y me ha dado la mano otras tantas, quizá porque tal vez he sido la primera persona que le ha mostrado un poco de solidaridad y le ha ofrecido esperanza.

Después he vuelto a casa con la copia de su currículo y lo primero que he hecho ha sido hablar con Julio y con las chicas de Parejas Orientadoras, porque estoy segura de que entre todos podremos hacer algo para ayudar a Ángel a superar su  mala racha. La historia de este chico podría ser la de cualquiera de nosotros, por suerte no hemos llegado a esa situación, tenemos familias que nos ayudan, pero también hemos pasado momentos malos. Es por eso que todos debemos prestar nuestra ayuda y nuestra solidaridad con esas personas a las que la vida ha tratado con más dureza. Todos necesitamos en algún momento que nos echen una mano para salir de una situación delicada de la que no sabemos muy bien como salir. Levantarse después de una caída a veces puede ser lo más difícil del mundo, en ese momento cuando necesitamos de una mano amiga a la que aferrarnos para poder levantarnos de nuevo. Y eso es lo que le sucede a nuestro amigo Ángel, por desgracia ha tenido un tropezón y está pasando por una situación difícil, no sabe como levantarse y necesita una mano amiga. Yo ya le he ofrecido la mía, a la que se ha aferrado varias veces esta tarde, necesito que todos vosotros le ofrezcáis la vuestra, y así quizá entre todos logremos que salga de su dura situación.

Ángel tiene un currículo muy completo, sabe hacer casi de todo, ha trabajado como conductor de autobús, peón, dependiente de comercio en el turno de noche, en fin, lo que se dice un hombre con experiencia. Que si bien tiene una pequeña minusvalía he visto que eso no le impide llevar una vida normal y que puede desempeñar cualquier puesto de trabajo sin dificultad. Además ha trabajado en lugares tan distintos y distantes como Santurce o Sevilla, por lo que estoy segura de que no le importa cambiar de residencia.  Tan solo espero que entre todos podamos hacer que la vida de Ángel de un giro radical y que pronto os pueda decir que ya ha encontrado un puesto de trabajo, para que así sea adjunto su experiencia profesional en mi blog, si alguien quiere ponerse en contacto con él, que me deje su correo electrónico a través del blog y yo le enviaré su CV escaneado. No os preocupéis que no voy a publicar ningún mensaje con información personal por lo que seré la única persona que verá vuestros correos, que luego borraré.


Y para terminar os dejo con una pieza  musical como es costumbre en mi blog, os quiero dejar con algo de Victoria porque es uno de nuestros mejores músicos, y porque es música que alegra el alma y nos hace mejores personas. No os olvidéis de Ángel y de tantos otros que como él necesitan una mano amiga que les ayude a levantarse. 




viernes, 14 de marzo de 2014

Leyendo Jane Eyre

Estos dísa en Asturias estamos disfrutando de un sol maravilloso, no sé vosotros, pero yo en días así me gusta ir a leer al parque. Por suerte tengo muy cerca el parque de Los Pericones, que ya sabéis que es uno de mis lugares favoritos en Gijón, así que ayer me pasé un buen rato sentada al sol en uno de sus bancos con uno de mis libros favoritos: Jane Eyre.

Como ya sabéis estoy estudiando en la UNED el grado en Estudios ingleses, y Jane Eyre es una de las lecturas obligatorias de literatura inglesa en este cuatrimestre. Pero lejos de ser una obligación, para mí leer de nuevo este libro es un inmenso placer, no solo por la historia en sí, que siempre me ha fascinado, sino por la forma en que Charlotte Brönte utiliza el lenguaje, que es algo sensacional. Sin embargo, quizá si hay algo que me fascina de esta historia es la propia Jane, que como muchos de vosotros sabréis tiene mucho en común con su creadora, pero empiezo a pensar que también conmigo.
Jane inicia la novela como una niña huérfana que vive en casa de su tía, que la desprecia, y con un primo John, que de manera constante abusa de ella ante la pasividad de sus dos hermanas y del servicio, que no osa contradecir al malcriado muchacho. Después sus penurias continúan en un colegio en el que pasa hambre y frío, pero es allí donde recibe una educación y se convierte en profesora. Más tarde será institutriz de una niña francesa en casa del señor Rochester, y no os cuento más del argumento por si acaso lo estáis leyendo.
Pasar la tarde acompañada de  Jane Eyre
es todo un placer
Jane es un personaje que anhela sentirse querida, despreciada y repudiada por los que la rodea, sale al mundo en busca de su propio destino. Lectora empedernida como nos cuenta al principio de la novela, siente la necesidad de aprender, pues sabe que será la educación lo que finalmente la liberará de la dependencia a la que se encuentra sometida al principio. Y yo creo que eso es lo que tenemos en común Jane y yo, ella es una mujer muy luchadora y valiente, no se rinde, pero también es generosa y desprendida, como demostrará más adelante en la novela. Es una mujer que está desprotegida en un mundo que le es hostil, por suerte ella tiene las agallas suficientes para hacer frente a quienes abusan de ella. Yo al igual que ella durante mucho tiempo me he sentido injustamente tratada por la vida, no obstante, lejos de sumirme en una queja sin final he sentido el impulso de salir al mundo para encontrar mi camino, igual que mi adorada protagonista. Yo también he visto en la educación la herramienta que me hará salvar las dificultades que la vida ha puesto en mi camino. Y así estudiando he descubierto la manera de recuperar las riendas de mi vida, y todavía no he hecho más que empezar a leer la novela.

Todos necesitamos algún estímulo que  nos ayude a salir de nuestro letargo, en mi caso ha sido la vuelta a la universidad, pero estoy segura de que todos vosotros tenéis el vuestro justo delante de vosotros, solo tenéis que ser valientes y afrontar lo que sea. La vida no regala nada, eso está claro, y más en estos tiempos, por eso a veces hay que esforzarse más y salir a luchar por lo que uno quiere, ya sabéis que siempre se ha dicho que el mundo es de los valientes. Ya sabéis lo que tenéis que hacer, salid al mundo y dejar atrás vuestros miedos, y si alguien os dice que estáis locos vosotros ni caso, merecerá la pena, os lo aseguro.

Y para terminar como siempre os regalo una bonita  pieza musical. La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a un recital benéfico de la soprano Ana Nebot con el bajo Simón Orfila. Fue una velada inolvidable, me gustó mucho la voz y la técnica de esta soprano de Oviedo a la que me gustaría desearle muchos éxitos.


miércoles, 12 de marzo de 2014

Charlando con Ruth de Bellamoza

Hoy como todos los días he ido a dar un paseo por la tarde, he caminado por el muro de la playa de San Lorenzo, y después en mi vuelta a casa he pasado por una tienda de cosmética natural que se llama Bellamoza. Mi intención era comprarme una crema para la cara, y resulta que estas chicas hacen sus propias cremas sin aditivos ni conservantes y con ingredientes totalmente naturales. Pero si algo me ha ganado de estas dos hermanas es su cercanía y amabilidad. Hoy estaba una de ellas, creo que era Ruth, y además de una estupenda crema para la cara, Ruth me ha obsequiado con una más que agradable y entretenida conversación que me ha servido de fuente de inspiración para esta entrada.

Me contaba que en estos tiempos en la tienda entra mucha gente pidiendo, lo que evidencia una vez más que realmente estamos viviendo malos tiempos. Las dos comentábamos la suerte que tenemos, ya que en algún momento hemos tenido la ayuda de nuestras familias para solventar alguna que otra situación complicada. Sin embargo, hay  muchas personas que no tienen la misma suerte que nosotras y se enfrentan a los peores momentos de su vida sin la ayuda de la familia. Yo le comentaba que todos los días cuando paso por  la avenida de El Llano en Gijón, veo a un chico joven y bien vestido pidiendo con un currículum al lado. Está claro que esta persona se ha visto reducida a la pobreza quizá de la noche a la mañana, y posiblemente sentarse a pedir cerca del Cajastur es lo más humillante que ha tenido que hacer. Todos los días se traga el orgullo y se sienta esperando que algún alma caritativa le deje alguna que otra moneda. Dicen que la esperanza es  lo último que se pierde, y el muchacho por si acaso sigue con su currículum al lado, esperando que tal vez un buen día alguien le ofrezca un empleo. Como le comentaba a Ruth me rompe el alma ver a este chico, y me gustaría poder hacer algo más por él que dedicarle una entrada en este blog. Él simboliza a todas esas personas que lo han perdido todo, incluida la dignidad y la esperanza, y que una vez que no tienen ya nada más que perder deciden tragarse el orgullo apelando a nuestra caridad.
En estos tiempos el apoyo de la familia y amigos
es fundamental. ¿quién no necesita un abrazo?

Las dos comentábamos lo mismo, son tiempos duros, y el camino para la recuperación será duro, por desgracia las dos tenemos la sensación de que a nadie le importan historias como la que os acabo de contar. Nos lo quitan todo, más de cinco millones de parados y están más preocupados en quitarnos esos derechos que tanto nos había costado adquirir. La lucha de nuestros padres y abuelos por un mundo mejor y más justo ha sido pisoteada por ellos, que piensan que al recortar nuestros derechos y subir nuestros impuestos ya han realizado su trabajo. Pero a día de hoy mucha gente sigue sufriendo las consecuencias de una crisis económica que no han provocado. Son personas a las que nuestra burocracia anquilosada está dando de lado, y nadie parece escuchar su grito pidiendo ayuda.
Los chicos de No quiero serportada de los lunes al sol y Parejas orientadoras para la búsqueda de empleo, se preocupan más por esas personas que aquellos a quienes hemos confiado nuestro voto.

Por si fuera poco nos imponen sus leyes, que evidencian su misoginia y su falta de tolerancia. Pero en este país hay cosas más urgentes que no deberían esperar a mañana. Todas esas personas como el chico del currículum en la avenida de El Llano tienen derecho a una vida digna, algo que solo proporciona un puesto de trabajo con un salario adecuado a sus prestaciones.  Espero que este chico lo consiga pronto, y como él todos los que se encuentren en su misma situación, mucho ánimo para todos.


Y hoy para terminar me gustaría dejaros con una de esas piezas musicales que tanto me gustan. Había pensado en el Va Pensiero del Nabucco de Verdi, pero al final he pensado que era más apropiado algo más alegre y que proporcione un poco de esperanza.Y he pensado una vez en Lorena Mckennit, que a mí por lo menos me ayuda a relajarme y olvidarme de las tensiones. En esta ocasión quiero compartir con vosotros un vídeo de un maravilloso concierto que tuvo  lugar en un lugar mágico: La Alhambra de Granada, espero que os guste.



sábado, 8 de marzo de 2014

Feliz día internacional de la mujer

Hoy 8 de marzo celebramos el día internacional de la mujer, que debe servir para recordarnos de que aunque hemos avanzado mucho, todavía queda mucho por hacer. Han pasado muchos años desde que Mary Wollstonecraft escribiera su Vindication of the Rights of the Woman, por el que fue tan criticada y vilipendiada. Hoy ya nadie se cuestiona que las mujeres puedan participar en unos juegos olímpicos, y nuestro derecho al voto parece casi incuestionable, ¿pero es así realmente? Por desgracia no, aun existen muchos países en los que las mujeres no pueden votar ni conducir, son apartadas de la vida pública, y no tienen acceso a la educación. Por tanto un día como hoy debe servirnos para plantearnos cómo podemos hacer que estas diferencias desaparezcan para que así todas podamos celebrar de la misma manera este día sin miedo y con total libertad.
Yo no lo podría decir mejor que ella ;-)

Ya sabéis que mi vida cambió hace más o menos año y medio, exactamente el día en que decidí matricularme en la UNED para volver a estudiar, quizá la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo. La carrera está siendo el revulsivo que me ha ayudado a salir de una situación en la que no veía salida. Día tras día me voy demostrando de lo que soy capaz, y siento que me estoy superando a mí misma con cada examen que consigo aprobar, y no es fácil, pero lo estoy consiguiendo. Esto me ha servido para darme cuenta de que la educación es la llave que me permite ser dueña de mi propia vida, y así el futuro que me aguarda se va aclarando poco a poco. Desafortunadamente muchas mujeres no tienen acceso a la educación, y en muchos lugares ser profesora de niñas es un ejercicio de riesgo, pero no debería ser así, ¿verdad?
Además muchas niñas son obligadas a casarse a muy temprana edad, casi siempre son casi vendidas por sus familias a hombres mucho mayores que ellas. De esta manera sus esperanzas e ilusiones son arrancadas de cuajo. Una de las cosas que decía Wollstonecraft, es que un matrimonio demasiado temprano impide el desarrollo educativo y emocional de la mujer, y en el caso de estas niñas es evidente que así es. Para otras autoras como Virginia Woolf el matrimonio es una suerte de negocio, y así es en muchos casos, ya que a veces las niñas son intercambiadas por una vaca, triste, ¿verdad?

Yo hoy me siento muy afortunada, tengo algunas de las mejores amigas con las que se puede contar, me gustaría poder nombraros a todas, pero claro, no puedo, así que si no lees tu nombre aquí te pido perdón y te ruego que te des también por felicitada. Me siento bendecida por tener en mi vida a mujeres tan valiosas como las chicas de Melsos, que tanto me tienen que aguantar, es bonito que ahora seamos coro de voces femeninas, aunque nos siga dirigiendo un hombre de tanta valía como Pablo, espero que sigamos muchos años cantando juntas bajo su batuta. Pero también estoy muy orgullosa de tener amigas tan valientes como Ana Belén, Elena, Afzalah, Patricia Macías, Silvia, Aida Suárez,  Aida Vic, Patricia Díaz, Eliana, Natalia, Jana,Virginia, Lidia, Laura Mateo, Emma, Rosa, Esther, María de Callejeando por el mundo, Marigem que siempre me lee y me comenta algo, eres un sol. En fin, tengo tantos nombres. Pero si hay dos personas muy importantes en mi vida son mis dos hermanas: María y Carolina, siempre hemos permanecido unidas, hemos compartida juntas momentos buenos y otros un poco más complicados, y si hemos tenido desavenencias al final hemos sabido superarlas y dejarlas atrás. Es ahora cuando me doy cuenta de lo importante que sois en mi vida, y aunque ahora mismo estamos separadas geográficamente, hemos conseguido seguir unidas gracias a la tecnología. Gracias por estar ahí chicas, ¿qué haría yo sin vosotras?

Este precioso cuadro está en la Tate Gallery de Londres
Y para terminar me gustaría compartir con vosotros una pieza musical muy hermosa, ya sabéis que una de esas voces que me acompañan en mis tardes de estudio es Lorena Mckennit, una mujer inteligente y creadora que rescata música celta tradicional. Una de las canciones que siempre me han gustado es The Lady of Shallot, pero nunca había reparado en su letra, y por supuesto no me había dado cuenta de lo que significaba. Basada en un poema de Tennyson esta canción es un canto por la libertad de una mujer encerrada en una torre obligada por una maldición, tan solo puede ver el mundo exterior a través de un espejo mientras teje sin parar. Un día decide mirar a Camelot, half sick of shadows, dice, enferma de vivir entre sombras, pero esa decisión resulta fatal, y al salir al mundo muere. Os invito a que escuchéis la canción de Mckennit y de paso os invito a conocer el poema, estoy segura de que os gustará. A todas vosotras que leéis esta entrada os dedico esta preciosa canción, feliz día de la mujer a todas.




martes, 4 de marzo de 2014

Recorriendo Londres

Estos días han estado un poco revueltos en lo que al tiempo se refiere, lloviendo sin parar con un mar embravecido que ha causado bastantes destrozos, y yo que había acabado agotada de mis exámenes de enero y febrero sentía que necesitaba escapar unos días a algún lugar. Como buena asturiana no me dan miedo ni el viento ni la lluvia, así que decidí ir a Londres, ya que hacía mucho tiempo que no me paseaba por mi segunda casa.

El primer día fue un poco caótico, no por un retraso en el avión, sino por lo mucho que ha cambiado el aeropuerto de Stanted, no me lo podía creer. Y luego cuando llego a la City, que yo creía conocer de memoria, me encuentro con edificios nuevos por doquier, así que me costó llegar al lugar de trabajo de mi hermana, al que tantas veces fui a esperarla. Pero, pasados esos momentos de confusión iniciales, mis vacaciones prometían, y yo no podía estar más ansiosa por comenzarlas.
Visitar Londres es una experiencia totalmente distinta para mí, allí no me siento como una turista más, siento que estoy en casa, porque como ya he dicho en ese lugar descubrí quien era y lo que quería hacer con mi vida. Así que me encantó recorrer de nuevo Saint James y Green Park, dos lugares en los que siempre he caminado olvidando que estaba en una gran ciudad, disfrutando de la paz y tranquilidad que ofrecen.
Otro lugar en el que me gusta perderme es la National Gallery, que tantas joyas de la pintura alberga. Uno de los cuadros que más me gustan es la Venus del Espejo, de Velásquez, uno de los cuadros más hermosos de este pintor, y que como dice mi buen amigo Javier Almuzara, debería estar en nuestro país. También paseé por la Torre de Londres y el Palacio de Kensington, donde pude admirar las joyas de la corona y hasta el vestido de novia de la reina Victoria, a la que muchos llaman la “abuela de Europa”, ya que todas las casas reales descienden de esta gran monarca. Yo no soy especialmente monárquica, pero si hay algo que me gusta de la reina Victoria es la historia de amor que vivió con el príncipe Alberto. Su matrimonio fue feliz durante algo más de veinte años, y a su muerte la reina afirmó que para ella la felicidad ya no existía. Así mandó construir un impresionante monumento dedicado a la memoria de su amado muy cerca del Royal Albert Hall. Asimismo, la huella que el príncipe consorte dejó en las artes, a las que dio un gran impulso es más que evidente. Pero si hay algo  hermoso en el palacio de Kensington son sus jardines, de los que pude disfrutar en un sábado casi primaveral, una experiencia que os recomiendo a todos los que tengáis pensado visitar Londres.
Los jardines del palacio de Kensington son muy bellos


Y una de las cosas que más me gustan ya sabéis que son los libros, así que imaginad que sorpresa me llevé cuando vi esta maravillosa y original biblioteca en Fairlop, ¿qué os parece? 
Me paseé por Waterstones, y allí me compré un par de libros que seguro que me serán de gran utilidad en el futuro, A Vindication of the Rights of the Woman, de Mary Wollstonecraft, y Life and Death de Mary Wollstonecraft, de Claire Tomalin, que pienso leer en profundidad, ya que he pensado realizar mi trabajo fin de carrera sobre esta gran mujer inglesa. Algún día le dedicaré una entrada en este blog.

Y mientras disfrutaba de mis vacaciones, la UNED me enviaba los resultados de mis exámenes por sms. Puedo decir que he aprobado todo, me siento muy orgullosa por lo que estoy logrando, y espero que desde alguna estrella en el firmamento mis abuelos se sientan también orgullosos de mí. Parece que poco a poco ya estoy en el camino correcto, al menos el esfuerzo va dando resultados, merece la pena, ¿verdad? 

Y hoy pensaba en la pieza musical con la que finalizar esta entrada, y se me ha ocurrido que lo mejor era compartir con todos vosotros alguna obra de un compositor inglés, y me he decantado por William Byrd, un compositor de la época de Elizabeht I, que espero que os guste.