miércoles, 20 de enero de 2016

Suerte con los exámenes

Se acercan los exámenes que como no vienen acompañados de unos desagradables nervios y muchas dudas, miedo a suspender, etc. Unas veces me siento capaz de aprobarlos todos con matrícula de honor, en cambio hay momentos en los que siento que aún no estoy preparada y me dan ganas de tirar la toalla. Por fortuna esos pensamientos negativos me abandonan rápidamente y puedo continuar con mi estudio, pues sé que esa es la manera de aprobar.
Este año será muy importante porque si todo va según lo previsto llegarán grandes cambios a mi vida; uno de ellos, el más esperado durante estos cuatro años, será el fin de mi carrera universitaria, que será el broche de oro a estos años de tanto esfuerzo. Durante estos años he pasado momentos de nervios y de agobio que sin duda han merecido y merecerán la pena. He sentido que crecía como ser humano a la par que iba ganando en seguridad en mí misma. Además he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas maravillosas, una de ellas es mi chico, así que yo sí que puedo decir que la UNED me ha cambiado la vida, ¡y de qué manera!
En estos años me he encontrado con mucha gente que pensaba que estudiar en esta universidad era muy fácil. Es más, he conocido a muchas personas que llegaban a afirmar que los profesores levantaban la mano, porque saben que los estudiantes normalmente deben compaginar sus estudios con el trabajo y se sienten en la obligación de ponérselo más fácil. Me gustaría aclarar que eso no es así, la UNED es una universidad exactamente igual que la presencial, la única diferencia es que nosotros no tenemos clases presenciales, por tanto tenemos las mismas obligaciones y los mismos derechos que el resto de alumnos universitarios. No se nos regala nada y a veces yo he sentido que el volumen de trabajo me desbordaba, sin embargo, siempre he sido capaz de preparar todo el temario de manera adecuada, lo que me ha permitido cursar y superar los cursos completos. Es una universidad exigente y dura, por lo que llegar hasta aquí ha sido todo un reto que no ha sido fácil superar, pero al final lo he conseguido así que me siento muy orgullosa. Decidí dedicar todo mi tiempo al estudio porque sentía que eso era lo que debía hacer y no me arrepiento de ello.
Otra manera de calmar los nervios es salir a caminar un ratito
Esta pequeña entrada está dedicada a todas las personas que al igual que yo están luchando por cumplir sus sueños, al mío ya no le queda mucho para hacerse realidad. No voy a estar sola en el camino, ¿verdad Silvia Escobedo? La clave del éxito tanto en la UNED como en la vida es trabajar sin descanso y seguir formándonos. La cultura y el esfuerzo nos hacen dueños de nuestra propia vida y nos llevarán tan lejos como queramos. A todos aquellos que estéis preparando exámenes os deseo mucho suerte, y si no os salen las cosas como habíais pensado no os rindáis, habrá otra oportunidad para hacerlo mejor en septiembre,¡ánimo!

Ya sabéis que me gusta terminar mis entradas con una pieza de música, y en esta ocasión me gustaría compartir con todos vosotros una maravilla de The Sixteen, Miserere Mei. Yo soy de las que necesita música para concentrarse y esta pieza tiene la virtud de calmar mis nervios, espero que os guste. 

martes, 5 de enero de 2016

Feliz noche de reyes

Me he dado cuenta de que llevo mucho tiempo sin actualizar mi blog, no tanto por falta de tiempo como por falta de motivación, y no será porque no sucedan a mi alrededor cosas por las que merece la pena escribir. Este mes de diciembre en Asturias se nos ha hecho un poco cuesta arriba con esos más de cien incendios que dieron lugar al hashtag Asturias Arde, y vaya si ardió. Pero  hoy me apetece ser un poco más optimista y prefiero hablar de la noche de reyes, en la que siempre, o casi siempre,  reina la ilusión en especial si hay pequeños alrededor.
Estas han sido las primeras navidades de mi sobrina Paula, que ya está de vuelta en Ciudad Real, pero que nos ha hecho pasar unos días muy especiales a todos. Solo tiene cinco meses, por lo que aunque esta será su primera noche de reyes todavía no se vive con especial emoción. Las noches de reyes se vivían de manera especial en mi familia, íbamos a casa de mi abuela Anita, justo enfrente de la mía, y allí solíamos pasar el rato en compañía de los primos y tíos. Los niños solíamos alborotar bastante hasta que alguien decía que había escuchado una ventana y acudíamos todos a la habitación de la abuela para recoger de sus manos nuestros regalos. Me maravilla la inocencia con la que vivíamos aquella noche, que se contagiaba hasta a los mayores. Los reyes en mi casa solían venir esa misma noche mientras estábamos en casa de la abuela, como solo tenían que cruzar la acera ;-)
He encontrado esta preciosa Adoración de los Reyes Magos en www.culturageneral.net, es preciosa,
¿no os parece?

El día de reyes solíamos ir a Candás a casa de mis abuelos maternos, allí nos encontrábamos con mis primos de Avilés, al principio era sólo Mónica, más tarde llegaron Iván y Cristina. Solíamos desenvolver los regalos en casa para después bajar a la Baragaña.  Conservo una foto en la plaza con mi hermana María y mi prima Mónica en la que tendríamos cinco, tres y dos años respectivamente. Se nos ve felices jugando con nuestros muñecos nuevos, que al menos mi hermana y yo conservamos.En fin, os podría contar muchas más cosas de esta noche, pero no me quiero alargar. Tan solo me gustaría desearos una feliz noche y espero que sus majestades de oriente no os hayan dejado carbón. 
Y para terminar me gustaría compartir con todos vosotros una pieza musical bellísima : Los reyes siguen la estrella de Francisco Guerrero, espero que os guste. Feliz noche de reyes.