jueves, 16 de abril de 2015

Alcemos la voz

Casi todos los días en los medios de comunicación se nos recuerda que es el día de algún colectivo especial, ya sabéis: el día de la infancia, de los abuelos, de las enfermedades raras. Se llama así nuestra atención sobre algún tema que desconocíamos, pero que afecta muchas personas, que aprovechan una fecha concreta para llamar nuestra atención sobre su situación personal. No sé si habrá sido por la escasez de fechas disponibles en el calendario,o si se debe tan solo a una casualidad. El caso es que hoy los otorrinolaringólogos y foniatras en el Dia mundial de la voz nos  recuerdan  que debemos cuidarla;  hoy celebramos también el día mundial contra la esclavitud infantil. 
En apariencia son dos cosas tan diferentes que resulta chocante que alguien haya elegido la misma fecha para celebrar dichas efemérides. Es cierto que cuando se habla de cuidar nuestra voz, lo que se nos está recordando es que nuestras cuerdas vocales son muy sensibles y no debemos descuidar su salud. En especial se preocupan por las personas que trabajan usando la voz, como profesores o cantantes. El día contra la esclavitud infantil no fue escogido al azar, ya que ese día se recuerda a Iqbal Masih, un niño que fue asesinado tal día como hoy en 1995 por defender los derechos de los niños.

La comunidad educativa Intecca de la UNED, ha compartido esta foto en facebook, que nos recuerda las terribles cifras
de la esclavitud infantil.
Sin embargo, me doy cuenta de que son dos efemérides distintas solo en apariencia. La voz es el instrumento del que se valen muchas personas para hacer valer sus derechos. Cuando algún pueblo se ha alzado en armas contra algún opresor, siempre ha sido porque se ha escuchado previamente los gritos de algún ciudadano descontento pidiendo justicia a gritos. La voz también ha servido para pedir ayuda a nuestros semejantes cuando estamos en alguna situación delicada. Si callamos nadie podrá acudir en nuestra ayuda. Es por eso que todos debemos cuidar nuestra voz porque es mucho más que un mero instrumento que adorna algunas de las más hermosas melodías. La voz nos sirve para comunicarnos con los demás, para expresar nuestros temores y angustias, pero también nuestros afectos alegrías. Por eso me doy cuenta de que la voz es imprescindible para aquellos a los que han arrebatado su libertad, forzándoles a trabajar de sol a sol sin ningún tipo de retribución a cambio. Por esas personas a las que han arrebatado su voz debemos alzar la nuestra, que debemos cuidar para que se escuche alta y clara, y pueda escucharse en todos los rincones del planeta.


Hay en el mundo más de cuatrocientos millones de niños esclavos. Son niños a los que como un día le sucedió a Iqbal Masih alguien vendió a alguien a cambio de muy poco. A veces a sus padres les basta con una vaca, o cualquier otro animal doméstico. Para ellos los niños son una carga de la que necesitan liberarse para poder subsistir. Estos niños son explotados en los campos de cacao en África, o en las fábricas de ropa en diversos países como Bangladesh. También pueden estar detrás de la fabricación de nuestros carísimos smart phones. A estos niños se les arrebata su inocencia y se les roba su infancia. Ellos sueñan con poder ir a la escuela como el resto de los niños. Sin embargo, un día tras otros su triste situación les recuerda que sus vidas valen muy poco para algunas personas. Si nosotros no alzamos nuestra voz por ellos nadie lo hará, por eso yo creo que estas dos efemérides aunque parecen muy diferentes, en realidad son muy parecidas, ¿no os parece? Alcemos la voz por ellos, y por tantas injusticias que se deben remediar.

Para finalizar os dejo con un vídeo donde nos recuerdan que hay muchos intereses detrás de este gran problema. Tal vez no esté en nuestras manos cambiar la realidad de estos niños, pero tal vez sí, todo empieza por rebelarse un día y alzar la voz.