martes, 31 de marzo de 2015

Que ningún niño se quede sin cenar

En estos días de Semana Santa supongo que muchos de vosotros estaréis de vacaciones en algún lugar, tal vez en la playa o la montaña. Otros viven estos días con un gran fervor religioso, acuden a las diversas procesiones que se celebran a lo largo y ancho del país. El tiempo acompaña, así que imagino que muchos habréis optado por la primera opción, ¿me equivoco? Los colegios están cerrados por lo que los niños pasan más tiempo en casa con sus padres; y esto para muchos supone un verdadero drama.

Llevamos mucho tiempo escuchando que el comedor escolar es para muchos niños el único lugar donde pueden comer caliente. Son victimas inocentes de la tan cacareada crisis. Sus padres no encuentran trabajo, muchos de ellos incluso han perdido sus casas, por lo que conviven con otros familiares. Dice Blanca Menéndez que hay casas donde viven dos familias juntas, “como en la posguerra” afirma.
Quizá no os suene de nada el nombre de Blanca Menéndez, muchos asturianos hemos oído hablar de la ONG que ha creado: Ningún niño sin cenar. Yo supe de esta iniciativa hace unos meses a través de Facebook, cuando blanca solicitaba que alguien les cediese un local de manera gratuita. Después de algún que otro intento fallido, la ONG se instaló en un local en la avenida de la Constitución en Gijón. Desde que se instalaron allí no han parado de ayudar a personas que lo han perdido todo y, por desgracia, se ven incapaces de dar sustento a sus hijos.
Hay muchos lugares donde podéis llevar vuestras donaciones, solo comida,
este es el distintivo que acredita su colaboración

Cuenta Blanca en una entrevista que os enlazo aquí que, a veces tiene que comer en el local por que no da abasto. El número de personas que acuden a solicitar ayuda al local es muy alto, yo diría que incluso desbordante. Se está ayudando a niños de todos los colegios de la zona, y afirma que es muy necesario extender esta iniciativa a Oviedo y Avilés. Cuenta también que a veces son los propios profesores los que se ponen en contacto con la ONG. Hay niños que comparten sus meriendas con los compañeros; algún niño incluso insta a sus padres a hacer una gran donación porque ellos también son conscientes de la situación de sus compañeros. Yo he estado en el local en una ocasión, aquel día el local estaba vacío, supongo que de casualidad. Recuerdo que le llevaba pan de molde y tomate, y Blanco se puso muy contenta porque decía que justo esas dos cosas se habían terminado ya y las necesitaba con urgencia.


No puedo deciros mucho más, tan solo que me parece una aberración que sean personas como Blanca las que estén intentando buscar soluciones a tanta desesperación. Por desgracia ellos solo pueden proporcionar comida, nada más. Pero está claro que lo que estas familias necesitan es un puesto de trabajo digno, que les proporcione los medios necesarios para dar de comer a los suyos. Esa debería ser la prioridad de nuestros políticos, acabar con la miseria de nuestros niños. Creo que va siendo hora de que dejen de perder el tiempo con otras cuestiones, y den soluciones a todos estos problemas, que son demasiado reales. Mientras eso sucede me temo que serán personas como Blanca Menéndez las que seguirán velando por esos niños.

Los que seguís mi blog sabéis que siempre termino con alguna pieza de música, suele ser ópera o música coral, ambos géneros me gustan mucho. Pero hoy quiero terminar con un vídeo de UNICEF que explica los derechos de los niños. Desgraciadamente todos  los días me doy cuenta de que sus derechos parecen ser lo que menos importa ahora mismo.


viernes, 20 de marzo de 2015

A Zaida


Estos días tengo muy poco tiempo para desarrollar mi creatividad, como os podréis imaginar me paso la mayor parte del día estudiando. Algo que me gusta mucho, no os quiero seguir aburriendo con eso, pero que me deja muy poco tiempo para otras actividades que también son de mi agrado. Sin embargo, no quería dejar pasar la oportunidad de mostrar mi apoyo a una mujer que por desgracia ha sido noticia por su extraordinario trabajo en lugares como Kosovo, sino por que ha pasado por un auténtico calvario durante los últimos años.
Como ya os habréis dado cuenta a estas alturas me refiero a la capitana Zaida Cantera, que ha sufrido un sinfín de vejaciones y humillaciones por parte de un superior ya condenado por la justicia. Y que lejos de encontrar el apoyo que sin duda buscaba y necesitaba, ha sido juzgada y casi sentenciada por los estamentos militares, que se han convertido en los verdugos de la mujer a la que deberían haber apoyado y defendido.
Creo que Zaida es una mujer muy valiente, no os podéis ni imaginar lo que supone para una mujer ser acosada sexualmente. Muchas ni siquiera se atreven a denunciarlo, tienen miedo de perder su trabajo, y de lo que puedan decir los demás. Por desgracia son juzgadas con demasiada frecuencia, todos hemos oído alguna vez expresiones del tipo: “esta chica es una fresca”, o “mira que falda más corta lleva”, “seguro que va buscando guerra”. De esta manera se nos trata como meros objetos sin capacidad de decisión, y se justifica una agresión, que siempre deja graves secuelas psicológicas. Muchas mujeres pasan noches enteras  llorando, no quieren que la noche termine nunca, porque a la mañana siguiente deben acudir a su puesto de trabajo una vez más. Entonces su pesadilla volverá a reproducirse. Puede ser un superior, o un compañero, se creen poderosos y saben como minar la moral de su víctima. Amenazan  con destruir la vida de su víctima: “me encargaré de que no vuelvas a trabajar”. Se asegurarán de que no se les denuncie: “nadie te va a creer”, “todos pensarán que estás loca”. Y así es, el mundo de estas mujeres se tambalea por completo, no saben qué hacer ni a quién acudir. A veces hasta sus propias amigas les dan la espalda: “no deberías haberle denunciado”, “piensa en su familia”. No os podéis imaginar lo solas que se sienten, las que se atreven a denunciar a pesar de todo son muy valientes.
Supongo que así se ha debido de sentir Zaida, absolutamente sola, sin nadie a quién acudir. No se trata solo de que los estamentos militares estén anclados en el pasado, que así es. Desconozco el funcionamiento de una unidad militar, pero por lo que he visto estos días en las noticias, hay jerarquías establecidas durante generaciones. A quienes están en lo más alto no les gusta que estas sean amenazadas, podríamos decir que son casi intocables, y si alguien consigue que estas se tambaleen aunque sea solo de manera muy ligera lo paga caro. Y esto me temo que es lo que le ha pasado a Zaida. Se ha levantado para reivindicar sus derechos, para decir alto claro que tiene derecho a realizar su trabajo sin ser acosada. Que entre su vida personal y su trabajo existe un límite claro y nadie tiene derecho a sobrepasarlo sin su consentimiento. La justicia le ha dado la razón, pero ha seguido estando tan sola dentro del ejército, que al final ha decidido abandonar y seguir adelante con su vida, ¿y quién puede culparla? Yo desde luego no. Creo que este país pierde a una gran militar, que ha demostrado de sobra su valía profesional. Pero si hay algo que esta mujer nos ha enseñado es a levantar nuestra voz cuando nos avasallan y acorralan. Porque ella ha sabido defender sus derechos hasta el final, lástima que quienes deberían haber estado ahí para apoyarla castigando y apartando al culpable para siempre de sus funciones, le han dado la espalda. Por ti Zaida quizá las cosas algún día lleguen a cambiar.

Y me gustaría terminar esta entrada compartiendo con todos vosotros un vídeo de la gran Aretha Franklin cantando Respect. Respeto es lo que todas las mujeres reivindicamos y necesitamos. Respeto en nuestra vida diaria, en el trabajo, cuando caminamos por la calle. Respeta nuestras opiniones, no nos impongas las tuyas. Respeta también nuestras decisiones. Pero sobre todo respetamos cuando decimos"no" alto y claro.









jueves, 5 de marzo de 2015

Por la educación pública

Estos últimos días han sido un poco caóticos en mi vida, notas de exámenes, con alguna que otra decepción que forma parte de la vida del estudiante. Ensayos de coro, y ya sabéis que me ha tenido muy ocupada la enfermedad de un familiar, que ha pasado por un segundo linfoma. Afortunadamente de eso ya nos hemos recuperado, y ahora toca tratamiento de mantenimiento durante un par de años, pero como ya he dicho, lo peor ya ha pasado. Por todos estos motivos he tenido el blog un poco abandonado, y hoy he decidido que era el momento de retomarlo.

La verdad es que no sabía muy bien de qué hablar, después de tanto tiempo sentía que había perdido el hábito de escribir y, no sabía si sería capaz de contar algo interesante. Entonces me di cuenta de que hay algo que me preocupa mucho como persona y como estudiante: la educación pública de calidad; así que de eso os voy a hablar.

Ya sabéis que se ha aprobado el tres más dos en la enseñanza universitaria, algo que degradará los estudios de grado y encarecerá en gran manera la ya de por sí cara educación universitaria. No os podéis ni imaginar el estrés que esto supone para los que ya estamos realizando estudios de grado. Surgen mil preguntas, ¿tendré que cambiarme de plan? Os podréis imaginar que si después de tanto esfuerzo tengo que cambiarme de plan, y hacer un máster de dos años, en lugar del actual de un año, me voy a sentir un muy furiosa y bastante engañada. Por si fuera poco la secretaria de estado de educación dice que la universidad en este país es barata, y que hay demasiados estudiantes. Os podréis imaginar cómo me sentí. Mi educación universitaria es algo que me tomo muy en serio, para ello me esfuerzo mucho, me levanto todos los días muy temprano para estudiar, hay días que eso es lo único que hago. He sacrificado muchas cosas para llegar hasta aquí: tiempo con mis amigos, otras actividades que me gustaría realizar y dejo para más adelante, libros que esperan en una estantería sin leer. En fin, un sinfín de actividades que estoy posponiendo porque me tomo muy en serio mi educación. La educación debe ser un derecho, no un privilegio de unos pocos adinerados. Todos debemos tener las mismas oportunidades. Se está jugando con el futuro de muchas personas, con sus ilusiones, pero sobre todo se está dejando escapar el futuro de este país, ya que los mejores estudiantes se marchan a otros países donde se les trata como merecen. No sé si lo sabréis pero a pesar de lo que dicen nuestros gobernantes, las carreras por si solas no sirven para nada, el máster es obligatorio a la hora de ejercer ya que se trata de la especialización. Como os podréis imaginar no es cierto que esta medida nos va ahorrar dinero ya que los estudiantes saldrán antes al mercado laboral. Sí lo van a hacer si no se pueden costear el máster, pero tendrán que trabajar de lo que puedan porque de lo que han estudiando sin el máster no van a poder.
Pero no se trata sólo del ya famoso tres más dos, se trata de la casi supresión de la asignatura de música, de la filosofía, que nos ayuda a pensar y a decidir por nosotros mismos. En cuanto a la asignatura de música sirve para fomentar la capacidad creativa de los alumnos, estimula nuestra capacidad cognitiva y nos hace más tolerantes. Y sirve también para que los alumnos no confundan al gran Victoria, con la última ganadora de Gran Hermano, algo que seguramente pensarán muchos  en esta España rancia y caduca.
Espero por el bien de todos que los que nos gobiernen en años venideros pongan fin a este desatino, de lo contrario nos va a salir muy caro a todos, y no me refiero solo a los estudiantes.

Y para terminar quiero compartir con vosotros una de esas joyas musicales que tanto me gustan. Los responsorios de tinieblas de Tomás Luis de Victoria, nuestro gran autor barroco, muy apreciado en otros lugares como Inglaterra, pero que desgraciadamente en España dada nuestra nula cultura musical no es tan conocido como debiera. A veces tengo la sensación de que nos quieren sumir en las tinieblas, por eso esta pieza me parece muy representativa de los tiempos que corren.